Vendimia 2019 Málaga Una buena cosecha la de 2019

  • La escasez de lluvia evita que el fruto coja humedad y con ello la aparición de hongos

  • El mercado principal de los vinos malagueños es la provincia, donde cada vez se aprecian más

Dos personas trabajan en la vendimia de la Axarquía. Dos personas trabajan en la vendimia de la Axarquía.

Dos personas trabajan en la vendimia de la Axarquía. / M. H.

Comentarios 0

Después de tres semanas de vendimia, los viticultores malagueños están satisfechos con la cosecha. Si bien es menor que la de años anteriores, la calidad de las uvas moscatel de Alejandría vislumbran buenos vinos de la Denominación de Origen Málaga, Sierras de Málaga y Pasas de Málaga. Las muestras recogidas por los enólogos confirman los indicios que ya se presumían ante un año meteorológico con escasas lluvias.

De hecho, desde el Consejo Regulador explicaron que este año no se han producido, incidencias climáticas reseñables que hayan tenido influencia directa en la producción vitícola, ya que la temperatura media en el periodo vegetativo se ha mantenido en el promedio histórico, y las precipitaciones acumuladas desde el otoño, invierno y primavera han sido algo menores que la media histórica, un 20 por ciento aproximadamente. Ha sido ahora en el mes de agosto, en plena vendimia, cuando los agricultores han temido porque las altas temperaturas o el terral pudiese afectar a la uva deshidratándolas. Circunstancia que afortunadamente no se ha producido.

“Este año van a salir muchos menos kilos pero de mucha calidad. No hemos encontrado parcelas con hongos y estos es porque ha llovido poco y se elimina la humedad de la planta”, explicó el responsable de la Bodega Antonio Muñoz Cabrera (Dimobe), Juan Muñoz quien también hizo referencia a la diversidad orográfica de la provincia de Málaga diferenciando entre las viñas que están en solana o en umbría. “La Axarquía, la gran ventaja que tiene es que está muy ventilada, y la planta siempre está seca. Tiene poco rocío, y por tanto no prolifera el hongo”, añadió.

Hongos como el mildiú que en 2011 provocó pérdidas en esta comarca de hasta el 80 por ciento. Ésta plaga se produjo por las intensas lluvias de abril y mayo y deja a los racimos secos con muy pocas uvas aprovechables. Además, al tocar la levadura, merma el aroma. Este año, en Málaga, la estimación del Consejo Regulador es de 4 millones de kilos de uva en toda la provincia.

En Dimobe, por ejemplo, de las 36 hectáreas donde recogen uvas -principalmente moscatel de Alejandría- de la treintena de agricultores con los que trabajan, sacarán entre 160.000 y 170.000 kilogramos. “Eso representa alrededor de 100.000 litros de vino de todas las variedades que tenemos de la Denominación de Origen Sierras de Málaga y Málaga. Son menos kilos que otros años, pero de mucha calidad. Es una uva muy sana”, aseveró Muñoz.

Una afirmación que comparten los gerentes de la bodega Jorge Ordóñez, Pablo López y de Ucopaxa, Salvador Muñoz. “Hay menos uvas que el año pasado que fueron 700.000 kilogramos, y este año no llegaran a 500.000 kilogramos, pero es una buena cosecha. Es de calidad”, señaló el responsable de esta cooperativa ubicada en Almáchar y de donde saldrán 340.000 litros de vino dulce, natural, joven, afrutado, vermut y mistela.

La primera vendimia es la que se lleva a cabo para los vinos blancos jóvenes – Denominación de Origen Sierras de Málaga - y se inició en la zona más occidental de la Axarquía, concretamente, en Moclinejo, Almáchar, El Borge e Iznate. Estos días – y siempre según la zona y condiciones climatológicas de la viña - toca para los dulces naturales y la próxima semana para los naturalmente dulces cuyas uvas tienen que ser asoladas. En unas parcelas incluso ya se están tendiendo las uvas para transformarlas en pasas. En la Axarquía se extienden desde estos pueblos viñeros por excelencia a los Montes de Málaga y a zonas cercanas al pico de La Maroma en Canillas de Aceituno y Sedella. En la parte más oriental de esta comarca se encuentran en Cómpeta, Torrox, Sayalonga y Arenas.

“La previsión de esta bodega es de recoger 230.000 kilos. La producción será menor que la de otros años pero de mejor calidad, o al menos es lo que se deducen de las muestras recogidas a lo largo de estos veinte días. Esto se traduce en 140.000 litros de vino”, aportó López.

Las impresiones de los viticultores las refrenda el Consejo Regulador estimando que tanto para los vinos secos Sierras de Málaga, cuya vendimia ya ha finalizado, como para los dulces que ahora se inicia, “la calidad de la uva es buena o muy buena”. También en la Serranía de Ronda, cuya vendimia también ha empezado esta segunda quince de agosto. La de Manilva, al igual que en la Axarquía, parece algo menor de lo habitual y también “la calidad de la uva es buena o muy buena”.

En esta segunda quincena de agosto, la vendimia se centra en los vinos dulces

Para los viticultores malagueños la reducción de los kilos en esta campaña no supone ningún problema ya que de sus bodegas sale todos los años la producción que actualmente requiere el mercado. Y si bien, está creciendo, sigue siendo local dado que la oferta nacional es amplísima.

“El interés por nuestros vinos está en Málaga, y cada vez más, de hecho se han incrementado las ventas, pero es imposible asentarse fuera porque hay muchos y muy buenos productos”, explicó Muñoz quien tiene una veintena de variedades, algunos de ellos con primeros premios como Arcos de Moclinejo Seco o Mezquita Oro como Zumbral, Piamater y Tartratos.

“Es difícil que pidan fuera vinos de Málaga. Fuera, se siguen manteniendo los tradicionales, los dulces, que es con lo que la gente está identificada”, añadió el responsable de Dimobe quien no obstante ha conseguido colocar algunos de sus vinos en establecimientos de restauración estratégicos del país y exporta a una decena de países como Inglaterra, Suiza, Francia, Dinamarca, Alemania, Letonia o Hong Kong.

Es el caso de Bodegas Ordóñez, cuyo moscatel seco Botani fue servido en la ceremonia de los Premios Nobel y en naturalmente dulce Nº2 Victoria en el cumpleaños de la Reina Isabel II de Inglaterra. “Nuestro mercado está en Málaga, y en España. Entre el 10 y el 15 por ciento sale a Estados Unidos, y alrededor de un 10 por ciento a Europa. Es un vino más autóctono, su mercado está en la ciudad”, confirmó el gerente de esta bodega que en Málaga elabora ocho variedades diferentes de vinos blancos, rosados y dulces.

Los vinos de Málaga sigue siendo reconocidos a nivel nacional por el dulce

“Nuestra producción está adaptada a las necesidades del mercado por eso no afecta que haya menos uvas y sí es satisfactorio que sean de más calidad”, agregó López cuya bodega trabaja con entre 30 y 40 agricultores que como en el caso de las otras, conocen las pautas y los procesos que deben seguir meticulosamente durante el cultivo, maduración y vendimia.

En Ucopaxa, también la mayor parte de sus vinos se quedan en Málaga. Muchos se venden a granel por el resto de España y comercializan las marcas El Pasero, Dama de la viña, Monte faco, Vermut Monte faco. Cuentan con 700 agricultores asociados, productores de uva moscatel en la comarca. “Cada vez hay más interés por los vinos de Málaga pero también son muchos los nuevos retos que hay que afrontar”, resalta el gerente de Ucopaxa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios