Málaga

Policías exigen refuerzos ante la escalada de la violencia en la Costa

  • Subrayan que los medios para la lucha son insuficientes

  • Agentes locales piden armas largas

Estado en el que quedó un lavadero de coche tras registrarse una explosión. Estado en el que quedó un lavadero de coche tras registrarse una explosión.

Estado en el que quedó un lavadero de coche tras registrarse una explosión. / m. h.

Han pasado a un segundo nivel, ese que, hasta ahora, solo había sido alcanzado por los grupos terroristas. Los narcotraficantes, según se desprende de las investigaciones policiales, han recurrido en tres ocasiones en apenas un mes a los atentados con bombas en la Costa del Sol -una explosionada en un negocio y otra en el exterior de una vivienda- para avisar a los rivales de que deben saldar sus deudas, generadas por los vuelcos o robos de droga. Los sindicatos policiales aseguran que los medios -humanos y materiales- con los que cuentan resultan insuficientes para la lucha contra el crimen organizado, que ya registra cerca de una quincena de episodios violentos entre asesinatos, tiroteos y secuestros. Las organizaciones piden refuerzos. "Lo seguimos intentando pero no podemos llegar a todo", reconoce la secretaria general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Málaga, Mariló Valencia, que cifra en un millar el número de policías nacionales necesarios para garantizar la seguridad en las calles.

También aboga por cambiar el modelo policial, que considera "obsoleto", de manera que se cree un único Cuerpo con más efectivos y se eviten "duplicidad de competencias". La situación, denuncia, se ha agravado después de que, en marzo, el que fuera ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, pusiera en marcha una operación para poner coto al narcotráfico, lo que implicaba el traslado de agentes de la Policía Nacional de distintos puntos de España hacia el Campo de Gibraltar.

"Lo seguimos intentando pero no podemos llegar a todo", dice un portavoz sindical

También el Sindicato Independiente de Policía de Andalucía (Sip-An) en Marbella alude a la escasez de agentes y asegura que con la escalada de violencia registrada se han desplazado "a muchos policías de la Costa". "Refuerzan los efectivos, pero no reponen los que se llevan de aquí. Las mafias saben que han disminuido y aprovechan la proximidad y las buenas comunicaciones, sobre todo de Marbella y Estepona. Ya no se esconden y se atacan entre ellas con cientos de testigos", recalca.

Uno de los últimos casos ocurrió en Estepona, donde en plena vía pública, un grupo de encapuchados abordó a un hombre que cenaba en un restaurante y, tras propinarle una paliza, lo introdujeron en un vehículo. Dos horas después del rapto, fue hallado un cadáver en los alrededores del Hospital Punta de Europa de Algeciras. Sin documentación alguna, la investigación policial logró identificar al individuo y constatar que se trataba del secuestrado horas antes. Era Brian Martos Carmona, un condenado por narcotráfico residente en la localidad gaditana que habría sido víctima de un ajuste de cuentas.

En septiembre, los especialistas del Tedax de la Policía Nacional, detonaban un artefacto que fue encontrado en una urbanización de la zona de Los Monteros, en Marbella. La hipótesis principal es que respondía a un ajuste de cuentas vinculado al narcotráfico por el posible robo de 400 kilos de cocaína. Los investigadores detuvieron a una persona por su presunta implicación en los hechos. Esta semana, otras dos bombas, que llegaron a estallar, hacían saltar, de nuevo, las alarmas. La Policía recibió de madrugada el aviso de una explosión en un lavadero de coches situado en calle Letonia, en San Pedro Alcántara. Casi simultáneamente, se producía otra explosión en las inmediaciones de la vivienda del propietario de la nave que resultó afectada.

En este contexto, el portavoz del SIP-AN denuncia que las policías locales "están asumiendo la seguridad ciudadana" y, sin embargo, el Estado "les considera de segunda división". "No tenemos medios para llevar a cabo investigaciones, pero hacemos la primera intervención". defiende. La organización remitirá un escrito al Ministerio del Interior en el que pedirá que el Gobierno refuerce las plantillas. Hace un tiempo ya propuso a la Junta de Andalucía la posibilidad de llevar armas largas. En palabras del secretario, Óscar Camacho, Interior se comprometió a hacerlo, pero ahora teme que con el adelanto electoral la medida caiga en saco roto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios