Infraestructuras

Urbanismo ya prevé doble turno para acabar reurbanización de la Alameda antes de Semana Santa

  • No estar para finales de marzo podría parar la obra cerca de un mes ante la necesidad de adecuar la zona al paso de las procesiones

Trabajos que se ejecutan en este momento en el eje central de la Alameda. Trabajos que se ejecutan en este momento en el eje central de la Alameda.

Trabajos que se ejecutan en este momento en el eje central de la Alameda. / S. Sánchez

El último horizonte temporal manejado por la Gerencia de Urbanismo para culminar la reurbanización de los ejes central y sur de la Alameda Principal, finales del mes de marzo, se mantiene intacto. Aunque para ello las empresas adjudicatarias de sendas intervenciones tendrán que acelerar el actual ritmo de intervención. Una circunstancia que hace que desde el organismo municipal y las propias contratas estén ya barajando seriamente la puesta en marcha de dobles turnos de trabajo.

La necesidad es especialmente clara en el caso de la parte central de la avenida, la única que se mantendrá abierta al tráfico rodado una vez concluya la obra, con cinco carriles (tres para transporte público y dos para tráfico privado en sentido este-oeste), donde la percepción visual deja entrever una velocidad de intervención menor de lo previsto y donde la necesidad de reajustar el proyecto de construcción de una nueva canalización de saneamiento trastocó el calendario.

Ejecución de micropilotes junto a uno de los ficus de la Alameda. Ejecución de micropilotes junto a uno de los ficus de la Alameda.

Ejecución de micropilotes junto a uno de los ficus de la Alameda. / S. Sánchez

Sirva de base que la reurbanización de esta sección fue contratada por 1,5 millones, con un compromiso de finalización de seis meses, a contar desde la firma del contrato, lo que ocurrió el 19 de mayo del año pasado. De acuerdo con este punto de arranque, esa parte de la operación tendría que haber estado acabada en la parte final de noviembre. Pasan ya dos meses desde ese tope y aún resta buena parte del tajo por ejecutar.

Ante esta situación, según fuentes cercanas a la operación, se maneja la posibilidad de que Verosa, adjudicataria de la denominada fase dos de la nueva Alameda, tenga que duplicar los turnos. Esta posibilidad ya estaba contemplada en el pliego de condiciones original. La premura con la que se maneja Urbanismo en ambas fases de la intervención está muy directamente relacionada con el riesgo que supondría alargar la terminación al mes de abril, dada la coincidencia con la celebración de la Semana Santa.

De hecho, de ocurrir esto, en el ente municipal se maneja una incidencia directa de al menos tres semanas sobre el programa de trabajo. Una primera se vincula al levantamiento del recinto de obra y la adaptación del espacio para el paso de las procesiones de las cofradías así como para la colocación de las tribunas para los asistentes; una segunda, con el desarrollo de la propia Semana Santa, y una tercera, con la reposición de los ejes central y sur de nuevo para la continuación de los trabajos.

En el plano político, un hipotético alargamiento de los plazos dejaría al alcalde, Francisco de la Torre, que opta nuevamente a la reelección a las municipales de mayo, sin inauguración oficial posible. La Ley Electoral prohíbe cualquier inauguración o acto de propaganda institucional desde el momento en que, por decreto, sean convocados los comicios, previstos para el 26 de mayo. Ello hace que la limitación sea efectiva desde mes y medio antes.

La situación se antoja más favorable en el caso del lateral sur, adjudicada a una filial de Eiffage, Serrano Aznar Obras Públicas, S.L., por unos 3,7 millones. La firma del contrato tuvo lugar el 23 de agosto, con lo que su desarrollo debería estar concluido a finales de febrero. En este sector, el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, sí cree posible que para abril esté acabada.

La operación, convertida en el proyecto estrella del Ejecutivo en el presente mandato, va a traer consigo la segunda gran transformación en la historia de la Alameda, generando un espacio peatonal superior a los 23.000 metros cuadrados. A las fases actualmente en manos municipales hay que agregar una tercera etapa vinculada a la construcción del tramo del Metro entre el puente de Tetuán y la estación Atarazanas. Tras meses de dudas, la Junta finalmente asumirá toda la pavimentación del tramo entre el puente de Tetuán y la calle Larios.

No obstante, previamente el Ayuntamiento tiene que dar respuesta a la renovación de las infraestructuras soterradas en el tramo entre Puerta del Mar y Larios, ya en licitación y con un valor próximo al millón de euros. No parece previsible que la adjudicación tenga lugar antes de marzo, momento a partir del cual habrá que contar unos tres meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios