Málaga

Teresa Domingo: "Me destituyen porque no he querido prevaricar"

  • Pomares degrada a la jefa de Protección Urbanística y elige a una técnico de la ITE como su sustituta

Comentarios 7

Los comentarios que durante meses apuntaban hacia la destitución de Teresa Domingo como jefa de departamento de la Gerencia de Urbanismo se vieron ayer plenamente cumplidos. A primera hora, en el despacho que el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, tiene en la Gerencia de Urbanismo, éste informó a Domingo de la decisión adoptada. La misma tiene lugar apenas ocho meses después de que el alcalde, Francisco de la Torre, consolidase su posición al colocarla al frente de un macroárea de Licencias y Protección Urbanística. Su vacante pasa a ser ocupada por Leonor Muñoz Pastrana, técnico de la ITE y presidenta del Colegio de Aparejadores.

Aunque el edil del PP eludió ayer precisar las razones de la decisión, Domingo sí tomó palabra tras meses de silencio, en los que los comentarios insistían en su salida del organigrama directivo. En una conversación telefónica mantenida con este periódico, que autorizó a reproducir, la ya ex jefa de departamento fue clara al indicar el que, a su juicio, ha sido el principal motivo de su cese: "Tengo la convicción de que me destituyen porque no he querido prevaricar".

Es decir, dictar una decisión arbitraria a sabiendas de que dicha resolución es injusta. Sus afirmaciones tienen como objetivo directo lo ocurrido desde principios de 2013 en la urbanización Villa Arenal, localizada en la parte residencial de Intelhorce. La labor de inspección desarrollada por su departamento en la zona permitió la apertura de unos 160 expedientes por obras ilegales en la urbanización, en algunos casos por el cierre de terrazas, la ejecución de barbacoas, aparcamientos, trasteros y hasta piscinas sin autorización para ello. Esta labor le generó una importancia fricción no sólo con los vecinos afectados sino también con la concejala de Cruz de Humilladero, Teresa Porras.

En ese primer momento, según relató, se eludió la apertura inmediata de los expedientes urbanísticos y se optó por mantener un primer encuentro con los vecinos, que tuvo lugar en el colegio de la barriada. En el mismo estuvo acompañada, entre otras, de la concejala del distrito, Teresa Porras. La finalidad era que informar a los residentes de la situación en la que se encontraban y conocer sus opiniones.

Los primeros cinco expedientes sancionadores y de restitución de la legalidad se abrieron en julio de ese mismo año; los últimos, en noviembre. La legislación a aplicar en estos casos fija la necesidad de desarrollar todo el procedimiento de esos expedientes en un año, siendo obligado volver a incoarlos de superarse ese periodo. Preguntada por la situación actual de las actuaciones, Domingo indicó que buena parte de las anomalías fueron o bien regularizadas por los propietarios, mediante la restitución de la legalidad y la imposición de las multas oportunas; el archivo de algunos casos al detectarse que no existía irregularidad alguna, y el mantenimiento de otros sesenta casos, "que se mantienen vivos".

De acuerdo con las declaraciones de la ex jefa del departamento, ella misma se inhibió en el control directo de estos expedientes por "enemistad" con varios de los vecinos afectados, a los que acusó de "amenazarla", y por tener familiaridad con uno de los técnicos del procedimiento. Sin embargo, "nunca habría permitido que los expedientes muriesen".

En este punto, ensalzó la labor realizada por los técnicos del área y negó que haya acosado y vejado a ningún trabajador, como el pasado martes puso de manifiesto el comité de empresa ante el gerente del organismo. En ese encuentro, incluso, los representantes de los trabajadores reclamaron la destitución de Domingo.

En el seno de Urbanismo, insisten en que el procedimiento de Villas Arenal sigue su curso, aunque no supieron precisar cuántas de las resoluciones se han ejecutado conforme a la decisión adoptada. Preguntada por las acciones que Urbanismo pretendía aplicar sobre los propietarios de Villa Arenal, Domingo aludió exclusivamente a lo que marca la legislación vigente. Una posición que, según trascendió meses atrás, generó fricción con la edil Teresa Porras, responsable del distrito de Cruz de Humilladero.

De hecho, según indicaron los propios vecinos a principios de año, el propio gerente de Urbanismo, José Cardador, se comprometió con ellos a ser "benevolentes" en la solución a los expedientes sancionadores abiertos. El objetivo de los vecinos era, en contra de lo marcado en los expedientes, no tener que demoler y mantener lo ejecutado de manera irregular presentando los proyectos correspondientes, abonando las tasas preceptivas y haciendo frente al pago de las sanciones pertinentes.

"Se me ha hecho un chantaje, me dijeron que mirase para otro lado porque tenía cosas parecidas a las que se denunciaban", expuso ayer Domingo a este periódico, al tiempo que consideró que en su salida ha podido prevalecer "el interés personal de alguna gente para que se tapen algunas ilegalidades; eso no lo haré jamás". Sin embargo, eludió mencionar con exactitud a quien se refiere. Sí aclaró que en ningún caso habla del alcalde, Francisco de la Torre, al dijo guardar "toda la lealtad". Sin embargo, sí lanzó un mensaje directo a los actuales responsables de la Gerencia. "Es difícil trabajar cuando quienes te ponen las zancadillas son tus jefes", sentenció.

Interpelado de forma directa por los motivos de la destitución de Domingo, el concejal de Ordenación del Territorio y Vivienda, Francisco Pomares, eludió concretarlos, asegurando que los mismos les fueron expuestos a la interesada en una reunión mantenida a primera hora de ayer. "No es por una sola cuestión, no hay una razón técnica; vas viendo que se necesita un cambio en el departamento", dijo, al tiempo que recordó que en el tema de Villa Arenal él mismo salió en defensa de la labor de Domingo. "Fue una actuación correcta desde el punto de vista técnico", afirmó.

"Ha sido una decisión mía, madurada a lo largo del verano y tomada desde principios de septiembre", enfatizó Pomares, quien consideró que con la misma se adopta la mejor medida para "el departamento, para la Gerencia de Urbanismo y para la propia persona". El edil valoró la labor desarrollada por Domingo y negó que la reunión del martes entre Cardador y comité de empresa, pidiendo su destitución, haya influido en la determinación finalmente adoptada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios