Málaga

Pediatras instan a que “todos los niños” se vacunen contra el Covid

  • Especialistas destacan que EEUU lleva un mes inoculando contra el virus sin efectos adversos importantes

Una niña juega en un parque infantil.

Una niña juega en un parque infantil. / Marilú Báez

La Agencia Europea del Medicamento aprobó la semana pasada la vacunación contra el Covid para niños de 5 a 11 años. Previsiblemente, su homóloga española y las autonomías –dentro del Consejo Interterritorial de Salud– también le darán la luz verde en breve. Los cálculos más optimistas estiman que la inoculación en este tramo de edad se iniciará antes de que acabe el año en Málaga, aunque algunos sanitarios creen que no podrá comenzar hasta febrero.

Pero sea antes o después, los especialistas ya han fijado su posición a favor de esta inmunización: “Una vez que la vacuna esté igualmente aprobada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, el Comité Asesor de Vacunas (CAV) de la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda la vacunación de todos los niños de este grupo de edad”. El CAV es el órgano que agrupa a los especialistas pediátricos del país en vacunas.

La asociación da varios argumentos para fundamentar su recomendación. El primero es “el derecho del niño a su protección individual” frente al Covid, porque recuerda que “aunque en general en estas edades es leve, puede complicarse en ocasiones”.

Pero también, aconseja la vacunación de los niños para “lograr la inmunidad de grupo o rebaño” y “disminuir la circulación del SARS-COV-2 y la aparición de nuevas variantes”. En la actualidad, dado que la inoculación está autorizada sólo a partir de los 12 años, los menores de esa edad no están inmunizados y por lo tanto pueden contagiarse y contagiar.

La AEP recomienda también el pinchazo contra el Covid en los niños para “no privar a la población infantil del beneficio que aporta la vacunación, del que ya gozan los mayores de 12 años (aunque los objetivos en términos de salud sean diferentes)”.

La Asociación defiende que la inoculación entre los 5 y los 11 años será una forma de “conseguir y mantener espacios educativos seguros, que permitan la normalización de la escolarización y las relaciones interpersonales de los niños, con el consiguiente bienestar psicoemocional”.

La vicepresidenta de la Asociación Andaluza de Pediatría de Atención Primaria (AAPap), Leonor Quesada, para lanzar un mensaje de confianza a los padres, recuerda que Estados Unidos lleva exactamente un mes vacunando a los niños de 5 a 11 años y “no hay efectos adversos importantes”.

La vacuna autorizada para ese tramo de edad es la de Pfizer. La pauta infantil también son dos dosis. De modo que en Estados Unidos se está empezando a poner ya la segunda a los primeros niños que se vacunaron. Por eso aún no hay datos suficientes sobre su protección frente al virus, pero los especialistas destacan que los ensayos clínicos demuestran que la vacuna es “segura y eficaz” frente al Covid también para los pequeños.

“La Agencia Europea del Medicamento es muy estricta y ha aprobado la vacunación para la población de 5 a 11 años”, señala Quesada. La representante de la AAPap no es partidaria de que la inoculación se haga en los colegios. Cree que siempre es más seguro que se vacune a los niños en un centro sanitario por si se produjera alguna reacción al fármaco.

Quesada estima que la vacunación infantil contra el Covid tardará aún algunas semanas ya que la aprobación en España y las autonomías “lleva su burocracia” y su logística, de manera que “no será de un día para otro”. Además, aclara que aunque los niños sean un reservorio del virus al no estar inmunizados, no son especialmente vulnerables. Por ello opina que quizás el sistema sanitario deba priorizar la tercera dosis en los tramos de edad con mayor vulnerabilidad.

La AEP apunta que no se conoce con exactitud qué porcentaje del total de las infecciones por Covid en la comunidad corresponde a los niños, dado que hasta un 50 % de los casos pueden ser asintomáticos. Pero indica que “hasta ahora, los niños no han sido el grupo que más ha influido en el comportamiento comunitario de la infección por SARS-CoV-2, toda vez que parecen infectarse y transmitir la enfermedad en menor grado que los adultos”.

También señala la asociación que tanto la transmisibilidad de la infección como la posibilidad de infectarse son más bajas en los niños más pequeños que en los adultos y adolescentes. “Sin embargo, es posible que estas diferencias se deban a las diferentes conductas en ambos grupos (actividades más domiciliarias y al aire libre en los niños más pequeños versus actividades más grupales y con mayor riesgo de exposición en los adolescentes)”, apunta la AEP.

Pero la Asociación advierte que “en las circunstancias actuales, en la que los niños representan una proporción sustancial de la población no vacunada, la infección pueda desplazarse hacia ellos y puedan llegar a constituirse en un eslabón fundamental para la circulación de SARS-CoV-2”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios