Málaga

La UMA ante el reto de cerrar la brecha de género en carreras estereotipadas

  • Las ingenierías y Educación Infantil son las titulaciones con más desigualdad de género

  • La delegada del rector defiende que la Universidad debe ser "referente en el respeto"

Isabel Jiménez Lucena, delegada del rector para la Igualdad y la Acción Social de la UMA. Isabel Jiménez Lucena, delegada del rector para la Igualdad y la Acción Social de la UMA.

Isabel Jiménez Lucena, delegada del rector para la Igualdad y la Acción Social de la UMA. / javier albiñana

La presencia de mujeres en el mundo laboral se concentra en aquellas ocupaciones que guardan mayor relación con los roles que históricamente la sociedad les ha atribuido, y lo mismo sucede con los hombres. La Universidad de Málaga (UMA) es consciente de que esta realidad parte, en muchas ocasiones, de las aulas universitarias, donde también existe una brecha de género. Por eso, en el curso académico que se acaba de inaugurar, la Unidad de Igualdad de la UMA se ha propuesto como uno de sus principales retos el de disminuir esta brecha y romper con las "carreras estereotipadas".

Las ingenierías, junto a otras titulaciones como Educación Infantil, serían los ejemplos más claros. La delegada del rector para la Igualdad y la Acción Social, Isabel Jiménez Lucena, explica que tanto una como otra "son carreras muy estereotipadas donde tenemos una imagen muy definida del género". "El ingeniero, varón, y la educadora y cuidadora de niños pequeños, mujer", subraya. Ambas visiones constituyen un problema que "nos preocupa mucho", insiste.

En las carreras de ingeniería el porcentaje de alumnas y de profesoras permanece estancado en el 20%, pero la brecha es aún más grande en Educación Infantil, donde el año pasado únicamente se graduó un alumno, frente a un centenar de alumnas. "Cambiar esto sabemos que es una maratón y que no se trata de resolverlo en un día", reconoce Jiménez, al tiempo que asegura que la institución tiene "claro" cuáles son las líneas en las que hay que trabajar.

En su opinión, la "coeducación" es el camino a seguir. "No se trata de que las mujeres nos preocupemos solas por la igualdad, sino que ambos, mujeres y hombres, tenemos que hacer un esfuerzo", explica, insistiendo en que se trata de un problema que se debe abordar en otros niveles educativos. En este sentido, este curso la UMA continuará con una iniciativa en la que profesoras universitarias de las ingenierías visitan institutos para dar charlas a estudiantes con el objetivo de "que las niñas tengan como referente a una mujer ingeniera que trabaja y que da clases en la Universidad". Además de seguir trabajando en esa línea, uno de los retos es impulsar este tipo de acciones también para que la presencia de hombres en Educación Infantil sea mayor, algo en lo que la Unidad de Igualdad de la UMA está ya trabajando junto con el Decanato de la Facultad de Ciencias de la Educación.

Otra de las cuestiones que preocupa a la UMA es todo lo relacionado con el acoso sexual. En 2016 se puso en marcha un protocolo cuyo principal objetivo era la prevención. Desde entonces, según la delegada, se han producido varias consultas de alumnas que "se han sentido ofendidas porque sus compañeros hacen comentarios sexistas". "Hay muchas actitudes machistas causadas por el paternalismo en el que vivimos", comenta Jiménez, que considera que "es muy necesario clarificar las cosas" para que las mujeres -y también los hombres- "sean capaces de identificar cuándo se ven envueltas en situaciones de acoso". Así, afirma, se ayuda a "poner freno a situaciones más graves" tanto dentro como fuera de las aulas.

La Unidad de Igualdad tiene previsto avanzar en esta línea para "conseguir que esta universidad sea referente en el respeto a otras personas". Entre otras acciones, se llevará a cabo una campaña de difusión en los distintos campus basada en la instalación de señales permanentes con las que la igualdad y la lucha contra la violencia y el acoso sean algo "cotidiano". Por otro lado, Jiménez resaltó la labor realizada a raíz del Protocolo de transexualidad, transgeneridad e intersexualidad que ha contribuido a "cambiarle la vida a varias personas".

En los dos años de andadura de esta Delegación en la UMA, el principal objetivo ha sido lograr una igualdad "real y efectiva", mediante políticas centradas en cuatro ejes fundamentales: La sensibilización y la formación en igualdad; la investigación con perspectiva de género; una docencia que trabaje por esa sensibilización y formación, y la conciliación de la vida personal, familiar y profesional. La unidad se apoya en la denominada Red de Igualdad integrada por los distintos colectivos de la comunidad universitaria -estudiantes, PDI y PAS- y cuya función es detectar las necesidades que los distintos centros y actores universitarios tienen en materia de género. El reto para este curso académico es, precisamente, reforzar los lazos de esta Red y potenciarla con la participación de los consejos de estudiantes constituidos ya en los distintos centros.

En el plano de la formación, Jiménez valora los esfuerzos de la UMA por "abrir la Universidad a la ciudadanía, a través de los cursos del MUMA, el aula de igualdad en colaboración con la Diputación. Y en este punto, añade que la institución académica está trabajando en una oferta de titulaciones propias en materia de igualdad, para que cualquier profesional fuera de la comunidad universitaria tenga la oportunidad de recibir una formación específica desde la perspectiva de género. "Todos los profesionales deben tener esa formación en igualdad de género, en especial los que están en contacto con el problema de la violencia de género, como la judicatura, pero también la sanidad o la educación", sostiene Jiménez. "Este es otro de nuestros empeños", concluye. La idea es avanzar en este sentido a lo largo del presente curso, para poner en marcha estas titulaciones a partir del siguiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios