Málaga

El Festival de Cine de Málaga podría adelantarse si se suspende la Feria de Agosto

La alfombra roja en la calle Larios durante una de las pasadas ediciones del Festival de Cine de Málaga. La alfombra roja en la calle Larios durante una de las pasadas ediciones del Festival de Cine de Málaga.

La alfombra roja en la calle Larios durante una de las pasadas ediciones del Festival de Cine de Málaga. / Javier Albiñana

El Festival de Cine de Málaga, cuya 23 edición fue aplazada por el estallido de la crisis sanitaria del coronavirus, podría adelantarse si se suspende la Feria de Agosto, fijada del 15 al 22 de dicho mes. No obstante, por el momento, el certamen mantiene su intención de celebrarse del 24 al 30 de agosto.

El certamen ha convocado para el 5 de junio su consejo de administración para que su director, Juan Antonio Vigar, proponga su plan director para esta edición, adaptado a las condiciones de seguridad impuestas por la pandemia, y que tendrá que ser aprobado después por las autoridades sanitarias, según ha informado este martes el Ayuntamiento de Málaga en un comunicado.

El Festival anunció su aplazamiento el pasado 10 de marzo, tres días antes de su inicio, "en una decisión muy compleja, porque afectaba directamente al sector audiovisual y a la ciudad; a los contenidos del Festival, sus presupuestos y a las muchas personas y empresas implicadas de forma directa e indirecta en su celebración".

En aquel momento, todavía no se había decretado el estado de alarma y el Festival fue uno de los primeros eventos en decidir su aplazamiento "y lo hizo primando la responsabilidad, con el objetivo de cuidar de la salud de todos por encima de los problemas logísticos".

Desde entonces, la organización ha trabajado en la búsqueda de nuevas fechas y un nuevo modelo para poder llevar a cabo el certamen, adaptado a las circunstancias provocadas por la crisis del coronavirus.

El objetivo es hacer un Festival "amable y seguro en el que primará el cine y su exhibición sobre el evento social, con supresión de encuentros colectivos, actos lúdicos y cualquier otra actividad que suponga aglomeración de público y la sustitución de la alfombra roja por un 'photocall' para medios de comunicación", según la organización.

En esas fechas se prevé que las salas de exhibición estarán abiertas con restricciones de aforo y aplicando importantes medidas higiénico-sanitarias y el Festival seguirá ese formato, convirtiendo los teatros en cines y aplicando las mismas medidas que se impongan a estas.

Al mantener su celebración, el Festival quiere preserva su "dimensión presencial, de encuentro con el sector y el público, de promoción de las películas en salas y de dinamización socioeconómica para el sector y la ciudad".

También desea continuar con su apoyo al sector audiovisual, que, "por sus características intrínsecas, el sector audiovisual se ha visto afectado como pocos por la crisis del coronavirus".

"Si antes el apoyo del Festival de Málaga era fundamental tanto en el ámbito nacional como en el internacional, ahora lo es mucho más", destaca la organización, y por eso ha mantenido sus ayudas a la producción, y ha trasladado al formato digital su área de industria Mafiz, más compleja por los viajes internacionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios