Contenido Patrocinado

Seguro de vida hipoteca ¿Es obligatorio?

Seguro de vida hipoteca ¿Es obligatorio?

Seguro de vida hipoteca ¿Es obligatorio?

Cuando se contrata una hipoteca en un banco, es muy habitual que este proponga contratar un seguro de vida o de hogar. Para muchos, es algo absolutamente obligatorio. Pero, ¿sabías que la ley no te obliga a contratar seguro de vida hipoteca? De hecho, a nivel legal, lo único obligatorio es contratar un seguro de incendio sobre el continente. El de vida no es obligatorio.

La cuestión es que muchos bancos obligan a contratar este tipo de seguros cuando se solicitan los créditos o préstamos con los que pagar la hipoteca. Entonces, los consumidores tienen que pasar por ese aro de todas maneras. Dada la situación, hay que centrar la mirada entonces en saber cuánto se debe pagar por seguros de vida y cuáles son las mejores opciones, porque así se consigue el mayor ahorro posible en estas situaciones.

¿Cuánto cuesta un seguro de vida?

Antes de entrar en materia, hay que señalar un caso de lo más habitual al contratar hipotecas. Los bancos suelen incluir el costedel seguro de vida multiplicado por el plazo de hipoteca. Es decir, un seguro de vida que cueste una media de 500 euros anuales, multiplicado por 30 años de hipoteca, puede suponer un coste extra de 15.000 euros que se suman al préstamo hipotecario y que generan intereses. Importe adicional más que considerable y en el que no hay devoluciones de primas no disfrutadas en caso de darse de baja.

Es una situación complicada y que obliga a andarse con pies de plomo. Aunque, afortunadamente se están dando sentencias que están obligando a las entidades a devolver dichos importes. Por eso, precisamente, es especialmente importante saber de la no obligatoriedad a la hora de contratar estos seguros. Por eso, también, es importante conocer bien sus precios.

El precio de un seguro de vida depende de muchos factores. Antes de contratar nada, o de entrar siquiera a valorar este apartado, tenemos que aclarar dos cosas: los bancos suelen hacerlos obligatorios, pero también dan bonificaciones por su contratación; por otra parte, el precio anual del seguro de vida se debe sumar al coste de la hipoteca al año. Es un pequeño extra que hay que tener en cuenta para poder cuadrar bien las cuentas y evitar problemas de impagos.

Para poder tener una buena idea de lo que cuesta un seguro de vida, es importante tener en cuenta la edad de la persona o personas aseguradas y el capital que se quiere establecer. Asimismo, aspectos como el estado de salud de las personas aseguradas, el total de personas y sus profesiones influyen también en el precio de las pólizas. Con todas estas variables, las compañías de seguros llevan a cabo diferentes cálculos con los que acaban imponiendo las tarifas finales a pagar, sea de forma mensual, trimestral, semestral o anual.

Generalmente, la ecuación que realizan es sencillo. Suelen multiplicar la probabilidad de fallecimiento (entre 0 y 1, en base a los factores antes indicados) por el capital que se quiere asegurar. El resultado es el precio anual que debe pagar el cliente por su seguro de vida. Así, si el seguro lo firma una persona de 80 años de edad, es muy probable que la póliza sea mucho más cara que lo firma una persona con tan solo 20 años.

Mejor seguro de vida

A tenor de todo lo anterior, ¿cuál puede ser el mejor seguro de vida? Corredurías de seguros como AndalBrok, correduría de seguros con experiencia y muy profesional, pueden ofrecerte de los mejores seguros de vida del mercado. Hacen ofertas especiales a sus posibles clientes, con descuentos para los más fieles y bonificaciones que amplian coberturas sin aumentar costes. Su prioridad es facilitar el seguro de vida que sus clientes merecen. Ni más, ni menos.

¿Y en qué hay que basarse para escoger un buen seguro de vida? Lo principal es tener muy claro cómo es tu estilo de vida en base a la profesión que tienes, si sueles practicar deportes extremos y si tienes una buena salud, amén de tu edad. Además de eso, es muy aconsejable recurrir a aseguradoras que sean conocidas por ofrecer un buen servicio de atención, sea telefónica, por mail o incluso por chat de texto. Es algo que ahorra muchos quebraderos de cabeza.

Obviamente, las coberturas son algo indispensable. Tienes que valorar el dinero máximo que se ofrece por cada tipo de siniestro registrado en el contrato del seguro, cuáles son los beneficiarios y cómo se reparten las primas a lo largo del año. ¿Quieres también que el seguro de vida incluya una cobertura por incapacidad? Tendrás que pagar algo más, pero al final es algo que te compensará si, llegado el caso, tienes un accidente que complique tu día a día.

Aglutinando toda esta información, encontramos seguros de vida entera, seguros de vida temporales, de riesgo o incluso de ahorro. Hay que analizar las características de cada uno y ver cuáles encajan mejor con todo lo que hemos explicado para tomar la decisión correcta. Y sí, incluso para negociar tu seguro con el banco a la hora de firmar la hipoteca.