Málaga

Un acusado de maltrato de cada 450 pierde el derecho a visitar a los hijos

  • Los jueces de Málaga suspenden las visitas a 19 de los 8.089 hombres denunciados

Solo un acusado de maltrato de cada 450 ve suspendidas las visitas a sus hijos. Los jueces de Málaga han recibido 8.089 denuncias por violencia machista entre enero de 2012 y marzo de 2013. Durante este tiempo han dictado 4.297 medidas penales y civiles orientadas a proteger a la mujer. Han acordado, por ejemplo, encarcelar a 142 hombres, el alejamiento de la víctima de otros 1.172 y la salida del domicilio familiar de 201 más. Sin embargo, únicamente han suspendido el régimen de visitas a 18 de esos hombres y durante todo este periodo jamás han retirado la patria potestad a ninguno.

La única medida judicial que se ha adoptado Málaga en esos 15 meses ha sido la suspensión de la guardia y custodia de menores a hombres que la tenían atribuida y que se han visto involucrados en procedimientos por violencia de género.

Los datos demuestran la resistencia de los jueces a limitar la relación con los niños de aquellos padres sobre los que pesan acusaciones de violencia machista, frente a determinados sectores sociales que sí demandan que se restrinjan los derechos de los maltratadores con sus hijos.

"En realidad las visitas sólo se suspenden cuando la violencia también se ejerce sobre los menores o si influye mucho en la estabilidad de esos niños, pero es excepcional. Los tribunales tienen a garantizar el contacto del progenitor con los hijos siempre que no existan daños", apunta la abogada de familia Amalia Moreno.

Las restricciones en la patria potestad, la guardia y custodia y las visitas se introdujeron para los casos de maltrato con la Ley Integral contra la Violencia de género (LO 1/2004). La norma advierte que son opciones aplicables siempre que exista un riesgo claro de perjuicio para los niños. Sin embargo, los tribunales han hecho un uso muy discreto de esta potestad. En general se entiende que la violencia ejercida contra una mujer no afecta a la idoneidad del agresor para ejercer su papel de padre. Los jueces prefieren, por ejemplo, recurrir a los puntos de encuentro dirigidos por profesionales para que cada parte recoja a los hijos y evitar reencuentros que puedan dar lugar a episodios violentos.

El asunto llegó al Congreso en junio cuando el grupo parlamentario socialista propuso una modificación del Código Civil para que se retire la guardia y custodia, además del régimen de visitas de los hijos a los padres condenados o imputados por delitos de violencia de género. Una de las opiniones que subyace bajo este postulado es que está emergiendo un nuevo patrón en la violencia de género consistente en ejercer el daño sobre los niños.

Las estadísticas que recoge el Observatorio de la Violencia de Género indican, por otra parte, que en el primer trimestre de este año se ha producido un significativo descenso del maltrato machista en Málaga. Entre enero y marzo de 2013 los juzgados de Málaga han registrado 1.700 asuntos, cifra que supone un descenso del 12% respecto al último trimestre de 2012.

En estos tres meses 208 hombres se han sentado en el banquillo para ser juzgados por delitos de estas características , de ellos 138 fueron condenados, cifras muy similares a las obtenidas en trimestres anteriores.

Los datos que maneja este Observatorio dependiente del órgano de Gobierno de los jueces, dan cuenta también del notable aumento que se ha producido en la retirada de denuncias. La retractación o desistimiento es una característica propia de este tipo de delitos. Es frecuente que las víctimas, unas veces por presión de su entorno y otras convencidas por las promesas de cambio del maltratador, retiren la acusación, dejando los procedimientos prácticamente sin posibilidades de éxito.

En el primer trimestre de este año se han registrado 292 renuncias, un 8% más que en el último de 2012 (270 retractaciones) y un 25% por encima de las que se produjeron en el mismo periodo del año anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios