Málaga

La Junta deja ahora en manos del Ayuntamiento de Málaga si hace o no el parque de Arraijanal

  • La consejera de Fomento asegura estar dispuesta a impulsar el proyecto "si sigue siendo prioritario para la ciudad" 

  • Admite que, hoy por hoy, esta actuación carece de fondos

Perspectiva de los terrenos de Arraijanal. Perspectiva de los terrenos de Arraijanal.

Perspectiva de los terrenos de Arraijanal.

La ejecución del parque metropolitano de Arraijanal, cuyas bases se pusieron hace ahora cerca de una década, queda en el aire. Al incumplimiento de todos y cada uno de los compromisos asumidos en su día por el Gobierno socialista al frente de la Junta de Andalucía, que lo más que hizo fue adjudicar la redacción del proyecto constructivo, se suma ahora la decisión de la Consejería de Fomento de dejar en manos del Ayuntamiento de Málaga la necesidad de ir o no adelante con esta actuación.

Así lo señaló la titular del departamento autonómico, Marifrán Carazo, en una entrevista con Málaga Hoy. Al ser preguntada por este proyecto, Carazo fue clara al admitir que hoy por hoy esta intervención carece de fondos autonómicos para su desarrollo. Algo que justificó en la necesidad de "reprogramar" el dinero europeo que había sido comprometido para su construcción.

"Se demostró hace muchos años que era un proyecto en vía muerta", dijo de manera contundente la consejera, que expuso que una de las primeras decisiones adoptada fue la de "dejar de comprometer esos fondos europeos y reproramarlos". "En base a eso estoy dispuesta a, si sigue siendo un proyecto prioritario para la ciudad de Málaga, sentarnos de nuevo e impulsar un proyecto que pueda ser factible", aclaró.

La posición de la Administración regional se produce cuando se da por concluida la redacción del proyecto de ordenación de los 392.000 metros de Arraijanal destinados a zona verde (otra parte de la superficie es la reservada para la construcción de la ciudad deportiva del Málaga CF), que fue adjudicado hace poco menos de dos años. Una labor desarrollada por la firma Buró 4 Arquitectos.

Conforme a lo expuesto por Carazo, el escenario que abre ahora la Junta no es el de, con el documento técnico formulado, activar la licitación de las actuaciones, sino el de sentarse a la mesa con el Consistorio. "La primera obligación era reprogramar, no tener comprometidos esos fondos y en base a este nuevo tiempo sentarnos a valorar su necesidad y ponernos de acuerdo en un nuevo proyecto", dijo.

Otra de las líneas de pensamiento expresadas por la responsable autonómica se relaciona con la envergadura de la actuación a desarrollar. En este sentido, habla de la necesidad de "actualizar" la iniciativa. La hoja de ruta trazada inicialmente por los anteriores responsables de la Junta, que sirvió de base para la redacción del proyecto, partía de la necesidad de "reconstruir las características del espacio natural" de Arraijanal, fijando incluso la posibilidad de ejecutar por fases el parque metropolitano.

Así, se proponía una única edificación en la zona de esparcimiento en la que aunar “centro arqueológico y centro de atención y servicios del parque”. Precisamente, la existencia de restos en este entorno hace que se propusiese su integración y puesta en valor mediante la realización de "un jardín arqueológico". También se planteaba la regeneración dunar, con una anchura de 80 metros, mediante el movimiento de tierras necesario para su reconstrucción y eliminación de obstáculos. De acuerdo a las bases de la licitación, el presupuesto de ejecución material se situaba en unos 5,5 millones, muy lejos de los 17 que llegaron a barajarse en 2010.

La apuesta del Gobierno regional anterior por el parque de Arraijanal fue tal que obligó al Ayuntamiento a modificar sus primeras pretensiones para este espacio, que pasaban por su reserva como zona de uso comercial y hotelera. Tal fue el conflicto generado en torno a este sector, que la Consejería de Ordenación del Territorio obligó al Consistorio a obtener los terrenos, llegando a condicionar al cumplimiento de esta premisa la aprobación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de la ciudad. La realidad, sin embargo, es que casi una década después de que el entonces consejero del ramo, Juan Espadas, pusiese sobre la mesa la apuesta por el parque metropolitano no se ha movido una sola piedra en este espacio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios