Infraestructuras

El Gobierno pide ahora "reflexionar" sobre el tren litoral debido a su alto coste

  • Gómez de Celis habla de una obra "extremadamente dificultosa" y apunta la necesidad de "actualizar" los proyectos existentes

De Celis conversa con De la Torre en presencia de Tomás Valiente. De Celis conversa con De la Torre en presencia de Tomás Valiente.

De Celis conversa con De la Torre en presencia de Tomás Valiente. / Javier Albiñana

El Gobierno central empieza a cuestionarse la posibilidad cierta de afrontar la prolongación del ferrocarril hasta Marbella y Estepona. La envergadura mayúscula que tanto en lo económico como en lo temporal supone la ejecución de esta infraestructura, comprometida por vez primera por la Junta de Andalucía hace casi veinte años, empieza a generar los primeros interrogantes en el seno de la actual Administración central, en manos del PSOE. Muestra de ello fue el mensaje lanzado ayer por el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, quien en el marco de un desayuno informativo organizado por Málaga Hoy habló de la necesidad de “reflexionar” sobre este proyecto debido a las “magnitudes importantes” que lo rodean.

Los números que vienen sirviendo de base a esta intervención, largamente demandada por la sociedad civil, empresarial y política de la provincia, sitúan en cerca de 4.000 millones la inversión necesaria para la construcción del nuevo ramal. Un elemento que ayer Gómez de Celis puso en contexto, al recordar que en los actuales Presupuestos Generales del Estado apenas se consignan 2.400 millones para carreteras en toda España. “Tendremos que ver si se es capaz de adecuar las necesidades con las cuantías tan enormes de carácter presupuestario; es una obra extremadamente dificultosa y costosa”, añadió.

“Estamos hablando de magnitudes importantes, que habrá que reflexionar”, dijo el máximo representante del Ejecutivo central en la comunidad andaluza. Desde su punto de vista, es “evidente que existe” demanda para que el tren recorra la parte más occidental del litoral, si bien advirtió de la existencia de “dos proyectos de diversa tipología y cuantificación que habría que actualizar”.

Una de las mesas del desayuno informativo de 'Málaga Hoy' Una de las mesas del desayuno informativo de 'Málaga Hoy'

Una de las mesas del desayuno informativo de 'Málaga Hoy' / Javier Albiñana

La incertidumbre que siembra el Gobierno de Pedro Sánchez da continuidad al escaso impulso recibido por el tren litoral en los últimos años, en los que los antecesores en el Ministerio de Fomento mostraron su compromiso con el proyecto. La realidad, sin embargo, es que no ha sido hasta el presente ejercicio cuando el citado aval se ha confirmado mediante la reserva de 6,5 millones de euros para activar la licitación de los primeros proyectos de ejecución. Una suma económica de dudoso uso en lo que resta de año.

La última novedad en torno al ferrocarril a Marbella la dio el anterior ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, a principios de año. En un acto organizado en la ciudad marbellí, De la Serna presentó en sociedad los posibles trazados del nuevo tren (en formato Cercanías). Los cinco itinerarios analizados de inicio se redujeron a tres. Los dos primeros muy similiares, con alguna variación, que discurrirían en paralelo a la A-7 y un trazado prácticamente soterrado casi en su totalidad.

Con una extensión de 53 kilómetros de longitud, el coste se estimaba en unos 2.000 millones de euros. La extensión hasta Estepona elevaría el montante a 3.850 millones de euros. Las previsiones de proyección de viajeros hasta 2024 era de entre 4,7 y 5 millones de viajeros, hasta Marbella, y de 8 millones hasta Estepona. La alternativa mixta seguía el trazado de la autopista AP-7. Su longitud sería de 55 kilómetros y el coste rondaría los mil millones. Esta variante subiría el coste hasta Estepona hasta los 2.370 millones.

La “reflexión” por la que aboga ahora el representante del Gobierno contrasta con las numerosas exigencias realizadas por el PSOE en los últimos años al anterior Ejecutivo del PP, al que criticaron por los nulos pasos dados en la tramitación de la actuación. Una muestra del compromiso que todos los partidos políticos en la provincia han manifestado sobre la necesidad de afrontar el tren litoral fue la firma de un acuerdo en el que apoyaban la plasmación del corredor ferroviario competitivo.

Ese consenso fue logrado por la Plataforma por el Tren Litoral, que da cabida a los más importantes colectivos empresariales y profesionales de la provincia. Recientemente, criticó “el silencio” del Gobierno central con esta infraestructura. “Vuelve a producirse lo que ya es una constante histórica para el tren litoral, buenas palabras de apoyo por parte de todos, pero pocos hechos reales para que esta infraestructura sea una realidad”, subrayó la organización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios