Málaga

Salud prepara el Hospital de Carranque y la residencia de tiempo libre de Marbella

  • Aún no se abrirán estos dos recursos, ya que en primer lugar se activará el trasvase entre hospitales públicos y privados a medida que se colapsen

  • Los sindicatos Médico y de Enfermería piden más personal para atender las camas adicionales que se activen

Interior del Hospital de Carranque. Interior del Hospital de Carranque.

Interior del Hospital de Carranque. / M. H.

La Junta prepara el Hospital de Carranque y la residencia de tiempo libre de Marbella ante el incremento explosivo de ingresos de pacientes con Covid. Aún no se abren, pero ya se han activado por si hicieran falta. Ambos emplazamientos aportarían 1.146 camas adicionales. Así se desprende de la luz verde que este martes ha dado la Administración autonómica al Plan 7.500. Este escenario se produciría cuando la provincia de Málaga alcanzara 1.612 hospitalizaciones con Covid (7.500 en Andalucía, de ahí el nombre) y 242 de UCI. En la actualidad hay 859 ingresados y de ellos, 90 están en Cuidados Intensivos.

No obstante, Carranque y la residencia de Marbella son el segundo recurso del que echar mano. El primero –antes de activar ambas instalaciones– es el trasvase de pacientes entre hospitales públicos y privados a medida que los centros se vayan colapsando. La derivación puede ser del sistema público a la sanidad privada o viceversa, en función de las necesidades.

Según informó la Administración autonómica tras el Consejo de Gobierno, la activación de los planes de contingencia de los centros y el cese de la actividad programada permitirá pasar de 2.243 camas convenciones y 281 de UCI a 2.506 y 441 respectivamente. Pero al sobrepasar las 1.612 hospitalizaciones, será necesario además tirar de “recursos asistenciales adicionales”.

Para ello entonces sí se abrirían Carranque y la residencia de tiempo libre de Marbella, que aportarían 1.146 camas más. El hospital auxiliar junto al Regional tiene 165 camas más 10 de UCI, “con capacidad de ampliar hasta 400”. El resto corresponderían a las instalaciones marbellíes.

No obstante, fuentes sanitarias insistieron en que esos escenarios son aún una previsión y que el primer paso será que la sanidad pública y privada funcionen como un sistema único. De modo que los pacientes se deriven de forma indistinta a medida que se vayan saturando. Este lunes ya hubo una reunión para activar el llamado mando único y para poner en común cuántas camas libres tiene cada hospital, tanto público como privado.

La delegada de la Junta en Málaga, Patricia Navarro, ya ha dicho varias veces además que en los próximos días se abrirá el Hospital de Estepona. Aún no se ha concretado una fecha. Pero estas instalaciones se usarían, en caso necesario, para descargar a los hospitales de Marbella y el Campo de Gibraltar de pacientes no Covid. De esa manera, estos centros harían sitio para los enfermos con coronavirus.

Y mientras la Junta activa planes que previsiblemente sumarán camas para responder a la pandemia, los sindicatos exigen profesionales para atenderlas. “Echo en falta que en esos planes haya una planificación del personal que va a atender esas camas”, manifestó el secretario provincial del Sindicato de Enfermería (Satse), Juan José Sánchez. “Hablan solo de camas, sin dotarlas de profesionales”, se quejó. Advirtió además que no hay enfermeros en bolsa y que ésta lleva dos años sin baremarse. Dijo que hay “un grave déficit de plantillas” que estaban bajo mínimo antes ya de la pandemia y volvió a exigir un plan para el retorno de profesionales que se marcharon a otras comunidades o el extranjero.

Antonio Martín, presidente del Sindicato Médico de Málaga, también alertó de la falta de profesionales para contratar. “Hay un déficit de facultativos; llevamos años advirtiéndolo”, remarcó. Como ejemplo puso la recién ampliación de la UCI del Clínico, que de 18 camas ha pasado a 36. “Pero los médicos siguen siendo los mismos”, comentó.

Desde Satse se urgió a reforzar como sea las plantillas, especialmente de UCI y Urgencias, dado que tras casi un año de “sobrecarga brutal” los profesionales están “agotados”. Sánchez opinó que durante muchos años “se han descuidado las plantillas”, que estaban al límite y ahora se pagan las consecuencias porque faltan profesionales.

Todos los sanitarios consultados insistieron en extremar las precauciones para evitar contagios y evitar la propagación del virus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios