Málaga

El Metro pondrá en valor la muralla nazarí de La Marina

  • El diseño de la estación del suburbano protegerá el hallazgo mediante un cristal que permitirá que sea contemplado por los miles de usuarios que pasarán por este punto

Comentarios 2

La futura estación del Metro de Málaga en la Plaza de la Marina, cuyo diseño elabora en este momento la consultora Typsa dentro del proyecto constructivo del tramo del suburbano Guadalmedina-Malagueta, dará especial protagonismo a los restos de la muralla nazarí que se conservan en el subsuelo, hasta el punto de que no sólo los protegerá de cualquier afección, sino que además los pondrá en valor y permitirá su observación por parte de los miles de viajeros que en unos años accederán a la misma.

"Están desarrollando una estación muy bonita", expuso el hasta ahora director del Metro, Enrique Urkijo, quien subrayó que los usuarios de este medio de transporte podrán contemplar este hallazgo, que data del siglo XIV, conforme accedan a las mismas entrañas de la estación de La Marina. "Mientras bajamos hacia los andenes se podrá ver la muralla, porque pasamos bajo ella, y estará protegida por una especie de cristal", insistió.

Éste, según el responsable del suburbano, que esta semana ha sido nombrado oficialmente nuevo director general de Desarrollo Estratégico de Renfe, es uno de los aspectos más llamativos de la que será una de las paradas más transitadas del ferrocarril urbano, a la que, no se descarta, podría llegar los trenes de Cercanías. La consejera de Obras Públicas, Rosa Aguilar, se comprometió con el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, a estudiar la posibilidad de prolongar esta infraestructura, que ahora llega hasta calle Cuarteles, hasta el corazón de la urbe.

Teniendo en cuenta esta opción, el proyecto del Metro a su paso por la Alameda Principal no parece que vaya a obstaculizar la ampliación del Cercanías. Lo que se mantiene como incógnita es el momento en que se adoptará una decisión definitiva sobre si se aprovechará o no la ejecución del suburbano para incluir el paso del Cercanías, elemento que puede condicionar el proyecto de Typsa, que debe estar acabado para de finales de año, con la idea de comenzar los trabajos tras Semana Santa de 2010, fecha sobre la que recaen serias dudas.

Los restos arqueológicos a los que presta especial atención el Metro fueron objeto de polémica hace varios años cuando el Ayuntamiento apostó por construir un intercambiador de transporte, lo que hubiese obligado a trasladarlos. Frente a ello, la Junta no sólo descartó apoyar la infraestructura municipal sino también cualquier opción de que se desplazase el que está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), parte del cual fue destrozado en 1988 en la obra del parking que hay bajo la plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios