Málaga

El origen de marcas exitosas de moda masculina malagueña como Harper & Neyer o Makarthy

  • La moda masculina está atrayendo a emprendedores malagueños, que están aumentando sus ventas por internet o con tiendas físicas

Nabil Salah es el fundador y CEO de Harper & Neyer Nabil Salah es el fundador y CEO de Harper & Neyer

Nabil Salah es el fundador y CEO de Harper & Neyer / A. R. (Málaga)

La moda masculina no es un sector fácil. La competencia nacional e internacional es enorme y hacerse un hueco resulta casi un milagro porque hay miles de marcas. Sin embargo, hay dos factores que permiten mirar hacia el futuro con optimismo. El primero es que los hombres, salvo un cambio cultural mundial inesperado, tienen que vestirse todos los días y el segundo es que la posibilidad de vender por internet ha abierto una puerta gigantesca para captar clientes de cualquier parte del planeta a un coste muy reducido. Incluso aunque no compren, es un recurso espectacular para crear marca.

Varios emprendedores malagueños están apostando por este segmento y están teniendo, por ahora, éxito. Uno de ellos es Nabil Salah, fundador de la firma Harper & Neyer. “Esto empezó como un sueño. Llevo el comercio en la sangre desde niño, siempre he tenido la vocación de emprender y me encanta el mundo de la moda porque inspira y levanta pasiones”, comenta Salah, que estudió Dirección y Administración de Empresas en Madrid y que previamente trabajó en TDK o en la Cámara de Comercio de Madrid. Era cuestión de tiempo que iniciara su propio proyecto empresarial y lo hizo en 2014, en plena crisis económica. Empezó con una pequeña colección de camisas que él mismo diseñaba y que comercializaba en un garaje que hacía las veces de tienda al estar a pie de calle. Su escritorio era una tabla de la plancha, donde ponía el portátil, y fabricaban sus diseños en talleres de la zona.

A las pocas semanas abrió la tienda on line, empezó a recibir los primeros pedidos y decidió poner en marcha una tienda física en condiciones en el centro de Fuengirola. “Me la jugué porque la gente me decía que la marca estaba muy bien en relación calidad-precio. Pedí un préstamo y aunque a veces tuve dudas, seguí adelante”, rememora. Recorrió Andalucía buscando tiendas multimarca para incluir su producto e inauguró una segunda tienda en Almería con una socia local.

En estos momentos, cinco años después, Harper & Neyer tiene tiendas en Almería, Sevilla, Madrid, Badajoz, Zaragoza, Santander, Valencia, Tarragona y México, algunas propias y otras bajo régimen de franquicia, además del portal en internet y espacios en El Corte Inglés. Salah adelanta que su objetivo es contar con tres tiendas en México este año –donde operan con un master franquicia– y que están buscando locales en el centro de Málaga y Granada. Quieren potenciar además la venta on line, están exportando a Francia a través de un distribuidor y harán lo mismo en Italia, Bélgica y Portugal en verano de 2020. Harper & Neyer –que debe su nombre a un británico y un italiano que Salah conoció en una cafetería de Fuengirola y que “vestían muy bien”– tiene una plantilla total de 30 empleados y prevé duplicar su facturación hasta los 2,5 millones de euros en 2019, lo que ha provocado que ya haya recibido ofertas de compra de compañías potentes del sector.

Vista del escaparate de Makarthy en el centro de Málaga Vista del escaparate de Makarthy en el centro de Málaga

Vista del escaparate de Makarthy en el centro de Málaga

Otra firma de moda masculina malagueña ya consolidada es Makarthy. Inició su andadura en 2013 con una tienda física en la calle Granada en Málaga y ahora posee tres tiendas en Málaga, Granada y Andorra, además de vender sus productos en varios establecimientos de El Corte Inglés. Fuentes de la compañía destacan que apuestan por la fabricación en España y que han dado a conocer su marca a través de patrocinios deportivos con equipos de fútbol como el Málaga, el Valencia o el Granada, el mundial de motociclismo o de padel y en programas televisivos como El Hormiguero, Zapeando, Estudio Estadio o First Dates.

Uno de los últimos en sumarse al sector empresarial en Málaga han sido cinco amigos de entre 22 y 24 años que han creado la marca Bumpers Brand Clothes. Son Francisco Ruiz, Nacho Regojo, Víctor Cazorla, Gonzalo Ruiz y Juanmi Fernández y la idea surgió en una clase de marketing en la que se hablaba precisamente de ropa y emprendimiento. Pensaron en hacer camisas con su propia marca y adentrarse en un producto muy demandado en Sudamérica pero poco conocido en España como la guayabera, una camisa con cuatro bolsillos.

Los cinco fundadores de Bumpers Los cinco fundadores de Bumpers

Los cinco fundadores de Bumpers

El chispazo emprendedor surgió en octubre, constituyeron la sociedad en diciembre y ya tienen en marcha una tienda on line que está operativa desde este pasado 11 de abril. “En menos de un mes ya llevamos 265 ventas y estamos muy contentos porque la idea inicial era conseguir 300 ventas en tres meses y medio, por lo que hemos roto todas nuestras expectativas”, detalla Juanmi Fernández. De hecho, han fabricado 1.200 unidades de camisas, poleras y guayaberas “y pensamos que ese estocaje no nos llega hasta junio”, añade.

Ese empuje de ventas nada más empezar no es fruto de la casualidad. Fernández explica que en los cuatro meses anteriores han estado patrocinando eventos en diversas ciudades y dando a conocer la marca para generar cierta expectación previa al lanzamiento. En estas semanas, están recibiendo pedidos de Madrid, Pamplona, Sevilla, Córdoba o Málaga.

Ellos diseñan la ropa y se la confeccionan en talleres de Granada, aunque el almacén está en Málaga. Por ahora solo se puede comprar el producto por internet porque es más rentable para los emprendedores y tienen la posibilidad de llegar a un público mayor –incluso han recibido visitas de Sudamérica pero no venden allí por los altos costes del envío–, aunque tienen en mente la apertura de tiendas físicas. Este verano prevén coger un local en Marbella para comercializar su producto, junto al de otras marcas, solo en julio y agosto –en el sector lo llaman tienda efímera– y barajan varias opciones para establecimientos estables todo el año a partir de 2020. “A la gente le está gustando nuestro producto. Las guayaberas las llevaban los abuelos, pero llama mucho la atención porque es original, elegante y en los meses de verano sustituye a la americana”, subraya Fernández.

Competir en uno de los mercados más saturados del planeta con un producto de precio medio-alto no está al alcance de todo el mundo. Estos emprendedores malagueños, junto con otros que también están defendiendo sus proyectos, lo están intentando y, por ahora, las cuentas les salen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios