Coronavirus

Pueblos con servidores multiusos

  • En la Axarquía, los hay que se han ofrecido a tirar la basura o a ir a por los medicamentos de los mayores; a los pequeños, a imprimirles los deberes en el ayuntamiento

  • Iznate tienen poco más de 800 habitantes, la mitad de ellos de edad avanzada

El regidor de Iznate, Gregorio Campos hablando con una vecina.

El regidor de Iznate, Gregorio Campos hablando con una vecina. / M.H.

La irrupción del coronavirus en los pueblos y ciudades de España no sólo ha transformado su fisonomía diaria sino también la funcionalidad de los ayuntamientos. Si bien en los de mayor población, se enfrentan a las dificultades que entraña el control de espacios públicos o a la distribución del personal y recursos, en los pequeños se encuentran con la limitación de servicios como puede ser el bancario o el de correos. Además, siendo la administración más cercana, los responsables públicos dan un paso al frente para atender a sus vecinos a los que conocen por su nombre y apellidos.

En la Axarquía, los hay que se han ofrecido a tirar la basura o a ir a por los medicamentos de los mayores; a los pequeños, a imprimirles los deberes en el ayuntamiento. El municipio de Iznate tienen poco más de 800 habitantes, la mitad de ellos de edad avanzada. Para protegerlos, el equipo de gobierno, ha decidido que no salgan ni siquiera a la farmacia a comprar sus medicinas.

“Nos llamaron algunos vecinos que no sabían cómo podían retirar su medicación, así que pensamos que para dar solución a este problema y evitar que saliesen de sus domicilios, lo haríamos nosotros”, explicó el alcalde, Gregorio Campos (PSOE) quien ha publicado su teléfono y el del resto de concejales de su equipo en las redes sociales para lo que sus vecinos puedan necesitar. Esta iniciativa también la han tenido otros ayuntamientos, entre ellos, el de El Borge o Canillas de Albaida.

El regidor de Periana, Rafael Torrubia, tras imprimir los deberes de uno de los escolares del pueblo. El regidor de Periana, Rafael Torrubia, tras imprimir los deberes de uno de los escolares del pueblo.

El regidor de Periana, Rafael Torrubia, tras imprimir los deberes de uno de los escolares del pueblo. / M.H.

“El Ayuntamiento está cerrado al público pero el teléfono no para. Los atendemos para ayudarlos incluso para cualquier tramitación del Sepe o del Sae cuando nos dicen que estos teléfonos están saturados”, indicó Campos quien agradeció el trabajo de los concejales y de los técnicos municipales que han estado también llevando a cabo labores de desinfección y limpieza así como repartiendo equipos de protección en el supermercado, en la panadería, en la pescadería, en la farmacia e incluso a aquellos que guardan cola en la sucursal bancaria los miércoles cuando tiene su apertura. El servicio de correos se ha limitado a dos días en semana.

Los ediles de Iznate también se han ofrecido para imprimir documentos, escanear o usar los equipos informáticos del edificio consistorial. “Hay muchos estudiantes que no tienen posibilidad en sus casas al no contar con impresoras multifunción y no pueden ni deben para su ritmo de formación”, comento el regidor.

Está idea surgió en Periana que lo están llevando a cabo desde que comenzó el confinamiento. “Muchos de los alcaldes y alcaldesas de la comarca tenemos un grupo de Whatsapp en el que vamos compartiendo las iniciativas que llevamos a cabo participando de esa solidaridad a la que nos debemos”, destacó el alcalde de Periana, Rafael Torrubia (PSOE).

“En una ciudad, hay bloques de pisos donde no se conocen los vecinos; en el pueblo nos conocemos todos, aquí todos somos familias”, añadió el regidor. “Hacemos hasta de psicólogos para que sobre todo, las personas mayores que están solas, no entren en pánico. Las llamadas se han multiplicado por dos”, aseguró.

También en Salares, su alcalde Pablo Crespillo (PSOE) y los concejales hacen a diario llamadas a las personas mayores del pueblo. Son alrededor de 200 habitantes y la mitad son de edad avanzada. “Los llamamos para preguntarles cómo están, si necesitan algo y para darles compañía. También les hacemos la compra”, manifestó el regidor quien dada su limitada población ha podido repartir guantes y mascarillas a todos su vecinos.

El alcalde de Salares, Pablo Crespillo haciendo la compra a los vecinos. El alcalde de Salares, Pablo Crespillo haciendo la compra a los vecinos.

El alcalde de Salares, Pablo Crespillo haciendo la compra a los vecinos. / M.H.

En Canillas de Albaida, con 800 habitantes, se encargan de confeccionarlas dos vecinas, y es el alcalde, Jorge Martín (PP) quien se ocupa de repartirlas para que todos tengan en sus casas. Como el de Salares, todos los días llama a las personas mayores del pueblo para preguntarles qué necesitan y cómo están. “Pese a que en el pueblo no tenemos ningún contagio, están asustadas. Las personas mayores son las que peor lo están pasando porque tienen miedo de las consecuencias que puede tener en ellas si existiese el contagio”, expuso el regidor de este pueblo enclavado en el corazón del Parque Natural de las Sierras Tejeda, Almijara y Alhama.

Martín además de hacerles la compra en el ultramarino y recoger los medicamentos de la farmacia, hace de bibliotecario. “Es sobre todo para las personas mayores porque los jóvenes saben descargárselos en el móvil o en el libro electrónico. Algunos se distraen con la lectura así que se lo encargan a la bibliotecaria y yo lo llevo”, explicó. Estos trabajos también lo llevan a cabo con los residentes extranjeros. Este grupo lo constituyen cerca de 200 personas. “La mayoría de ellos son mayores y viven retirados en el campo así que nosotros nos ponemos en contacto con ellos a través de la concejalía de Residentes por si necesitan algo”, agregó.

En Sedella, para evitar que sus vecinos tengan que salir de sus viviendas, los responsables públicos se han ofrecido a recogerles la basura. Este municipio axárquico también tiene mil habitantes y no contaba con servicio domiciliario de recogida así que tenía que llevar las bolsas a los contenedores que se encontraban a la entrada del casco urbano. “Hemos puesto este servicio en marcha para evitar que se tengan que desplazar, al principio fue para las personas mayores pero ya lo hemos ampliado para todos”, relató el alcalde, Francisco Abolafio (IU) que como otros alcaldes y concejales de la comarca limpian y desinfectan las calles y espacios públicos a diario. El regidor insistió en la importancia del confinamiento en poblaciones pequeñas, en la que más de la mitad de los vecinos tienen una edad avanzada

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios