Málaga

El SAS mejora la vacunación gratuita para todas las edades

  • Amplía la franja de 13 a 18 años para la del virus del papiloma, pone una más completa contra el neumococo y generaliza la del herpes zóster para todas las personas nacidas en 1959

  • Son vacunas gratuitas para las que basta pedir una cita en el centro de salud

Vacunas listas para su administración.

Vacunas listas para su administración. / Javier Albiñana

Sin muchos aspavientos, el SAS está tomando de forma progresiva y sostenida medidas de gran impacto en favor de la salud pública al ampliar y mejorar el calendario vacunal para todas las edades; desde la infancia hasta la vejez. Porque según recuerdan los expertos, la potabilización del agua, los antibióticos y las vacunas son los mayores avances del último siglo para proteger la salud colectiva.

El último paso dado por el SAS en esa senda comenzó a aplicarse el pasado 20 de mayo. Desde entonces hay tres nuevas mejoras en el calendario: se amplía la franja para la inmunización de los adolescentes varones contra el virus del papiloma humano, la vacuna que se pone a los niños contra el neumococo ahora los protege contra más serotipos y se empieza a inocular a personas sanas la del herpes zóster, comenzando por las nacidas en 1959.

Descripción de las tres mejoras incorporadas al calendario desde el pasado 20 de mayo. Descripción de las tres mejoras incorporadas al calendario desde el pasado 20 de mayo.

Descripción de las tres mejoras incorporadas al calendario desde el pasado 20 de mayo. / Andavac

“La gente ha acogido con entusiasmo las mejoras que vamos haciendo. Muchas personas acuden a vacunarse y eso nos ilusiona a la hora de hacer cosas”, apunta el director del Plan de Vacunaciones de Andalucía (Andavac), David Moreno. Añade que “quizás la pandemia ha ayudado”. Seguramente, porque muchos recuerdan el año 2020, con los hospitales desbordados por el Covid cuando no había vacuna contra este virus, en contraposición con la situación posterior, cuando se alcanzó la llamada inmunidad de grupo. Ésta se logra cuando hay una alta proporción de la población inmunizada frente a una enfermedad, lo que actúa como un cortafuego para su propagación.

Y eso es lo que funciona en Andalucía con una quincena de patologías transmisibles incluidas en el calendario: que el alto nivel de vacunación –que es gratuita– protege de forma individual a los inoculados y, por la inmunidad de grupo, de manera colectiva a los demás porque los virus y bacterias no encuentran a quien infectar.

Una de las mejoras que el SAS incorpora desde el pasado 20 de mayo es la ampliación también para los varones de 13 a 18 años de la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH). La única dosis contra este patógeno se pone a los 12 para ambos sexos. Antes sólo se administraba a las adolescentes, pero desde 2023 se ha ampliado también a los chicos porque el VPH no sólo puede ser detonante de cáncer de cuello de útero, sino también de ano, boca y orofaringe, entre otros. Es decir, que puede afectar tanto a hombres como mujeres.

Como era la patología con el nivel de vacunación infantil más bajo, la inoculación se amplió de los 13 a los 18 para las jóvenes que –porque se olvidaron o no quisieron a los 12 o porque procedían de países donde esta inmunización no estaba contemplada– no habían recibido el correspondiente pinchazo.

Desde el pasado 20 de mayo, ese rescate de los 13 a los 18 años también incluye a los varones no vacunados a los 12. “Así se iguala para siempre el acceso a la vacunación de hombres y mujeres”, apunta Moreno. En el caso de las chicas (de 12 a 18), la cobertura vacunal es del 92%. La inmunización de los chicos de 12 años es del 86%. En el tramo del rescate de los varones, la proporción de inoculación alcanzaba este pasado lunes el 13%. El 20 de mayo era de apenas el 5%. Moreno se muestra satisfecho con este incremento y destaca que hasta la incorporación de los chicos, los padres que querían ponerle la dosis tenían que costearla de su bolsillo.

El segundo cambio en vigor desde el 20 de mayo es la vacuna mejorada contra el neumococo para los niños. Esta bacteria causa infecciones del oído, sinusitis, neumonía, sepsis y meningitis. La anterior vacuna protegía contra 13 serotipos (13 valente). La actual, contra 20. Esta última (Prevenar20) no existía hasta abril de 2023. El año pasado, cuando se aprobó en España, comenzó a ponerse a los adultos. Desde el pasado 20 de mayo, esta vacuna más completa también se administra en Andalucía a los niños. En estos, hay cuatro dosis: a los 2, 4,6 y 11 meses. En el caso de adolescentes y adultos, se pone una sola.

La tercera mejora es la inmunización contra el herpes zóster, una infección viral que causa una erupción dolorosa (conocida como culebrina). Ya se vacunaba contra este patógeno desde 2022 a las personas  vulnerables como trasplantados, inmunodeprimidos o con VIH. Ahora también a las sanas. Se empieza por las nacidas en 1959, del 1 de enero al 31 de diciembre.

En todas estas mejoras, han influido seguramente tres factores: la mayor aceptación social de las vacunas tras la experiencia de la pandemia, implantación más coordinada a nivel nacional de los avances en inmunización y también la presencia al frente de Andavac de Moreno, un pediatra que durante años –en la línea de estos especialistas– ha ido por delante reivindicando nuevas medidas para conseguir avances en el calendario.

Vacunas gratis para la población que cuestan 133 millones al SAS

Las vacunas incluidas en el calendario del Servicio Andaluz de Salud (SAS)son gratuitas para la población, pero no para el sistema. A nivel autonómico, su coste en 2024 es de 133 millones de euros. Una suma a la que hay que añadir lo que cuestan las mejoras incorporadas el 20 de mayo para inmunización de neumococo, papiloma y herpes zóster.

“Con estos avances, la comunidad autónoma tiene uno de los calendarios vacunales más completos de Europa”, destaca el responsable del Plan de Vacunaciones de Andalucía, David Moreno. Para ponerse estas vacunas, si se tiene la edad a la que está prevista en el calendario, basta con pedir cita en el centro de salud donde los enfermeros proceden a su administración y registro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios