Málaga

El Hospital Regional de Málaga reordena sus Urgencias tras finalizar una nueva fase de las obras

  • Abre la nueva Observación 1 en el Pabellón B, para pacientes no Covid

  • Desde mayo, este espacio estaba ubicado en la cafetería, que a partir de ahora servirá para atender a pacientes críticos

Nueva observación de Urgencias del Hospital Regional de Málaga. Nueva observación de Urgencias del Hospital Regional de Málaga.

Nueva observación de Urgencias del Hospital Regional de Málaga. / M. H.

El Hospital Regional de Málaga ha reordenado circuitos asistenciales en el servicio de Urgencias tras finalizar una nueva fase de las obras de reforma de este área. De este modo, el centro sanitario ha puesto este jueves en marcha la nueva Observación 1, que permitirá que los pacientes que ingresen para seguimiento y tratamiento por patologías convencionales lo hagan en un espacio nuevo y diseñado para este fin.

Ahora, todos los pacientes que acudan al circuito de Urgencias no COVID-19 del Hospital General, ubicado en el pabellón A de forma temporal, y que precisen de un ingreso en observación para seguimiento, diagnóstico o tratamiento, serán atendidos en la nueva Observación, que dispone de diez camas monitorizadas.

Con esta nueva Observación, que se ubica en el pabellón B anexa a la Observación 2 y junto a la 3, se completa la obra de ampliación y reforma del Área de Observación del Servicio de Urgencias, que ha supuesto la ampliación en hasta 18 puestos de asistencia camas o sillones, según ha informado la Junta de Andalucía. A estos hay que añadir los ocho puestos asistenciales de Observación del nuevo circuito diferenciado de Riesgo Biológico, también en el pabellón B y que cuenta como con profesionales específicos para el mismo.

Con todo ello, han subrayado que el Servicio de Urgencias puede contar con hasta 40 camas y 18 sillones en el Área de Observación para monitorización, seguimiento, diagnóstico y tratamiento de pacientes ingresados en el citado servicio.

Esta actuación, que ha tenido una duración de tres meses, forma parte del proyecto de obras de este servicio, que está previsto que concluya en su totalidad a finales de año y que supondrá una mejora en la calidad asistencial al renovar el equipamiento y la infraestructura del centro sanitario de la capital.

Desde que la Dirección del hospital decidió trasladar este servicio al pabellón A con el fin de separar los circuitos por seguridad y de que la obra en las Urgencias pudiese continuar, la Observación de las patologías convencionales no COVID-19 se ubicó en la cafetería del centro, donde se ha atendido a más de 3.000 pacientes desde mediados del mes de mayo. De igual modo, se adaptó el salón de actos como sala de críticos para prestar una atención urgente o vital a los pacientes que lo requiriesen.

Con el término de esta fase de la obra y la apertura de la nueva Observación en su destino final, la cafetería --reconvertida en sala de monitorización y seguimiento a pacientes ingresados en Urgencias-- queda a disposición del centro, que le dará uso para pacientes críticos. Este espacio quedará a disposición del servicio de UCI equipado con la última tecnología para atender a pacientes no COVID-19 en caso de ser necesario.

Vista general de la nueva sala de Observación del Hospital Regional de Málaga. Vista general de la nueva sala de Observación del Hospital Regional de Málaga.

Vista general de la nueva sala de Observación del Hospital Regional de Málaga. / M. H.

Las obras continúan

Mientras tanto, las obras para la reforma y ampliación del servicio de Urgencias del Hospital Regional de Málaga continúan. Por este motivo, las patologías convencionales seguirán atendiéndose en el pabellón A, donde permanecerán tanto el área de admisión-recepción y triaje como el área de consultas de los circuitos básico, polivalente y traumatología hasta el fin de las obras.

La atención al paciente crítico se realizará en el pabellón B que cuenta con un nuevo cuarto de críticos desde marzo de este año, permaneciendo en el salón de actos un puesto de críticos para atender eventuales emergencias del pabellón A.

De este modo, el pabellón B recupera de forma paulatina el servicio de Urgencias, que hasta ahora, y desde el inicio de la pandemia de Sars-cov-2, ha estado destinado para la atención de pacientes COVID-19.

En este sentido, han recordado que hace apenas un mes este servicio incorporó un novedoso circuito de Riesgo Biológico para atender a pacientes con patologías infecto-contagiosas. El espacio cuenta con 300 metros cuadrados y dispone de área de consultas, sala de espera-cuidados, Observación sillones-camas y Sala de Críticos con presión negativa.

Reorganización en el hospital Regional de Málaga

Además, dentro del Plan de Contingencia ante la crisis de Covid-19, la dirección del Hospital Regional Universitario de Málaga ha reorganizado parte de las áreas de hospitalización en el complejo hospitalario con el objetivo de liberar camas ante el hipotético aumento de ingresos por COVID-19 para contar con el máximo número de recursos disponibles.

De este modo, esta semana se ha habilitado una nueva ala en el pabellón A del Hospital General que dará respuesta a la atención de estos pacientes, que precisan de aislamiento.

Esta decisión responde a una planificación detallada por servicios que tiene por objetivo disponer del mayor número de recursos posibles ante un hipotético y previsible incremento de pacientes ingresados con coronavirus, han sostenido desde el Gobierno andaluz.

Primera ola de coronavirus

Han recordado que en la primera etapa de la pandemia de COVID-19, el Hospital Regional de Málaga se transformó para atender la demanda de pacientes con sospecha de coronavirus que precisaban de aislamiento de contacto.

Actualmente, algunos servicios continúan desplazados, como Oncología médica, actualmente en el Materno Infantil, donde se trasladaron por seguridad de los pacientes y para disponer de espacios de hospitalización por COVID-19; o Cirugía Plástica, Cirugía Torácica y Otorrinolaringología, que liberaron espacios para la reorganización de agendas quirúrgicas y estancias post operatorias.Estos servicios han permanecido desplazados para contar con una reserva de camas frente a la COVID-19.

Posteriormente, en el mes de septiembre, las unidades de Cuidados Paliativos y Geriatría se trasladaron al Hospital Materno Infantil para contar con estos recursos, tanto a nivel hospitalario como para el apoyo de la Unidad de Residencias. Actualmente, todos los casos de pacientes con sospecha de COVID-19 se atienden en el Hospital General.

Asimismo, la dirección del centro recuerda que, desde el inicio de la pandemia y, en colaboración con todas las unidades y servicios, se trabaja en el concepto de 'Hospital Seguro' con circuitos diferenciados para la reducción de eventos adversos tanto en pacientes como en profesionales.

De hecho, y con el objetivo de garantizar su seguridad, la dirección del Hospital Regional de Málaga ha actualizado el protocolo de acceso y visitas que recoge, entre otros aspectos, que sólo está permitida la estancia de un familiar por usuario y cuáles son sus derechos y deberes.

Por último, el equipo directivo del Hospital Regional Universitario de Málaga ha vuelto a agradecer a los profesionales de todas las categorías, sanitarias y no sanitarias, su esfuerzo y voluntariedad para atender a los pacientes con sospecha de coronavirus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios