Málaga

"¡Málaga será la tumba del machismo!"

  • En la plaza de la Constitución se inició una protesta que llenó la calle Larios con la indignación de miles de mujeres ante lo que tacharon de "injusticia"

Cientos de personas, ayer, concentradas en el inicio de la manifestación de Málaga. Cientos de personas, ayer, concentradas en el inicio de la manifestación de Málaga.

Cientos de personas, ayer, concentradas en el inicio de la manifestación de Málaga. / Javier Albiñana

La calle, la tarde y la noche fueron suyas. Ellas, valientes, libres, sin miedo a gritar, se convirtieron en la manada que toda mujer querría para saberse fuerte, para no volver a sentirse víctima jamás. El auto de la Audiencia Nacional que deja en libertad condicional a los miembros de La Manada desató la indignación de colectivos feministas que en cuestión de horas se organizaron para realizar protestas masivas en muchas ciudades, como en Málaga. También hubo hombres, igual de enfadados, que corearon al unísono que "no es abuso, es violación", que la justicia "es una mierda" y que "¡Málaga será la tumba del machismo!".

La concentración se inició a las 19:30 en la plaza de la Constitución. Centenares de mujeres se unieron con pancartas y carteles, con lemas como "ante la injusticia patriarcal, resistencia feminista", "el miedo va a cambiar de bando" o "si salen a la calle, nosotras también". Pero la rabia no las dejó quedarse quietas. Iniciaron una manifestación espontánea y sin permiso policial, bajaron toda la calle Larios, que ocuparon completamente ya siendo miles las participantes, cortaron la plaza de la Marina y el Parque hasta el edificio del Rectorado. Luego recorrieron la calle Alcazabilla para alcanzar la plaza de la Merced.

"Nos parece muy injusta esta libertad provisional a los miembros de la Manada, estamos muy indignadas", decía Paula, una de las participantes. "Parece que la víctima es la que se tiene que quedar encerrada en la comunidad de Madrid y ellos pueden campar a sus anchas, se les ha dado vía libre a unos violadores", agregó. Una de sus compañeras destacó que esto supone "una burla hacia las mujeres, nos están volviendo a decir que tengamos miedo a salir a la calle". "Este es un estado que en lugar de protegernos está haciendo abandono de su obligación de hacer cumplir la ley, está interpretando que el derecho a la libertad de ellos está por encima de los derechos y la libertad de todas las mujeres, esto no puede quedar aquí, tiene que haber una reacción de todos los poderes", comentaba Rosa. Y Lola sumaba otra reflexión: "alguien le ha dicho a esos cinco energúmenos que hacer lo que han hecho no importa nada y se lo han dicho así a todos los hombres del mundo, que el coste de sus hechos es prácticamente nulo". No solo fue repudiada en la calle la libertad de la Manada, también todas las violencias machistas extremas. En mitad de la Marina se hizo una sentada y se pidió un minuto de silencio por todas aquellas mujeres asesinadas que "no han podido participar hoy aquí". "No nací mujer para morir por serlo", escribieron en una cartulina violeta. Y dejaron claro que la lucha no cesa aquí. "No vamos a permitir que nos pongan en el punto de mira, que sienten este precedente", dijeron y advirtieron que todo ataque tendrá una respuesta del movimiento feminista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios