Málaga

La UMA crea una cátedra para estudiar el cambio climático y combatir sus efectos

Presentación de la Cátedra de Cambio Climático en el Rectorado de la UMA. Presentación de la Cátedra de Cambio Climático en el Rectorado de la UMA.

Presentación de la Cátedra de Cambio Climático en el Rectorado de la UMA. / M. H.

La Universidad de Málaga (UMA) y FYM HeidelbergCement se han unido para crear la Cátedra FyM de Cambio Climático cuyo objetivo es crear e impulsar el estudio, la investigación y el desarrollo de nuevas soluciones derivadas de esta realidad, con repercusiones en el ámbito social, económico y ambiental.

La Cátedra ha sido presentada este miércoles en el Rectorado de la UMA, en un acto que ha contado con la presencia del rector, José Ángel Narváez; el director de Estrategia y Transformación de Heidelbergcement Hispania (como representante de la empresa mecenas), Tomás Azorín, y el profesor de Botánica y Fisiología Vegetal Enrique Salvo Tierra, quien dirigirá esta iniciativa. Todos han estado arropados por responsables del sector productivo de la provincia, como representantes de la Cámara de Comercio, la Confederación de Empresarios y el Cluster Marítimo, entre otras organizaciones.

Esta Cátedra de cambio climático surge del interés de FYM Heidelbergcement Group para, con su mecenazgo, propiciar una Cátedra con investigadores de la Universidad que dedique su empeño a objetivos como profundizar en el conocimiento de las causas y consecuencias del cambio climático en la provincia de Málaga, así como estudiar las posibilidades de su mitigación, muy especialmente a través de procesos de economía circular.

También para incentivar la investigación, desarrollo e innovación de las distintas líneas de actuación en materia de lucha contra el cambio climático, que tenga como receptores los sectores productivos de la provincia y fomentar el conocimiento y la divulgación de los efectos del cambio climático y de las distintas formas de mitigación y adaptación.

FYM HeidelbergCement es una sociedad perteneciente a la filial española de la multinacional HeidelbergCement, que en Málaga es propietaria de la Fábrica de Cemento.

Salvo Tierra ha indicado que el desarrollo de las actividades de la Cátedra repercutirá de manera muy positiva en la sociedad y en la economía "y demostrará que los problemas de nuestro entorno inmediato pueden tener respuesta desde la Universidad, ya que desde la UMA queremos implicarnos en ser parte de las soluciones, desde nuestras capacidades docentes e investigadoras".

A su juicio, hay que saber sacar "el lado positivo a la crisis climática y nada mejor para ello que vigilar sus consecuencias y ponerse a la vanguardia de la investigación". Según ha puntualizado, por lo que se refiere al entorno más cercano, la crisis climática ya se evidencia de manera palpable en la cuenca mediterránea occidental, en especial en el Mar de Alborán y en las tierras de la provincia, con efectos importantes sobre la agricultura, la pesca, el turismo o el sector inmobiliario.

En este sentido, Azorín ha afirmado que el sector productivo está "en una situación histórica sin precedentes". En concreto, su empresa ha de asumir el reto de reducir emisiones en el momento en que se gesta el producto, una obligación (la de eliminar la huella del CO2) "en la que FYM-HeidelbergCement se ha involucrado desde el principio y que se pone de manifiesto con la puesta en marcha de esta Cátedra".

El rector, por su parte, ha agradecido la presencia de los representantes empresariales, algo que, ha dicho, "da un sentido eminentemente práctico a la Cátedra de Cambio Climático y demuestra que trabajamos más allá de la difusión del conocimiento y la ciencia".

A juicio de Narváez, es muy importante el trabajo de las cátedras en unos momentos como estos, "donde la pandemia de la COVID se lleva todo por delante". Ha indicado que hay que afrontar el cambio climático al igual que al coronavirus: "trabajando por combatirlos. No podemos quedarnos parados y menos desde una universidad pública".

La Cátedra pretende ser un foro de integración de investigadores de la UMA, especialmente de su Facultad de Ciencias, en línea con la agenda de la política de la Unión Europea en materia de investigación e innovación y con el objetivo de diseñar medidas de mitigación y adaptación frente a los efectos del cambio climático, como pueden ser las soluciones basadas en la naturaleza para la renaturalización de las ciudades, con el fin de lograr unas sociedades mas sostenibles y resilientes.

Entre otras actividades, la Cátedra impulsará el diseño de cursos específicos, la colaboración en másteres y otras acciones docentes, conferencias y seminarios, apoyo a la realización de trabajos de fin de estudios, desarrollo de líneas de investigación, transferencia de conocimientos en el marco de la Cátedra y jornadas divulgativas científicas y tecnológicas.

Se trata de un completo programa de actuaciones que, en principio, se desarrollará durante dos años prorrogables, con el convencimiento de que aportará grandes beneficios ambientales, sociales y económicos para Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios