Málaga

El plan de De la Torre para el río incluye soterrar el tráfico en las dos márgenes

  • Hacia el sur, desde la Avenida de Fátima hasta eje litoral; hacia el norte, hasta Huerto de los Claveles

Comentarios 0

El punto del que partirá el Ayuntamiento de Málaga en el objetivo de diseñar el Plan Especial del Guadalmedina incluye como elemento sustancial la apuesta por soterrar el tráfico en ambas márgenes del río, logrando con ello una extensión considerable de espacio en superficie que sirva para la mejora de las conexiones de los barrios localizados en los laterales del cauce y generando grandes paseos peatonales. El planteamiento forma parte de la labor que viene realizando desde hace meses la ingeniería Incorp, colaboradora del equipo de José Seguí, cuya propuesta fue la ganadora en el concurso de ideas para actuar sobre el río, y que ahora participa en la tarea que viene desempeñando la Fundación Ciedes.

Según confirmaron varias fuentes próximas a la iniciativa, la firma dibuja diferentes escenarios alternativos y fases de ejecución para eliminar el tráfico en superficie desde prácticamente el puente de El Carmen hasta la calle Huerto de los Claveles, en dirección norte; mientras que en el sentido sur, el soterrado del viario se iniciaría en la Avenida de Fátima para culminar en el mismo eje litoral. Para suavizar el impacto económico de una intervención de esta envergadura, el equipo técnico lleva a plantear varias fases de actuación, de manera que las mismas sean ejecutadas en función de la capacidad económica y la voluntad política de las administraciones implicadas en el proyecto.

Estas líneas generales, abiertas a posibles adecuaciones por parte de los servicios municipales, se asemejan a las que integraron la propuesta ganadora de Seguí. La misma apuesta de manera clara por enterrar el tráfico, con el fin de aprovechar "las posibilidades de comunicación" que tiene este espacio. Por ello, se considera "conveniente compatibilizar la integración urbana del río con mantener las posibilidades de comunicación que permite su configuración" para "devolver el espacio al peatón no sólo del entorno más próximo al río sino también de otras zonas céntricas de la ciudad". En este marco de acción también se plantea una plataforma reservada para el transporte público.

En el caso del tráfico sur-norte, el plan de Incorp el paso soterrado se iniciaría en la Avenida Comandante Benítez, lo que posibilitaría ir cerrando al tráfico de paso de la zona del Ensanche Centro, reduciendo la aportación de calle Córdoba a la Alameda Principal, así como la entrada de tráfico a la Alameda desde la zona este buscando el norte por el eje Puerta del Mar-Atarazanas.

En este esquema, en el Puente de la Misericordia se permiten los accesos desde Alameda de Colón y Avenida de la Aurora, y en la Esperanza se permite la salida desde el soterramiento hacia Hilera-Atarazanas. En Pasillo de Santa Isabel se mantendrá el soterramiento sentido norte evitando en el Puente de la Aurora las interferencias con el movimiento transversal, donde se permitirá la incorporación desde la calle Mármoles al citado túnel. En la Avenida de la Rosaleda y la calle Huerto de los Claveles se mantendrá el soterramiento, permitiéndose en el Puente de Armiñán la salida a superficie a los movimientos de giros. En dicho puente se ha previsto una nueva intersección giratoria que permitirá todos los movimientos con dos fases, lo cual actualmente no es posible.

En el eje norte-sur (margen derecha del río), el soterramiento se iniciaría en la Avenida de Fátima, al rebasar el Puente de Armiñán, con una salida prevista hacia el eje Mármoles-Martínez Maldonado. En los Pasillos de Guimbarda y Santo Domingo se mantendrá la sección soterrada con una salida hacia San Jacinto. En la calle Hilera se mantendrá la incorporación actual al túnel sentido sur, y en el Puente de la Misericordia se mantendrá soterrado el movimiento sur y se aflorarán los giros hacia la Aurora y la calle Cuarteles. También se prevé la incorporación desde la Avenida de la Aurora al soterramiento que finaliza en el Pasillo del Matadero.

Dentro de esta misma propuesta, se incide en dotar de un espacio exclusivo en plataforma reservada para las líneas de la EMT y se mejoran las interferencias con las vías transversales. El equipo técnico defendía incluso desplazar hacia el centro la línea del Metro hacia la margen izquierda del río, para continuar hasta el Puente de calle Gounod. Una solución que nada tiene que ver con la finalmente puesta sobre la mesa por la Junta de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios