Málaga

Laniado-Romero dimite como director del Museo Picasso

  • Al frente de la institución malagueña desde 2004, asegura dejar el cargo por motivos profesionales · El proceso de elección de su sustituto se realizará en convocatoria abierta durante el próximo trimestre

La novedad de la temporada 2009 del Museo Picasso Málaga (MPM) se llama Bernardo Laniado-Romero. Vinculado a la pinacoteca desde hace 11 años y director de la misma desde 2004, dimite de su cargo "por motivos profesionales". Ayer durante el acto de presentación de la nueva programación, el máximo responsable de la misma hizo pública una decisión "meditada durante meses", expresó. Visiblemente emocionado, Laniado-Romero se despidió de su trayectoria al frente del MPM "con la convicción de haber contribuido a poner en marcha una institución con un alto sentido en su deber de enriquecer la vida de los ciudadanos y con altos parámetros de calidad, coherencia y profesionalidad", aseguró.

El pasado octubre expiraba el contrato del responsable del centro pero se prorrogó hasta el 31 de diciembre. Según fuentes de la Consejería de Cultura fue el propio Laniado-Romero quien optó por no renovar entonces su cargo. El hasta ahora director no quiso entrar en detalles sobre su futuro profesional, tan sólo que dejará Málaga para asumir otros proyectos. Por su parte, la Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres recordó que bajo la dirección de Laniado-Romero se puso en marcha un procedimiento de convocatoria abierta para que los profesionales que lo deseen presenten, a partir de ahora, sus propuestas de dirección del centro. El proceso de elección del nuevo director se prolongará "al menos un trimestre", advirtió Torres.

Hasta que se haga efectivo el relevo, el centro de arte " continúa con normalidad", -señaló la consejera de Cultura- con el presidente del consejo ejecutivo y la gerente al mando. "El museo está lo suficientemente maduro como para desarrollar su trabajo". El director saliente (que llegó al cargo tras la dimisión de su antecesora, Carmen Giménez) consideró conveniente despedirse en un momento "propicio" para él "sin crear problemas graves a la institución", añadió. En su lista de agradecimientos, Laniado-Romero hizo hincapié en "la brillante, innovadora, variada e intensa labor del Departamento de Educación del Museo" a lo largo de estos años. Un equipo que ayer, tras la noticia del adiós de su jefe, le recibiría en la puerta del centro con lágrimas y abrazos.

En sus poco más de cinco años de vida el Picasso ya ha tenido dos directores diferentes. La salida de Laniado-Romero viene precedida por una situación similar acontecida tan sólo a siete meses de la inauguración del centro. La entonces directora Carmen Giménez presentó el 27 de mayo de 2004 por carta la renuncia a su cargo -aceptada por el consejo ejecutivo del museo- por desavenencias con la familia Ruiz-Picasso y enfoques diferentes. Ayer, Giménez (que trabaja hoy como conservadora del Guggenheim de Nueva York) recordaba sus razones. "Yo tenía una visión internacional del museo y ellos prefirieron otra, la mía era muy cara. Por eso me fui, me venía pequeño", sostuvo. En su opinión, sin la entonces consejera de Cultura, Carmen Calvo "no se hubiera hecho este museo. Ella recuperó la relación con Christine Ruiz-Picasso (nuera del pintor)". Giménez, que trabajó mano a mano con Laniado-Romero en el nacimiento del museo, deseó que en esta nueva trayectoria se siga "mimando" la obra del malagueño. "Es importante que los Picasso se queden para siempre en Málaga", sugirió.

En una entrevista concedida a este periódico en octubre, Laniado-Romero argumentaba la decisión en 2008 de dedicar por primera vez las exposiciones temporales a obras no firmadas por Picasso. "Esta política, por un lado la pedía el público y por otro era la evolución lógica de nuestro programa de exposiciones. No estamos en una gran metrópoli donde nos podamos dedicar sólo y exclusivamente a la obra de un artista (...)", comentaba.

Al hacer balance de su gestión al frente de la pinacoteca, Laniado-Romero expresaba su satisfacción por los logros alcanzados. "Hemos adquirido fondos para el archivo, tenemos una biblioteca sobre Picasso y el arte moderno extensa, un programa de educación para todos los públicos, con particular interés por personas mayores, con diferentes discapacidades y programas de reinserción social", insistía. Su deseo y el del museo es que, a pesar de su marcha, la exposición de mayo Cabeza de mujer. Perfil esté comisariada por él. "Estamos a punto de cerrar la relación contractual", adelantó la titular de Cultura.

Ante la noticia del cese del director del MPM, el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre afirmó respetar la decisión y confió en que "ese vacío se resuelva de la manera más acertada posible por el bien del museo y de Málaga". Por su parte, el presidente del Consejo Ejecutivo del Museo Picasso Málaga, Bernard Ruiz-Picasso, agradeció a Laniado-Romero su dedicación durante todos estos años, "diariamente, día y noche".

Por último, la consejera de Cultura recordó el germen del museo, fruto de la voluntad de dos familias, "la familia Picasso y la familia de la Junta de Andalucía, a las que Bernardo pertenece", por lo que "para él "siempre estarán abiertas nuestras puertas", insistió Torres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios