Málaga

La Moraga de Antonio Martín cierra por las deudas y será liquidada

  • El restaurante entró en concurso de acreedores en marzo con un pasivo de 658.807 euros y no ha podido remontar

Uno de los buques insignia del grupo de restaurantes de La Moraga, el Antonio Martín, situado en el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso de la capital, cerró ayer definitivamente sus puertas y será liquidado. La empresa entró en concurso de acreedores en el juzgado Mercantil número 1 de Málaga el pasado 31 de marzo con un pasivo de 658.807 euros y, pese a que intentó ser reflotada con el cocinero Adolfo al frente y un buen equipo de profesionales de cocina y sala, no ha podido hacer frente a sus deudas.

Así lo confirmaron ayer a este diario los administradores concursales de la sociedad, Eugenio Luque y Manuel López, quienes subrayaron que es posible que hoy mismo presenten los propietarios de la empresa en el juzgado la solicitud de liquidación. "Arrastra una deuda muy grande y el negocio no genera para pagar la estructura de personal y gastos que requiere un local de este tipo", subrayaron los administradores, quienes indicaron que La Moraga Ibérica Banús, otro restaurante del grupo situado en Marbella y que entró a la par en concurso con un pasivo de 562.859 euros, sí se mantiene a flote e incluso "su situación no es mala".

El local donde se encuentra La Moraga de Antonio Martín era alquilado y se desconoce por el momento que harán con el sus dueños.

La propietaria de La Moraga de Antonio Martín es Andalusian Gourmet Concept y presentó concurso de acreedores en 2013. Uno de sus socios es Miguel Narváez, quien aseguró a este diario el pasado 29 de abril que el Antonio Martín iba "estupendamente" y achacó el concurso a un intento de "reordenar la estructura de la empresa".

Pero la procesión iba por dentro, la historia es larga y está plagada de deudas y enfrentamientos entre los socios. El grupo La Moraga fue impulsado, entre otros, por Narváez -empresario procedente del mundo inmobiliario y marido de la secretaria general del PP en Málaga, Margarita del Cid- y el cocinero Dani García. Con este chef, estrella Michelín, como gancho, el grupo fue expandiéndose por España con restaurantes en el aeropuerto de Málaga, El Corte Inglés, Córdoba, Fuengirola o el citado Antonio Martín. Todo ello gracias, en parte, a un préstamo participativo de 600.000 euros que la Junta de Andalucía le concedió en 2010 para promover la internacionalización de la compañía y que el organismo público ya nunca recuperará en su totalidad al ser un acreedor más de la firma y haber una quita del 50% y un plazo de devolución de siete años.

Mientras se anunciaban aperturas, Andalusian Gourmet Concept no pagaba sus facturas. El pasivo total de la compañía asciende a 4,1 millones de euros y el mayor acreedor es El Corte Inglés, con un millón de euros por unas obras realizadas precisamente en el Antonio Martín; mientras que también debe los 600.000 euros mencionados a la Junta de Andalucía; 307.956 euros a la Seguridad Social; 233.000 euros a la Agencia Tributaria; o 50.741 euros al Ayuntamiento de Málaga. La Seguridad Social reclama más de 300.000 euros del patrimonio personal de los socios para hacer frente a las deudas contraídas.

La Moraga de Antonio Martín fue inaugurada oficialmente en 2011 y acudieron los principales representantes políticos de la ciudad. Ayer no había ninguno en su cierre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios