Málaga

El Hospital Regional de Málaga estabiliza a cinco pacientes críticos gracias a la conexión extracorpórea

  • El centro sanitario cumple un año desde la realización de la primera terapia ECMO, de soporte de pulmón y corazón artificial, en adultos

Profesionales de la UCI del Hospital Regional de Málaga. Profesionales de la UCI del Hospital Regional de Málaga.

Profesionales de la UCI del Hospital Regional de Málaga. / M. H.

El Hospital Regional de Málaga ha cumplido un año desde la realización de la primera terapia ECMO, de soporte de pulmón y corazón artificial, en adultos. Desde entonces y hasta la fecha, profesionales del centro sanitario han logrado estabilizar a cinco pacientes críticos gracias a la utilización de esta técnica para su posterior traslado para trasplante cardíaco en otros centros de referencia.

Este sistema, que hace las veces de pulmón o de pulmón y corazón artificial, permite mantener a pacientes que han perdido la funcionalidad de alguno de estos órganos.

Se trata, según ha informado la Junta de Andalucía, de una variedad de la bomba de circulación extracorpórea que se utiliza en la cirugía cardiovascular pero que está adaptada para el uso más prolongado, permite el traslado de pacientes gracias a que es compacta así como acceder al sistema cardiovascular desde la periferia (arterias y venas).

El director de la Unidad de Cuidados Críticos del centro sanitario, Guillermo Quesada, ha explicado que con esta terapia se extrae la sangre justo antes de entrar al corazón, dejando una cánula a ese nivel, y la devuelve a la aorta, justo después del corazón, pasándola previamente por un oxigenador, lo que permite devolver la sangre con un contenido optimo de oxígeno y dióxido de carbono.

De esta manera, ha añadido, "con el mismo sistema podemos sustituir la función respiratoria y cardiaca del paciente, permitiendo a estos órganos tiempo para recuperarse".

La ECMO conectada a un paciente de la UCI del Hospital Regional de Málaga. La ECMO conectada a un paciente de la UCI del Hospital Regional de Málaga.

La ECMO conectada a un paciente de la UCI del Hospital Regional de Málaga. / M. H.

Un hito que se ha repetido en cuatro ocasiones más

El primer caso, llevado a cabo en junio de 2019, supuso un hito en la historia del Hospital General (centro que forma parte del Hospital Regional de Málaga), puesto que gracias al trabajo de un equipo multidisciplinar compuesto por profesionales de distintas categorías y servicios, se accedió a esta terapia con la que estabilizar a una paciente crítica que se había sometido a una compleja intervención de corazón.

"De no haber tenido acceso a esta terapia, la paciente habría fallecido. Tras ingresar en la UCI, se le colocaron dos cánulas en quirófano y se conectó a la ECMO. En los siguientes días, creo que pocas veces hubo menos de 5-6 sanitarios dentro de aquel box entre intensivistas, enfermería, perfusionistas, cirujanos cardiacos, cardiólogos y auxiliares", ha explicado Quesada.

Tras una leve mejora en su estado de salud, se trasladó al Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla para valorar la posibilidad de que se sometiese a un trasplante de corazón. Sin embargo, en las siguientes semanas, la paciente mejoró y fue dada de alta a cargo del servicio de Cardiología del Hospital Regional sin necesidad de ser trasplantada finalmente.

Después de este primer caso, la UCI de adultos del Hospital Regional de Málaga ha activado el protocolo para este terapia en otras cuatro ocasiones, la última de ellas hace sólo unas semanas. "Utilizamos la ECMO no como tratamiento definitivo, sino como puente a una recuperación, en el caso de un infarto de miocardio o una neumonía, o como puente a un trasplante, en el caso de que el órgano no vaya a recuperarse", ha indicado.

"En el hospital utilizamos también un sistema de ECMO similar para la donación de órganos en asistolia, con un sistema de cánulas más efímero, para perfundir mejor los órganos que vamos a extraer y que lleguen en mejores condiciones a los nuevos receptores", ha manifestado el responsable de la UCI.

Así, ha añadido que para el servicio ha sido un reto comenzar a aplicar esta terapia: "Nos ha supuesto más trabajo, formación externa e interna, la logística de los traslados fuera de la provincia donde tenemos que intervenir, pero nos ha permitido tratar a un grupo de pacientes que antes hubieran fallecido de manera inmediata".

El director de la UCI ha señalado que para poder aumentar la cartera de servicios profesionales del hospital se han formado en centros de Madrid, Valencia y Granada, además de haber visitado hospitales en Granada, Reino Unido y Portugal.

Todos los traslados se han realizado en ambulancia por parte de un equipo que ha proporcionado seguridad al estado de salud de los pacientes, teniendo en cuenta tanto su clínica como su conexión extracorpórea.

Asimismo, han destacado la "fundamental labor" del 061 en Málaga, perteneciente a la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, que coordina cada año cientos de traslados en la comunidad. Durante 2019, coordinó y trasladó a 2.156 pacientes críticos en colaboración con los equipos médicos especializados de los centros sanitarios y los equipos de urgencias del Servicio Andaluz de Salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios