Málaga

Veterinarios se personan en el caso de maltrato de la protectora de Marbella

  • El Colegio basa su decisión en algunos de los delitos que se investigan, como el intrusismo

Bote de eutanásico encontrado pro la Guardia Civil en las instalaciones de Triple A.

Bote de eutanásico encontrado pro la Guardia Civil en las instalaciones de Triple A. / m. h.

Al igual que hizo en el caso del presunto maltrato animal en la protectora Parque Animal de Torremolinos, juzgado esta misma semana, el Colegio Oficial de Veterinarios de Málaga se ha personado en la investigación que dirige el Juzgado de Instrucción número 3 de Marbella sobre la Sociedad Amigos de los Animales Triple A, dedicada desde hace 25 años a la recogida de animales abandonados y perdidos en las zonas de Marbella y San Pedro de Alcántara.

El colectivo informó el pasado jueves al juzgado de su decisión mediante un escrito, que está a la espera de ser aceptado mediante providencia del juzgado y que supondrá darle traslado de parte de las actuaciones desarrolladas hasta ahora en la investigación, que comenzó hace justo un año tras la denuncia de varios particulares bajo la operación Tribet llevada a cabo por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. A falta de conocer con detalle los hechos que se investigan, y que hasta la fecha ha supuesto la detención de al menos cinco personas y otros 13 investigados, el Colegio de Veterinarios basa su decisión, según pudo saber este periódico, en los presuntos delitos de maltrato animal e intrusismo profesional que se le imputan a algunos de ellos.

De lo que hasta el momento ha trascendido de la investigación sobre la Triple A, la Guardia Civil ha determinado que la protectora realizaba presuntamente el sacrificio de animales "sin ningún tipo de criterio clínico, sin anestesia previa y en algunos casos aplicando el producto Eutanax en dosis inadecuadas, lo que provocaba sufrimiento para el animal". Además, supuestamente sacrificaban animales sanos, incluso muchos cachorros de perros y gatos que serían fácilmente adoptables, con el fin de ahorrar costes.

Los agentes determinaron que estos sacrificios eran realizados por personal no facultativo para prácticas veterinarias, por lo que también se les acusa de expedir recetas veterinarias utilizando un sello oficial y falsificando la firma del veterinario o las rabias en los pasaportes de los animales para que pudieran viajar al extranjero.

Lo más llamativo, según el Seprona, es que la Protectora de animales Triple A se publicita como una organización benéfica que "ofrece una espera digna mientras se encuentra un hogar para ellos". Además era notoriamente conocida por su política de sacrificio cero, causa por lo que había recibido grandes elogios de particulares y colectivos y numerosas ayudas y donativos de personas que "eran engañadas con este tipo de publicidad", según el Seprona. De la investigación llevada a cabo, también se deduce cierto oscurantismo en los fines del dinero que recibía por actividades no permitidas. Y es que, según informó la propia Guardia Civil, la asociación presuntamente desviaba los fondos a fines distintos a los estipulados en sus estatutos, como cenas, comidas y ropa, y que eran incluidos como gastos en la contabilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios