Málaga

Sardina y algarín, las especies que más se capturan

  • La pesca de este año alcanza las 4,5 toneladas, vendidas en lonja por unos 15,8 millones de euros

Pescadores y compradores en la subasta de pescado de la lonja. Pescadores y compradores en la subasta de pescado de la lonja.

Pescadores y compradores en la subasta de pescado de la lonja.

En lo que va de año, desde enero hasta primeros de septiembre, los cinco puertos pesqueros de la provincia de Málaga 4.413 toneladas de capturas de todas les especies (mariscos, peces y crustáceos), por 15,8 millones de euros. Unos números todavía lejos de las más de 7.023 toneladas vendidas en 2017 por un valor 22.334.565 euros, según los datos recogidos en Idapes, el Sistema de Información Andaluz de Comercialización y Producción Pesquera, dependiente de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

El Puerto de Caleta de Vélez es el que más tráfico mantiene, con el 45% del total. Así, en estos meses han pasado por allí más de 1.974 toneladas de pescados y mariscos (1.974.396,19 kilos), vendidos por casi seis millones de euros en lonja. El segundo con más volumen de pesca es el de Estepona, con 1.032 toneladas este año, con un precio total de cinco millones de euros. De lejos les siguen Marbella (554.027 kilos), Fuengirola (472.913 kilos) y en último lugar Málaga capital (379.684 kilos). Las estadísticas pesqueras de la Junta apuntan a que el mayor número de capturas en lo que va de este año corresponde a la sardina (1.584.368 kilos), el algarín o pez aguja (457.180 kilos) y el boquerón (239.346 kilos), aunque también destacan los distintos tipos de pulpo (de roca, blanco y almizclado), con 536.999 kilos, así como las diferentes especies de jurel, con 410.971 kilos.

Según la presidenta de la Federación de Cofradías de Pescadores de la provincia, Mari Carmen Navas, lo más favorable este año está siendo el cerco, esto es, los barcos que cogen sardina, boquerón, jurel y caballa, principalmente. "Tampoco es que haya tenido un año de tirar cohetes, pero creo que se ha salvado por estos dos últimos meses de verano", afirmó.

Lo contrario les ha sucedido a los marisqueros, quienes esperaban tener un verano bastante bueno, por la cantidad de producto que había este año y los elevados precios que alcanza en lonja, y que se han visto obligados a permanecer desde finales de julio y hasta principios de septiembre amarrados a puerto por culpa de las toxinas que obligaron al cierre de los caladeros. Según indicó la patrona mayor de Caleta de Vélez, antes de esto en este Puerto se llegaron a pesar 1.200 kilos de chirla en un día. "El verano era prometedor" lamenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios