Marifrán Carazo, consejera de Fomento de la Junta de Andalucía “El Gobierno tiene que trabajar en los proyectos del tren de la Costa, no abandonarlo ni tirar la toalla”

  • Destaca el buen ritmo de la obra del Metro y garantiza que en la primera quincena de marzo quedarán conectados los túneles de la Alameda y de la Avenida de Andalucía

Marifrán Carazo, consejera de Fomento, en su despacho. Marifrán Carazo, consejera de Fomento, en su despacho.

Marifrán Carazo, consejera de Fomento, en su despacho. / Juan Carlos Muñoz

–Cualquier análisis que se haga del Metro el año pasado tiene mucho que ver con lo ocurrido con el Covid. ¿Podemos empezar a mirar 2021 con cierto optimismo?

–Es verdad que 2020 ha sido muy duro para el conjunto de Andalucía. Quiero agradecer el esfuerzo a los trabajadores del Metro y del Consorcio de Transportes. En materia de infraestructuras gracias al esfuerzo del equipo de la consejería y del sector hemos podido dar continuidad a todas las obras que estaban comenzadas. Sólo se paralizó la actividad los días que requirió el Estado de Alarma. Hemos podido mantener el ritmo previsto y cumplir los objetivos del cronograma. Hablamos de una obra muy compleja, donde siempre pueden surgir imprevistos más allá del Covid. Hoy va al ritmo que estaba contemplado y cumpliendo objetivos.

–¿Qué próximo hito tienen en agenda?

–La última vez que comparecí para informar apunté al primer trimestre de 2021 como fecha clave para el cale del túnel. Vamos a juntar los dos túneles y puedo anunciar que eso ocurrirá en la primera quincena de marzo. A partir de ese momento sólo seguiremos excavando en el nivel menos tres. Además, en este periodo, hemos impulsado los contratos que son claves, como el de instalaciones y arquitectura, con 25 millones; el suministro y montaje de la superestructura de vía, con 9,26 millones, licitado en agosto y que está en su fase final para ser adjudicado, y el de señalización ferroviaria, que estamos ultimando, por 7,94 millones. Esto pone de manifiesto que no tiene marcha atrás, que va a buen ritmo. Y eso a pesar de la arqueología. Esos imprevistos surgen. En julio apareció un nuevo resto de muralla, que se completaría con la nazarí de El Perchel. Con la resolución de Cultura se buscó una solución técnica que se impulsó en noviembre y que ha finalizado el pasado 21 de enero. Esa muralla está protegida. Y podemos continuar con la excavación con total tranquilidad. A pesar de esa dificultad sobrevenida hemos recuperado tiempo.

"El coste de explotación del Metro es fruto de un contrato firmado por el Gobierno anterior y resultado de la parálisis de la obra y de los retrasos"

–La pandemia ha puesto de manifiesto la peculiaridad del contrato de concesión del Metro. Cada viajero el año pasado le costó a la Junta 20 euros. ¿Cómo se explica eso?

–El efecto del Covid sobre el transporte público fue importante. Tenemos que tener en cuenta que la paralización de la actividad hizo perder viajeros, a lo que sumar la reducción de ocupación. El de Málaga está en la medida de descenso. Se perdió un 50%. Respecto al coste de explotación, quiero decir que esto es fruto de un contrato firmado por el Gobierno anterior con la empresa concesionaria y resultado de la parálisis de la obra, de los retrasos continuados. Este nuevo Gobierno se encontró la obra prácticamente paralizada, no solo en su fase constructiva sino también en contratos que eran determinantes. Es la dejadez, la desidia, no ponerse al frente, propiciar retrasos lo que ha hecho que no se alcancen los 20 millones de pasajeros que contemplaba el contrato con la concesionaria. La primera preocupación de este Gobierno ha sido completar la obra; al mismo tiempo, para intentar pagar menos y alcanzar los 20 millones hemos trabajado en la ampliación hacia el Civil. Y otro reto era arreglar el vencimiento del contrato.

Marifrán Carazo, momentos antes de la entrevista. Marifrán Carazo, momentos antes de la entrevista.

Marifrán Carazo, momentos antes de la entrevista. / Juan Carlos Muñoz

–A finales del año pasado firmaron una nueva modificación de ese contrato. El mismo permite alargar el denominado periodo transitorio al menos hasta finales de 2027. ¿Es entendible que la empresa del Metro no tenga riesgo alguno en su explotación hasta dentro de casi seis años?

–Es fruto de la decisión política de los gobiernos anteriores. Nosotros lo que hacemos es resolver y dar continuidad al contrato porque es necesario en tanto se concluyen las obras. Es importante destacar que la renovación de este contrato cuenta con el informe favorable del Consejo Consultivo. El Gobierno anterior tomó sus decisiones sin ese informe positivo.

–Visto lo visto, dado el alargamiento del calendario, ¿no hubiese sido más razonable haber mantenido la apuesta del Metro en superficie?

–Había que tomar una decisión, que no se tomó antes porque el anterior Gobierno de la Junta no fue capaz de escuchar a la ciudad, al Ayuntamiento, que clamaban por un proyecto soterrado. Decidimos tomar la decisión con la idea además de favorecer la construcción del tercer hospital. Trabajamos de manera muy coordinada con el equipo de infraestructuras de la Consejería de Salud.

–El nuevo contrato marca con claridad los calendarios de llegada al Civil, a finales de 2027, y la Alameda, a finales de 2022.

–Nuestros plazos están por escrito, pero es como los contratos de obras, luego nos ponemos trabajar en el día a día. Creo que se han frustrado demasiadas expectativas de los malagueños, son muchos años esperando y no quiero que ocurra lo mismo. Hay que poner las fechas en los papeles porque estamos obligados pero lo que hay que hacer es trabajar. Cuando cumplamos con el cale, daremos el siguiente objetivo, a cinco o seis meses.

"El compromiso de exponer los restos arqueológicos se mantiene pero nada nos puede despistar de avanzar en la obra"

–Hablaba usted de la incidencia de los restos arqueológicos en el desarrollo de la obra. Una parte de esos hallazgos van a ser expuestos en una sala especial. Ese es el compromiso asumido. ¿En qué punto esta el proyecto?

–El compromiso se mantiene pero no ha habido avances. Estamos muy centrados en una obra que es compleja. Nada nos puede despistar de ello. Ha sido un año complejo, nos hemos volcado en la obra y en los contratos que quedaban pendientes. Cuando consigamos licitar lo que queda pendiente y avancemos en la obra nos pondremos a trabajar en el proyecto museístico para mostrar los hallazgos encontrados.

–Hablemos de los fondos europeos anunciados para reducir el impacto de la crisis del Covid. ¿Qué planes tiene la Junta para actuaciones en la provincia de Málaga?

–El pasado 29 de diciembre informamos en el Consejo de Gobierno que ya han sido remitidos al ministerio. Respecto a Málaga uno de ellos es el ramal del Metro soterrado hasta el tercer hospital, pidiendo 134 millones de euros, que es el presupuesto estimado. La redacción de ese proyecto es de 18 meses; tendremos proyecto para poder tener esos fondos como oportunidad. No obstante, en el Metro, por la buena relación con el BEI, tenemos un camino abonado. Hemos recuperado la confianza del BEI con la renovación del contrato, que nos lo sugirió.

–¿Al margen del Metro?

–A partir de ahí, proyectos estratégico para la provincia. Hemos trabajado estrechamente con el Ayuntamiento en el vial distribuidor, muy esperado. Nos encontramos un proyecto rescindido en su obra, que carecía de sentido tras haber transcurrido tantos años. Ahora nos encontramos en fase de redacción de proyecto. Por sus características, porque mejora la movilidad, porque da acceso al parque industrial, hemos solicitado su inclusión para tener financiación Covid con un presupuesto de 55 millones. Quiero destacar también el corredor ferroviario de la Costa del Sol. Sé que el empresariado de Málaga reclama esa conexión ferroviaria, que sabemos que cuenta con un presupuesto muy elevado pero tiene que empezar a dar con firmeza los primeros pasos.

–No parece que el Gobierno esté en esa línea.

–Si la apuesta de Europa es el ferrocarril, algo que compartimos todos por ser un medio sostenible, y el Estado va a contar con amplios fondos para favorecer el ferrocarril, hay que empezar a trabajar sobre su proyecto constructivo, no abandonarlo, no tirar la toalla. Podemos tener la oportunidad de financiar y estratégicamente es my importante para Málaga, para la Costa del Sol y el conjunto de Andalucía. Otro proyecto estratégico es el puerto seco de Antequera, que hemos desbloqueado, y que tiene que completarse con otras dos actuaciones en materia de infraestructuras en un futuro, sobre todo cuando seamos capaces de desarrollar la segunda fase. Hablamos de un ramal ferroviario. Yo misma se lo trasladé al ministro por carta; también los fondos Next Generation apuntan a ramales ferroviarios, apartaderos para favorecer la salida de mercancías en áreas logísticas y hemos contemplado la del puerto seco. Y el desdoble de la A-92 al puerto seco, la carretera que le da acceso. Sobre esa segunda fase ya estamos trabajando urbanísticamente con el Ayuntamiento para buscar financiación cuando antes. No me olvido del Corredor Mediterráneo, porque es fundamental para la provincia y la comunidad.

"Hemos solicitado incluir el vial distribuidor para tener financiación Covid, con un presupuesto de 55 millones"

–En el caso de tren litoral, ¿qué papel puede jugar la Junta? ¿Le ha insistido al Ministerio de Transporte en la necesidad de abordar esta actuación?

–Buena parte de los proyectos que hemos mencionado son de competencia estatal. Pero la Junta ha propuesto proyectos que aún no siendo de su competencia son fundamentales para dinamizar la economía. Ese corredor de la Costa del Sol es fundamental. Tenemos la oportunidad entre todos de agruparnos socialmente para trabajar sobre estos proyectos. No puede ser que cuando lleguen esos fondos no podamos ponerlos en marcha porque no tenemos los proyectos constructivos. El Gobierno tiene que seguir planificando la puesta a punto de la red de ferrocarril de Andalucía porque son muchas las asignaturas pendientes. Y si vienen fondos vamos a estar preparados. Lo que no podemos es carecer de soluciones técnicas y proyectos en el corredor mediterráneo desde la provincia de Almería hasta Bobadilla. Es tiempo de licitar con urgencia esos proyectos constructivos. Llevamos demasiado retraso.

–Otra de las demandas históricas de Málaga es el parque de Arraijanal.

–Nos encontramos un proyecto en redacción, por más de 10 millones, que tenía contemplados fondos europeos. Se había licitado pero no se habían hecho los trámites necesarios para impulsarlo. Quedan pendientes asuntos como la gestión del parque, en qué parte va a participar cada administración, cómo se van a afrontar los servicios. Estamos trabajando con el Ayuntamiento. Lo que hemos decidido es reprogramar al nuevo Feder esta actuación y entre tanto arreglar ese camino administrativo y jurídico. Estoy convencida de que vendrán fondos para proyectos como el parque.

"Estamos trabajando con el Ayuntamiento en dar más amplitud a los proyectos de carril bici para devolver la deuda histórica con la ciudad"

–Desde hace años se vienen reclamando nuevos carriles bici en la ciudad. El Ayuntamiento había anunciado que iba a pedir la colaboración de la Junta. ¿Alguna actuación en la que se esté adelantando?

–Málaga se quedó descolgada del Plan Andaluz de la Bicicleta. Los gobiernos socialistas no quisieron ofrecer a Málaga las mismas oportunidades que a la ciudad de Cádiz o Sevilla. Estamos trabajando en dar más amplitud a los proyectos para devolver la deuda histórica con la ciudad. Consideramos que el proyecto más importante es el que dará continuidad al Metro cuando llegue a la Alameda. Pero siempre traspasando la frontera de la ciudad y llegando hasta Rincón de la Victoria. El Ayuntamiento tiene un proyecto y estamos trabajando en su actualización y valorando la posibilidad de cofinanciarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios