Málaga

Málaga bate en 2012 un nuevo récord de parados

  • El desempleo en el cuarto trimestre se elevó en 12.500 personas y se cerró el año con 275.400 ciudadanos sin un puesto de trabajo La tasa de paro ya supera el 35%

Comentarios 1

El 2012 se cerró con otro récord de parados en Málaga y, lo que es peor, nadie sabe cuándo se tocará fondo y se empezará a resurgir. Mientras tanto, miles de familias están con el agua al cuello. Ya hay 89.400 hogares donde todos sus miembros están oficialmente en paro y ese número no para de crecer. La Encuesta de Población Activa (EPA), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), inyectó ayer otra sobredosis de pesimismo a la ya maltrecha economía local. El cuarto trimestre de 2012 se cerró con 275.400 desempleados en Málaga, 12.500 personas más que en el trimestre anterior y la cifra más alta de la historia, con una tasa de paro del 35,29%.

En este caso, ese fuerte aumento del paro se debe a la destrucción de empleo pura y dura, ya que el número de ocupados descendió en 27.100 personas hasta alcanzar los 504.900. No había menos ocupados en Málaga desde el segundo trimestre de 2004. No obstante, hay una diferencia notable ya que en esa fecha la población activa ascendía a 591.900 personas y, a finales de 2012, era de 780.300. Es decir, en apenas ocho años hay casi 200.000 personas más que están en edad de trabajar en la provincia y quieren hacerlo motivado, principalmente, por una mayor incorporación de la mujer al mercado de trabajo y por un aumento de la inmigración.

En anteriores ocasiones se ha achacado el despegue del paro al aumento de la población activa. Es verdad, pero en el cuarto trimestre de 2012 no se justifica ya que los activos han descendido en 15.000 personas. Ese mismo volumen ha pasado a ser inactivo, personas que no pueden o no quieren trabajar, muchos de ellos desanimados por la crisis y por la dificultad de encontrar un empleo.

Uno de cada cinco parados andaluces es malagueño. No obstante, Málaga no es la provincia más castigada por el desempleo en la comunidad autónoma. Sevilla tiene más de 300.000 parados y en Cádiz la tasa ya supera el 40%.

Conocer el número de desempleados es importante, pero la mejor forma de medir la situación es a través de la tasa de paro. En Málaga ya supera ligeramente el 35%, nueve puntos más que la media nacional y en el mismo promedio que la andaluza. Eso quiere decir que algo más de un tercio de la población malagueña que quiere trabajar no puede porque no tiene dónde hacerlo. No es la mayor tasa de paro de la historia de Málaga. En el cuarto trimestre de 1993, en la anterior crisis económica, se llegó al 38,82%. No obstante, los economistas estiman que el Producto Interior Bruto (PIB) de Málaga descenderá este año un 0,7%, de forma que tampoco se creará empleo a lo largo del ejercicio y, por tanto, se podría superar el récord también en la tasa de paro. No hay buenos augurios para el primer trimestre de 2013 y habrá que esperar para ver si el segundo y el tercero, animado por la temporada turística, apaciguan la tormenta. Lejos quedó el 9,9% de tasa que se logró en el tercer trimestre de 2005, cuando la economía malagueña iba sobre ruedas con la construcción como locomotora.

El paro tiene dos vertientes negativas. La primera es el drama que vive el desempleado a título personal y familiar. Solo hay que ver las largas colas en los servicios sociales o los continuos casos de desahucios que aparecen en los medios de comunicación. La segunda es la macroeconómica. Si hay más desempleo hay menos dinero en los bolsillos y, por tanto, menos consumo. Eso lastra las cuentas de las empresas y su productividad, obligando a muchas al cierre o al despido masivo de sus empleados. Es una pescadilla que se muerde la cola cuya solución es la contraria: crear empleo para aumentar el consumo. Una tasa de paro del 35% merma la competitividad de esta zona respecto a otras grandes provincias como Madrid (cuya tasa es del 19%), Barcelona (23%), Guipúzcoa (14%) o Valencia (27%).

Hubo ayer reacciones de todo tipo. En el ámbito empresarial Jerónimo Pérez Casero, presidente de la Cámara de Comercio de Málaga, reconoció que "todos somos conscientes de que en la situación que estamos es muy difícil salir". Este experto consideró que la subida de impuestos "está provocando una reducción de la actividad de forma agigantada" y subrayó que "la política económica realizada no favorece en absoluto la creación de empleo". El presidente de la Cámara no achaca el auge del paro a la reforma laboral. De hecho, cree que se hubiera destruido el mismo empleo o más si no se hubiera realizado. "El problema es que hemos basado nuestra economía en sectores que aportaban poco valor añadido. Nuestro modelo económico no es de creación de empleo. No es lo mismo una siderúrgica que una TIC", añadió.

Los sindicatos, por su parte, volvieron a criticar la reforma laboral y la política realizada por el gobierno del PP. "Si el señor Mariano Rajoy sigue empecinado en mantener las políticas de recorte, la disminución de inversiones y sin obligar a la banca a que libere créditos, se va a continuar arruinando este país y nos condena a un futuro incierto y peligroso", destacó Antonio Herrera, secretario general provincial de CCOO. Este representante sindical hizo hincapié en que en el cuarto trimestre del pasado año se produjo "la mayor caída de la población ocupada en Málaga desde el inicio de la crisis en el año 2007 y además ha castigado fundamentalmente al sector servicios y a la construcción, que son nuestros principales sectores productivos". "Otra vez más volvemos a tener que lamentar cifras de desempleo dramáticas y que ponen de manifiesto el desastre que están suponiendo las políticas de ajuste en la economía malagueña. El Gobierno del Partido Popular ha conseguido hacer realidad el axioma de que todo lo que puede empeorar empeora y parece dispuesto a llevarlo a sus últimas consecuencias", dijo Auxiliadora Jiménez, secretaria de Empleo y Acción Sindical de UGT Málaga.

Los discursos son siempre los mismos y el número de desempleados no para de crecer. Si nadie lo remedia, Málaga seguirá batiendo récords negativos en los próximos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios