Infraestructuras

El Puerto de Málaga sacará a concurso la marina deportiva de San Andrés a principios de 2020

  • Opta por mantener intacto el proyecto original, con 662 atraques, pese a las dudas que genera el escaso techo comercial previsto

  • Prevé un acceso diferenciado para acceder a estas instalaciones

Vista del puerto de Málaga y de la zona donde se ejecutaría la marina deportiva. Vista del puerto de Málaga y de la zona donde se ejecutaría la marina deportiva.

Vista del puerto de Málaga y de la zona donde se ejecutaría la marina deportiva. / Javier Albiñana

El Puerto de Málaga quiere activar el concurso para la construcción de la marina deportiva de San Andrés en los primeros meses de 2020. Tras el fracaso del intento inicial por ejecutar estas instalaciones, pieza clave del proceso de transformación impulsado hace ahora varias décadas, el actual presidente de la institución, Carlos Rubio, asume el compromiso de poner en marcha la licitación dentro del primer trimestre del ejercicio que viene.

El paso adelante se producirá tras varios meses en los que, como expuso Rubio a Málaga Hoy, se han ido sentando las bases necesarias para madurar el procedimiento. A pesar de sopesar varias modificaciones de cierta envergadura en la operación, con el fin de incrementar su atractivo, la Autoridad Portuaria opta por salir al mercado con el mismo proyecto que ya fue adjudicado hace una década, con un valor inicial de unos 17 millones. Iniciativa fracasada ante la incapacidad de los adjudicatarios de ir adelante con la intervención.

Conforme a esta previsión, el esquema de intervención que formará parte del pliego de condiciones de la futura licitación incluirá la ejecución de 662 atraques. La concesión afectaría a 92.286 metros cuadrados de espejo de agua y 28.725 metros cuadrados de tierra, sobre la que se levantarían una escuela de vela de 200 metros, unos 3.000 metros cuadrados de locales comerciales, un inmueble de Capitanía y Servicios; una superficie de operaciones no inferior a los 10.000 metros cuadrados, y una "marina seca" desmontable para 150 embarcaciones.

El futuro adjudicatario tendrá derecho a un periodo concesional de 50 años

El aprovechamiento comercial posible fue cuestionado tiempo atrás por el Puerto, cuyos responsables abrieron puertas de diálogo con el Ayuntamiento de la ciudad para ampliar este techo edificable. Una de las opciones objeto de análisis fue la de trasladar a la marina los 8.000 metros cuadrados de techo edificable que están reservados en el Plan Especial del Puerto para el viejo proyecto del teatro de Antonio Banderas. Un equipamiento cultural que parece desechado tras la apertura del Teatro del Soho Caixabank.

Rubio asume que las condiciones urbanísticas no son las deseables, pero prefiere activar cuanto antes el proyecto antes que poner en marcha una obligada modificación del planeamiento que podría dilatarse años. "El tema del techo comercial ha sido y es objeto de conversaciones con el Ayuntamiento, pero vamos a buscar el modo de compensar esa limitación", explicó el dirigente portuario.

De un lado, pone en valor el incremento del periodo concesional durante el que el privado podrá explotar las instalaciones. De un máximo legal de 35 años se pasa ahora a 50 años, dando un margen muy superior al promotora para recuperar la importante inversión que requerirá esta actuación. A esto añade una novedad relevante: la apuesta por crear "un acceso diferenciado al puerto deportivo, lo que puede permitir su puesta en explotación más rápido".

Este vial de entrada desde la ciudad estará situado en el extremo más oriental del suelo reservado para el auditorio, junto a la playa de Huelin. Un punto en el que en este momento se levanta la estación de bombeo de Emasa, cuyo traslado ya está contemplado. "Hemos pensado que los tráficos del puerto deportivo deben separarse de los otros del puerto", expuso.

Rubio elude cambios urbanísticos porque su tramitación dilataría la solución final

El presidente del Puerto se muestra convencido de que el concurso de la marina de San Andrés será todo un éxito. "Es de los proyectos bloqueados muchos año pero hemos trabajado en él y ya tenemos muy decidido lo que queremos hacer; la idea es en el primer trimestre salga a licitación", detalló, incidiendo en que en este tiempo de análisis se ha actuado para "solucionar técnicamente todo lo que hasta ahora bloqueaba su licitación".

"Para evitar problemas de tramitación, lo que hemos querido es mantener el plan especial sin modificación alguna; eso significa que no necesita de una tramitación urbanística, más allá del proyecto que se presente y de las autorizaciones", añadió Rubio.

Queda por resolver si el plan actual del Puerto es el definitivo, toda vez que son varios ya los intentos de la institución por reflotar esta iniciativa. Muestra de ello es que el antecesor en el cargo de Rubio, Paulino Plata, ya hablaba en 2015 de recuperar la licitación y de buscar una mejor respuesta empresarial con cambios en el plan inicial.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios