Urbanismo

Expertos subrayan la posición de Málaga como nuevo referente para los inversores

  • Destacan los elevados niveles de rentabilidad del arrendamiento de locales comerciales y oficinas, por encima de los de Madrid 

  • La residencias de estudiantes y deportistas, alternativa de inversión en auge

Imagen de varios de los intervinientes ayer en la jornada de inversión. Imagen de varios de los intervinientes ayer en la jornada de inversión.

Imagen de varios de los intervinientes ayer en la jornada de inversión.

La jornada sobre las nuevas oportunidades de inversión en el sector inmobiliario organizadas ayer por el Ayuntamiento de Málaga permitió subrayar las bondades de Málaga capital como destino creciente a ojos de los grandes fondos de inversión. Entre las voces autorizadas que incidió en este hecho estuvo la de Luis Martín Guirado, director corporativo de Desarrollo de Negocio de Gesvalt, quien casi a modo de resumen hizo un llamamiento para que "Málaga coja la voz cantante" y asuma su rol como uno de los nuevos mercados en auge en el ámbito nacional e internacional.

A su juicio, los datos conocidos en los últimos meses vienen a confirmar esta posición privilegiada tanto de la provincia como de la capital de la Costa del Sol. Entre ellos, puso sobre la mesa los importantes índices de rentabilidad que la ciudad ofrece en sectores como el retail, de entre el 3,5% y el 4%, por encima de lo que ocurre en Madrid; el mercado de oficinas, con precios de alquiler de 10-15 euros el metro cuadrado, "un regalo", y rentabilidad del 5% o 5,5%, o los centros comerciales, con rentas de entre 30 y 40 euros el metro cuadrado.

En el marco exclusivamente del alquiler de locales comerciales, los parámetros manejados por Gesvalt elevan los valores de renta en la calle Larios a entre 120 y 160 euros el metro cuadrado, bajando estos valores a entre 80 y 120 en la Plaza de la Constitución, y a entre 20 y 60 euros en la Alameda Principal. Datos estos últimos que previsiblemente irán en aumento conforme se finalice la operación de semipeatonalización impulsada a mediados del año pasado por el Ayuntamiento.

Martín Guirado aprovechó el escenario para incidir en el mejor comportamiento que el mercado inmobiliario está teniendo en el territorio malagueño respecto al conjunto del país. A modo de ejemplo, aludió el crecimiento del precio de la vivienda, de un 7,7% en Málaga, más del doble que en España. "Málaga demuestra una fortaleza por encima de la media; es después de Madrid la región que más está empujando en estos aspectos", expuso.

A pesar de estos incrementos de precios, opinó que se sigue estando lejos de una posible burbuja inmobiliaria. "La situación actual es más confortable”, dijo, precisando que si a finales de 2007 o principios de 2008 el valor medio del residencial en la provincia era de 2.630 euros, en la actualidad está unos 800 euros por debajo.

"Queda un largo recorrido de recuperación inmobiliaria", consideró. "Los precios en Andalucía están un 40% por debajo del pico; en la provincia de Málaga un 30%, y en la capital, un 20%", señaló, al tiempo que agregó: "Si lo comparamos con ciudades muy fuertes no hay razón para pensar en burbujas; estamos a años o décadas", apuntó.

Tras la intervención del director corporativo de Desarrollo de Negocio de Gesvalt, tuvo lugar una mesa redonda en la que destacaron las aportaciones de Alberto Benito Gómez, de Residencia Universitaria Teatinos, quien puso el acento en el peso que tiene ya a nivel nacional y provincial las inversiones destinadas a la construcción de residencias de mayores y estudiantes.

Sobre estas últimas, informó de que la diferencia entre la demanda de plazas y la oferta actual puede rondar las 390.000 en todo el país. En el caso de Málaga, redujo la cifra a entre 800 y un millar. "En el caso de Málaga hay pocas residencias, pero ya hay inversores posicionándose", apuntó, recordando que para el próximo mes de septiembre se espera que abra una nueva residencia, con 330 plazas, en la calle Mesonero Romanos.

Gómez también puso de relieve el impacto económico de los estudiantes foráneos que vienen a Málaga, con una media de unos 6.000 euros al año. Asimismo, destacó la existencia de otro turismo, el deportivo, que también requiere de equipamientos de residencia, con estancias medias de unos 14 días y un gasto medio de entre 500 y 700 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios