infraestructuras Satisfacción general en el sector por la decisión

Un aeropuerto con apellido Costa del Sol

  • Fomento acepta la petición de los hoteleros para que el aeródromo se llame Málaga-Costa del Sol para favorecer el conocimiento de la marca en el mercado turístico

Comentarios 2

El aeropuerto de Málaga cambia de nombre. Bueno, en realidad, lo complementa con el distintivo Costa del Sol. Así lo ha acordado el Ministerio de Fomento tras la petición que el Pleno del Ayuntamiento de la capital realizó el pasado 30 de septiembre cuando realizó esta demanda "en base a razones de interés regional y turístico, con el objetivo estratégico de favorecer el conocimiento de la marca Málaga-Costa del Sol en el mercado turístico".

Lo que nadie sabe precisar, con números objetivos, es el beneficio real que tiene este paso en la ampliación de la denominación de un aeropuerto que a nivel internacional tiene el distintivo de AGP, nada que lo vincule a Málaga, y que en numerosas ocasiones es bautizado como Pablo Ruiz Picasso, nombre que únicamente responde a la segunda terminal del aeródromo. A pesar de ello, los responsables originales de la iniciativa, los integrantes de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) se muestran satisfechos con la acción.

"Fuimos nosotros los que hicimos la petición porque la realidad es que muchos de los que vienen sólo identificaban el aeropuerto de Málaga pero no su vinculación con la marca Costa del Sol", expone Francisco Moro, vicepresidente del ente. A su juicio, el efecto real de esta determinación adoptada por Fomento es que va a permitir a ojos de todos "unir ambas marcas".

"Es más para que la gente asocie las dos denominaciones y que cuando lleguen al aeropuerto sepan que están ya en la Costa del Sol", apunta, al tiempo que admite que el beneficio de esta medida "es de imagen y de marketing". En esta misma línea, el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Málaga, Elías Bendodo, considera "importante" el paso adoptado, al objeto de que los millones de visitantes que llegan a la provincia por la puerta del aeródromo sepan que "Málaga y la Costa del Sol son referentes turísticos".

También desde el Patronato de Turismo de la Costa del Sol ensalzaron la decisión. La gerente del organismo, Ana Gómez, consideró "un éxito" del sector el cambio de denominación del aeropuerto, aunque subrayó la necesidad de sumar a esta acción otro paso "más importante": el cambio de etiqueta o código IATA. Es decir, que AGP, como se conoce al aeropuerto internacional malagueño, se cambie por SOL. "Sería una promoción diaria, seríamos el primero en incluir sol, que, además, a nivel internacional es lo que más nos vende", dijo.

Estas instalaciones aeroportuarias remontan su origen al 1 de septiembre de 1919, cuando Didier Daurat, primer director del aeródromo de la capital, inauguró la primera aerolínea comercial Toulouse-Casablanca y por ende el campo de aviación de Málaga. Y tras aquellos inicios, hoy acoge tres terminales y un movimiento de viajeros que lo convierten en el tercero de toda la península.

No es la primera gran infraestructura de Málaga que en los últimos meses ha visto cómo su nombre se amplía. El otro ha sido el de la estación de Renfe, conocido originalmente como estación María Zambrano y que tras varias reclamaciones pasó a ser llamada Estación Málaga-María Zambrano. Fue el PSOE la formación que presentó la iniciativa en el Congreso de los Diputados, donde recibió luz verde. El cambio se plasma en los carteles que hay en la propia estación, así como en los billetes y resto de información.

Otro caso conocido en la capital de la Costa del Sol es el del hospital Carlos Haya, donde la Junta autorizó el cambio de nombre, por corresponder el mismo al de un antiguo piloto franquista. IU inició una campaña para transformar este nombre por el de Blas Infante, que sin embargo, aún no se ha hecho efectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios