Málaga

¿Una Feria sin tabaco?

  • Consumidores y peñas creen que las casetas son locales de hostelería y no se podrá fumar si son cerradas · En Sevilla, el secretario municipal vota por la prohibición

Feria equivale a baile, comida, bebida y ¿tabaco? Este año no está claro que se vaya a poder fumar en la fiesta mayor de la ciudad.

Cierto que aún falta mucho para agosto. Pero en Sevilla, donde apenas restan tres meses para la Feria de Abril, el secretario municipal ya se ha pronunciado. El informe de Luis Enrique Flores basa su prohibición en la presencia de trabajadores y menores de edad en las casetas como razón fundamental para impedir el consumo de tabaco.

En Málaga, distintas organizaciones consultadas sostienen que dependerá de las características de cada caseta.

Susana Ranea, asesora jurídica de la federación de consumidores y usuarios Facua, entiende que la situación es análoga a la de los establecimientos de hostelería. En los locales cerrados queda prohibido el tabaco. Pero si las casetas no están cubiertas o estándolo sólo tienen un máximo de dos paredes, se podrá fumar. Porque serían equiparables a las terrazas, donde echarse un cigarrito está permitido.

La edil de Comercio del Ayuntamiento de Málaga, Purificación Pineda, dice que en tanto que las competencias son de la comunidad autónoma, "la interpretación tendrá que hacerla la Junta". No obstante, expresa su parecer: "Entiendo que las casetas son como los bares". Por lo tanto, la concejal cree que con un toldo y dos laterales se puede fumar y con un toldo y tres laterales, no. "Menos aún si son cuatro paredes", acota.

El parecer de la Consejería de Salud es el de permitir fumar en aquellas casetas que estén ubicadas en las esquinas del recinto ferial y más abiertas al exterior. La Administración sanitaria también sostiene que en ningún caso se puede considerar la caseta como un establecimiento privado, ya que se instala en suelo público y sus titulares hacen uso del espacio en régimen de concesión administrativa.

También los peñistas están ya dándole vueltas al asunto. La Federación Malagueña de Penas ocupa 62 casetas y más de la mitad del recinto ferial. Su presidente, Jesús González, opina que se podrá fumar en la mayoría porque son a cielo abierto.

Pero la caseta de la propia federación es diferente. Otros años la cerraban con un toldo casi hermético y le instalaban un aparato de aire acondicionado. En esta ocasión, la organización se plantea que habrá que elegir entre estar fresquitos o poder fumar. Así que ya están barajando la idea de prescindir del toldo y de la climatización para permitir el tabaco. "Como no abrimos al mediodía, tampoco creemos que vaya a ser un problema no tener aire acondicionado", defiende el presidente. En siete meses, las dudas deberán estar resueltas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios