External content

Las futbolistas del Real Betis Féminas protagonistas de “Imparables”

Las futbolistas del Real Betis Féminas protagonistas de “Imparables”

Las futbolistas del Real Betis Féminas protagonistas de “Imparables”

Llega uno de los días más reivindicativos del año. El 8 de marzo es una fecha marcada en rojo para poder seguir luchando para que la paridad entre hombres y mujeres sea un hecho real y materializable.

Ningún campo de la vida escapa a esta necesidad de equiparación, siendo el ámbito deportivo profesional un claro ejemplo de ello. El futbol femenino en España y a nivel mundial poco a poco va adquiriendo los galones que le corresponden, y aunque aun se encuentra lejos de la competición masculina, la brecha se va acortando.

La Liga Iberdrola es un claro ejemplo de ello, y de como poco a poco la competición de futbol femenino en España del más alto nivel va calando entre los aficionados. Por ello, y para poner en valor este torneo en una fecha tan señalada como el Día de la Mujer, la casa de apuestas en directo Betway con la colaboración del Real Betis Féminas han llevado a cabo una curiosa iniciativa en forma de concurso para poner en valor tanto al club verdiblanco como al fútbol femenino en general.

Cinco fueron las integrantes de la entidad bética que son protagonistas del concurso “Imparables”, luchando por acertar las tres preguntas a las que se enfrentan. Ana Hernández, Ángela Sosa y Oriana Altuve realizaron un buen papel con dos aciertos en las tres cuestiones, pero sin duda, Mari Paz Vilas y Marta Perarnau hicieron pleno, y encabezaron el ranking del concurso gracias a sus conocimientos sobre fútbol femenino.

El resultado de esta iniciativa era prácticamente lo que menos valor tenía. Su verdadera esencia radica en poner el valor a todo el deporte femenino en general, en una fecha tan señalada como el Día de la Mujer.

La Liga Iberdrola es un claro ejemplo de crecimiento y de exposición mediática aumentada en los últimos años. Esos son los pilares que se deben seguir construyendo para que el fútbol femenino tenga una base social sobre la que sustentarse en el medio y largo plazo, disminuyendo así la brecha existente con la competición masculina.