Málaga

La Universidad de Málaga impulsa un laboratorio de encuestas pionero en España

  • El centro permitirá vincular la sociología con la ingeniería informática y la inteligencia artificial

Vista del campus de la Universidad de Málaga. Vista del campus de la Universidad de Málaga.

Vista del campus de la Universidad de Málaga. / Javier Albiñana

La Universidad de Málaga va a contar en los próximos meses con un laboratorio de encuestas pionero en España, en el que, como elemento más destacado, se vinculará la sociología con la ingeniería informática y la inteligencia artificial. Esta especio, bautizado como Laboratorio de Encuesta Multicanal-Big Data, formará parte del Centro de Investigación Social Aplicada (CISA), "especializado en el estudio demoscópico aplicado a la investigación social, y la transferencia a la sociedad". 

Para avanzar esta línea de acción, la UMA acaba de activar el concurso mediante el que contratará la compra e instalación de la infraestructura "avanzada", tanto en la recogida de datos a través de instrumentos multicanal, como para el análisis y su almacenamiento. El contrato incluirá servidores y equipos de computación para ser utilizados en computación de alto desempeño y alta disponibilidad; dispositivos móviles para ser utilizados en el despliegue de investigaciones sociológicas y encuestas; así como para el desarrollo de aplicaciones móviles para mejorar las investigaciones sociológicas, y software especializado para la realización de encuestas telefónicas (cati), presentación y análisis de datos demoscópicos. 

Todo ello con un valor de partida de 434.748 euros (IVA incluido). El plazo de desarrollo de este contrato es de 60 días. Las empresas interesadas en optar al mismo tienen hasta el 21 de diciembre próximo para formular sus proposiciones.

Tal y como exponen desde la UMA, en la actualidad son dos las tendencias para el análisis de la opinión pública. De un lado, los estudios que se centran en recoger lo que la gente opina a través de diferentes canales de administración (CAPI, CATI, CAWI); y, de otro, analizar lo que la gente hace y/o su comportamiento a través de internet (Big data). "Ambas estrategias de estudio son importantes, y tienen puntos fuertes y débiles", destacan. El objetivo que se marca la Universidad con la creación de este laboratorio es el de "combinar las dos metodologías de forma interrelacionada, complementándose y corrigiendo las desviaciones de ambas". 

"Una de las particularidades de este laboratorio es que va a contar con sociólogos e ingenieros", explicó Luis Ayuso, profesor titular de Ciencias Económicas y Empresariales de la UMA y subdirector del CISA. A este elemento hay que agregar otro de consideración: "Lo que vamos es a analizar la información solicitada y la no solicitada, es decir las cosas que sabemos que haces pero no me dices". 

La posibilidad de disponer de toda esta información, usando para ello los métodos tradicionales de encuestas y el análisis de los denominados ecosistemas digitales, abre un campo de gran dimensión a la hora de realizar experimentos con los que saber "por dónde va la opinión pública". "Hay empresas demoscópicas que dicen que también hace Big Data, pero lo que nosotros pretendemos es algo muy potente, porque tenemos un equipo de ingenieros muy bueno", expuso, apuntando que hay algo parecido a esta iniciativa en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts).

Pero este laboratorio no estará solo. De hecho, la UMA ya prepara una segunda licitación con la que activar la creación de un segundo centro de análisis cualitativo "de imágenes y de emociones". "Lo que miraremos serán símbolos, podemos medir emociones a través del Big Data, poder analizar discursos; en el CISA juntaremos los dos laboratorios", precisó. La suma de las dos actuaciones tiene un valor próximo a los 800.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios