tribunales

Reconoce haber matado a un vecino con el que se peleó por el arreglo de una TDT en Málaga

  • El procesado admite en el juicio que tuvo con la víctima un enfrentamiento en Algarrobo

  • Las acusaciones hablan de "violencia extrema desproporcionada"

Ciudad de la Justicia de Málaga. Ciudad de la Justicia de Málaga.

Ciudad de la Justicia de Málaga. / Javier Albiñana

El hombre acusado de matar a golpes en septiembre de 2018 a un vecino de Algarrobo, con el que se había enfrentado un año antes a causa del arreglo de una TDT, se ha declarado este lunes culpable ante el tribunal popular y ha reconocido los hechos por los que es acusado.

Un jurado juzga desde este lunes en Málaga a este hombre para el que la Fiscalía solicita inicialmente 18 años de prisión y la acusación particular, que representa a los hermanos del fallecido, pide 25 años; en ambos casos por un delito de asesinato. La defensa, por su parte, incide en que la colaboración de su cliente en la investigación fue fundamental.

El procesado ha admitido que en septiembre de 2017 tuvo con la víctima un enfrentamiento y también que fue condenado, al igual que la pareja del fallecido, por un incidente entre ambos. Además, ha reconocido que el día de los hechos fue a buscar al hombre a la carpa en la que se celebraban actos festivos por 'La quema de Algarrobo' y donde la víctima hacía labores de vigilante.

Pateó a la víctima "con una violencia extrema desproporcionada" y le dejó "sin posibilidad de incorporarse o defenderse"

Así, ha afirmado, a preguntas de la fiscal, que discutieron, forcejearon y "lo zarandeó", cayendo ambos al suelo donde "nos estuvimos peleando", ha declarado. Aunque inicialmente ha dicho que cree que llegó a patearle la cabeza pero que no lo sabía seguro --"No sé lo que hice"--; finalmente lo ha reconocido, apuntando que se fue del lugar dejando a la víctima allí porque tuvo miedo.

Según las acusaciones, el procesado pateó a la víctima "con una violencia extrema totalmente desproporcionada" y le dejó "sin posibilidad de incorporarse o defenderse", llegando a "golpearle de forma reiterada y con gran brutalidad" y a "saltar varias veces sobre la cabeza". Así, señalan que el hombre sufrió 17 heridas que le provocaron la muerte.

Ensañamiento

Por esto, consideran inicialmente que se trata de un delito de asesinato, existiendo ensañamiento, ya que, según las acusaciones, le dio "una paliza de muerte, totalmente desproporcionada y sin justificación", de forma que aumentó el dolor del hombre. Además, han incidido en sus informes iniciales en que el acusado no presenta alternación psiquiátrica alguna.

Por su parte, la defensa ha incidido en que su cliente desde el principio de la investigación colaboró con la Guardia Civil para el esclarecimiento de los hechos, llevando a los agentes hasta donde había tirado la ropa que llevaba el día de los hechos y sometiéndose voluntaria a una prueba de saliva. "Sin su colaboración se hubiera quedado en una muerte sin resolver", ha dicho la letrada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios