Infraestructuras

La Junta devuelve a la Alameda el muro este del fuerte de San Lorenzo

  • Una vez colocados los segmentos, se aplicará un tratamiento integral de restauración y consolidación para su preservación

Trabajos de recolocación del muro este del fuerte de San Lorenzo. Trabajos de recolocación del muro este del fuerte de San Lorenzo.

Trabajos de recolocación del muro este del fuerte de San Lorenzo.

El muro este del fuerte de San Lorenzo vuelve a casa. Nueve meses después de que esta parte de la antigua estructura de defensa de la ciudad, que data de los siglos XVI y XVII, fuese trocedada y trasladada para permitir el avance de la obra del Metro en esta parte de la Alameda, regresa a su emplazamiento original. Allí volverá a ser enterrada tras ser sometida a un tratamiento integral de restauración y consolidación para su preservación, con el objetivo de conseguir que su estado final sea semejante al primitivo.

La actuación se produce apenas un día después de que los operarios de las empresas adjudicatarias de este tramo del ferrocarril urbano, Acciona y Sando, ejecutasen la mudanza temporal del muro oeste del mismo fuerte, con el mismo objetivo de permitir el desarrollo de la infraestructura del suburbano. A diferencia de lo ocurrido con la sección este, la pretensión de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga es que este muro oeste sea visible desde la superficie de la Alameda.

Desde la Consejería de Fomento han informado de que los restos de la parte este del fuerte han permanecido durante estos meses almacenados en unas naves con medidas de protección singulares para garantizar su óptima preservación. El hallazgo durante los trabajos de excavación constituyen la principal intervención arqueológica desarrollada en este tramo del Metro, que se extiende entre el puente de Tetuán y el cruce de la Alameda con la calle Torregorda.

La fortaleza fue erigida en 1701 con la función de proteger la ciudad por la zona occidental y servir de apoyo a las instalaciones portuarias

La fortaleza fue erigida en 1701 con una función clara de protección de la ciudad por la zona occidental y servir de apoyo a las instalaciones portuarias. Tenía una planta irregular, con aposentos para las tropas y zonas de almacenes. Las fuentes ubican el mencionado castillo en una isleta que ocuparía lo que en la actualidad es el extremo oeste de la Alameda Principal. El edificio se mantuvo hasta finales del siglo XVIII, en el que Godoy ordenó su demolición.

Muestra del peso que la aparición de estos restos han tenido para el proyecto del Metro es que motivó la aprobación de un complementario valorado en 5,6 millones de euros para la realización de los trabajos de consolidación de los restos encontrados.

Los datos aportados por la Junta sitúan el nivel de ejecución del tramo del Centro en un 71,7%. Cabe recordar que la firma del contrato del tajo tuvo lugar en marzo de 2015, fijándose un plazo de desarrollo de la infraestructura de 28 meses, con un valor de adjudicación de unos 26,6 millones. Sin embargo, transcurren ya 44 meses desde el arranque de las actuaciones y la última fecha de previsible terminación de esta fase del proyecto se sitúa en abril del año que viene.

En el marco del avance de las tareas, destacaron la conclusión la semana pasada de los últimos 14 módulos de pantallas de todo el tajo, al concluir los que restaban en el Puente de Tetuán, cuyo tablero norte se encuentra en fase de reconstrucción. Además, la losa de cubierta está al 75,6%, quedando pendiente la zona entre calle Ordóñez y el colector de Carretería, así como la correspondiente a los vanos 1 y 2 del tablero norte del Puente de Tetuán.

Una vez terminados los tramos de losa de cubierta pendientes, se seguirá avanzando en la excavación del túnel, tarea que ya se ha finalizado entre las calle Puerta del Mar y Ordóñez, donde se han extraído las tierras entre pantallas en el primer nivel de túnel y se ha ejecutado también la losa de separación con el segundo nivel de túnel.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios