CONTENIDO PATROCINADO

Préstamos urgentes, ¿cuándo solicitarlos?

Préstamos urgentes, ¿cuándo solicitarlos?

Préstamos urgentes, ¿cuándo solicitarlos?

Los imprevistos, una mala planificación o la necesidad de contar con una ayuda económica extra en momentos puntuales pueden llevar a buscar un medio de financiación rápido que no implique apenas gestiones. En estos casos, los conocidos como préstamos urgentes online suponen un salvavidas para quienes necesitan un empuje financiero en determinadas circunstancias. Se trata de créditos online que pueden ser solicitados sin complicaciones y, lo más importante, sin apenas explicaciones y papeleos.

Aunque este tipo de financiación implica tipos de interés más elevados respecto a otros préstamos cuyo periodo de devolución y cantidad son superiores, son una alternativa en ciertas situaciones. En Rastreator te contamos quiénes pueden acceder a este tipo de préstamos personales, cómo funcionan y los riesgos que conllevan.

 

¿Qué son los préstamos inmediatos?

 

Los préstamos rápidos son una manera prácticamente inmediata, de conseguir dinero y que implica un proceso de solicitud mucho más sencillo respecto a otras formas de financiación tradicionales. Por lo general, la contratación se realiza online en apenas unos minutos y los periodos de respuesta suelen ir entre los 15 minutos y las 48 horas aproximadamente debido a la automatización de los procesos de análisis y concesión.

Dependiendo del tipo de préstamo que se solicite irán desde los 50 hasta los 1.000 euros (microcréditos o mini créditos) o hasta los 5.000 o 6.000 (préstamos rápidos). Éstos serán concedidos tanto por entidades financieras de crédito como por bancos y pueden ser devueltos en plazos que van desde los 26 días hasta los tres años.

A la hora de solicitarlos, apenas es necesaria documentación para su aprobación ya que, en muchos casos, no requieren ni siquiera pasar por estudios de viabilidad, como se suele hacer en los bancos tradicionales. Por ello, solo serán necesarios el DNI, una nómina o pensión y, en ocasiones, un extracto del banco o algún recibo. Una vez presentada toda la documentación, los clientes suelen recibir el dinero de forma inmediata. No obstante, existirán ocasiones en las que se demore hasta 48 horas en función del banco en el que esté la cuenta de destino.

 

¿Cuánto cuesta un préstamo rápido?

 

Uno de los principales puntos a tener en cuenta antes de solicitar un préstamo rápido es si merece la pena o no. Para ello, el cliente deberá estudiar el plazo y el importe y evaluar cuáles son los intereses a pagar. Si se trata de una cantidad superior a los 1.000 euros será necesario ver si es más conveniente un crédito urgente o uno tradicional. No obstante, esto dependerá de la situación personal de cada uno, ya que, en ocasiones, no queda más remedio que recibir el dinero de manera rápida si se presenta algún imprevisto.

Para préstamos de importes elevados, los intereses se calcularán en función de la TAE. Según los últimos datos publicados por el Banco de España, los créditos con plazos entre uno y cinco años tuvieron una Tasa Anual Equivalente del 8,3% durante el mes de marzo.

No obstante, los intereses de los micro préstamos rondan en torno al 1% diario. En estos casos, la TAE no es el mejor indicador para calcular el coste de este tipo de productos ya que suelen ser devueltos en un periodo de uno o pocos meses. De este modo, los intereses se generan a diario sobre el capital prestado. Por ejemplo, para un préstamo de 300 euros a devolver en un plazo de 30 días, el cliente tendría que pagar unos 90 euros, aunque estos costes variarán en función de la entidad con la que se contrate.

Pese a ello, en algunas ocasiones, es posible encontrar este tipo de préstamos sin ningún tipo de intereses. Y es que el aumento de la oferta en este mercado ha provocado una enorme competencia entre las entidades, por lo que éstas proporcionan créditos urgentes sin intereses y sin vinculaciones. Por lo general, se dirigen a clientes que solicitan cantidades reducidas (alrededor de los 300 euros o menos), que no tienen deudas y que nunca antes han acudido a esa misma entidad a contratar este tipo de producto.