Málaga

El alcalde desautoriza a Caneda y descarta el derribo del Astoria

  • De la Torre cierra la puerta abierta por su concejal de Cultura a tirar el edificio y ampliar la plaza e insiste en la posibilidad de hallar un socio privado para hacer un equipamiento

Comentarios 2

La vía abierta por el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, Damián Caneda, de demoler la manzana de los antiguos cines Astoria y Victoria en caso de no hallar una empresa privada en condiciones de afrontar la construcción de un edificio "singular" en la parcela, acaba de ser tapiada en el acto por el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre. El regidor, en un claro mensaje de desautorización a su edil, rechazó cualquier opción de tirar abajo estas edificaciones, cuya adquisición le ha costado a las arcas municipales del orden de 20 millones de euros, para ampliar la Plaza de la Merced y sólo vinculó esa acción al momento en que se tenga que levantar un inmueble de nueva planta.

"La plaza queda mejor de esta forma; si se abre, no es tal plaza, sino que es otro tema distinto", afirmó, en clara contradicción con la valoración de Caneda, para el que si no se logra un acuerdo para levantar en este espacio un equipamiento que enriquezca la zona, es preferible "el vacío". Argumento al que De la Torre opone su punto de vista. "En el proyecto de rehabilitación de la Plaza de la Merced hemos hecho una clara apuesta por recuperar el aire del siglo XIX y, aunque ese edificio no existía entonces, era otro, históricamente no es una parcela que haya estado libre, por tanto, esa fidelidad histórica tenemos que conservarla".

Las expectativas sobre las posibilidades reales de encontrar socios en este proyecto, que en origen De la Torre bautizó como Museo de Museos, también constata ciertas discrepancias entre ambos miembros del equipo de gobierno del PP. Mientras Caneda admitía la complejidad de que estén en disposición de afrontar una inversión de esta envergadura, el alcalde se mostró convencido de que se alcanzará algún acuerdo de colaboración público-privada. "Lo importante es que existe posibilidad de hacerlo y a mí nadie me ha demostrado ni Damián Caneda me ha dicho que no sea posible, al contrario", expuso, al tiempo que apostilló: "Entiendo que sigue abierto ese tema y no renuncio a ese edificio y a ese uso".

Por lo que dio a entender el alcalde en su exposición, la opción de hallar colaboración en esta infraestructura pasaría no por dedicar en su totalidad el hipotético y futurible inmueble a uso cultural, sino sólo parte del mismo. Una acción con la que, parece, el Ayuntamiento estaría buscando que la firma interesada pudiese encontrar viabilidad económica a la intervención. El escollo evidente es que esta misma fórmula es la que está analizando el equipo de gobierno para el edificio de la esquina de oro y para los 20.000 metros cuadrados de Tabacalera tras el fiasco de Art Natura.

En lo que sí están de acuerdo el alcalde y el concejal de Cultura es en que la importante inversión realizada en la adquisición de esos edificios debe estar destinado a la construcción en esa parcela de un equipamiento de referencia. "Un edificio singular porque es una parcela singular, que está en un sitio estratégico", apuntó.

La opinión de los grupos de la oposición, PSOE e IU, fue de discrepancia. El portavoz de IU, Pedro Moreno Brenes, insistió en la defensa que su formación viene realizando para que se demuelan estas construcciones, al objeto de crear "una gran plaza de la Merced". "Nosotros hemos mantenido eso antes, lo mantenemos ahora y vamos a seguir en esa postura", dijo. Por su parte, el PSOE, que ya propuso que este espacio acogiera un centro de artes audiovisuales, abogó por mantener las edificaciones, aunque adecentándolas, mientras se convoca un concurso para estudiar todas las opciones. Alternativas que, según el viceportavoz socialista, Carlos Hernández Pezzi, pueden pasar por un edificio cultural subterráneo y una plaza en superficie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios