Infraestructuras

La Junta compromete la puesta en servicio de la Edar Norte a lo largo del año 2022

  • Moreno Bonilla prevé licitar los trabajos antes de final de año y el arranque de las obras en 2020 

  • La inversión contemplada rondará los 80 millones de euros

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, de visita en el Hospital Guadalhorce en Cártama. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, de visita en el Hospital Guadalhorce en Cártama.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, de visita en el Hospital Guadalhorce en Cártama. / Javier Albiñana

El desbloqueo de una de las grandes infraestructuras pendientes en materia de depuración de aguas en la provincia, la conocida como Edar Norte de Málaga, parece algo más cercano. El presidente de a Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, acaba de informar de que el proyecto de ejecución de esta planta, cuyo coste se estima en unos 80 millones de euros, será recibido por la Administración regional este verano, lo que permitirá activar el procedimiento para su licitación antes de concluir el ejercicio, siendo factible el arranque de las obras en 2020. El compromiso asumido por el dirigente regional es que la estación esté operativa a lo largo del año 2022.

El anuncio realizado por Moreno Bonilla en el marco de una visita institucional realizada este lunes a la localidad de Alhaurín el Grande y a Cártama, donde ha mantenido un encuentro con los responsables del Hospital del Guadalhorce, supone un avance significativo en esta actuación, largamente prometida por parte del Gobierno andaluz. De hecho, se trata de una infraestructura de la que se viene hablando desde hace casi 14 años.

Moreno Bonilla, este lunes, en el momento en que atiende a los medios de comunicación. Moreno Bonilla, este lunes, en el momento en que atiende a los medios de comunicación.

Moreno Bonilla, este lunes, en el momento en que atiende a los medios de comunicación. / Javier Albiñana

"Debe ser la obra de depuración más importante de Andalucía", ha puesto de manifiesto el presidente andaluz, al tiempo que ha destacado el "gran alivio" que su ejecución debe traer para los municipios a los que dará servicio. De acuerdo con las pretensiones técnicas, los principales beneficiarios serán los municipios de Alhaurin el Grande y Cártama, así como las barriadas situadas al norte de Málaga capital. La previsión es que su capacidad de tratamiento sea de 70.000 metros cúbicos diarios.

El avance del proyecto, que contó con una importante consignación económica, de 35 millones de euros, en las cuentas autonómicas de 2017, sin que se haya materializado esa suma, se produce tras una larga espera en la que ha sido necesaria la adecuación del plan de intervención, tarea que fue adjudicada a la unión temporal de empresas integrada por TPF Getinsa Euroestudios, S.L. e Inaser.

El proyecto original de la también conocida como tercera depuradora de Málaga capital fue validado por la Administración regional en septiembre de 2012, fijando un plazo de 30 meses para el desarrollo de los trabajos, a los que sumar otros seis para las pruebas previas a su puesta en servicio. En el caso de la agrupación de vertidos el plazo era de 23 meses. Los costes de ambas infraestructuras, según los proyectos que han sido modificados, alcanzaban los 130 millones en el caso de la EDAR (obra, equipamiento, adecuación del terreno, expropiaciones...) y 34 para la agrupación de vertidos.

Pero en el marco de la revisión, unas de las variaciones más sustanciales es que se elimina la idea de que la nueva planta quedase interconectada con la actual EDAR del Guadalhorce, sirviéndose de ésta para, por ejemplo, el tratamiento de los lodos. "La idea que ahora se plantea es una EDAR que dé servicio a Alhaurín de la Torre, a Alhaurín el Grande, Cártama y las pedanías de la zona norte de Málaga de forma autónoma, es decir, con líneas de agua, fango y gases completas”, expresan los documentos técnicos. Asimismo, se marca como exigencia la necesidad de "tener en cuenta posibles ampliaciones sobre todo las derivadas de plan director de las márgenes del río Campanillas, "que prevé importantes desarrollos en la zona".

Los parámetros iniciales del proyecto situaban el tratamiento de la nueva planta en 100.000 metros cúbicos, de los cuales 30.000 correspondían a Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande y Cártama y los 70.000 restantes quedaban abiertos para que pudiesen ser utilizados "como descarga de la EDAR del Guadalhorce", que actualmente recibe 33.000 metros cúbicos de la EDAR Guadalmar (representa el cierre del sistema de colectores e impulsiones que recoge las poblaciones de la Barriada de Guadalmar y la Cizaña, Churriana y Torremolinos) y otros 37.000 del colector de Campanillas, que recoge Campanillas, Puerto de la Torre y la cuenca de la margen derecha del arroyo de las Cañas. 

A la firma adjudicataria se le exigió por parte de la Junta "revisar las bases de partida; completar la línea fangos, deshidratación... un estudio hidrológico de un cauce próximo y inundabilidad de la parcela elegida". Y en el caso del proyecto de concentración de vertidos se insiste en rediseñar el trazado de incorporación de los distintos núcleos y reestudiar el cálculo hidráulico de las conducciones.

La parcela inicialmente elegida para la ejecución de estas instalaciones tiene una superficie de 40 hectáreas entre el aeropuerto malagueño y el límite con Alhaurín de la Torre que el Ayuntamiento de la capital tiene reservada desde 2012 en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para construir esta nueva depuradora y que está afectada por la huella de inundabilidad del río Guadalhorce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios