Movilidad

La 'alianza' Metro-EMT bate récords y capta 3.712 viajeros diarios más durante 2018

  • La suma de pasajeros de ambos modos superó los 53,5 millones, lo que supuso 1.355.000 más que en 2017

  • El trazado incompleto del ferrocarril urbano sigue afectando sus números

Vista de uno tren del Metro y un autobús de la EMT, en el campus de la Universidad. Vista de uno tren del Metro y un autobús de la EMT, en el campus de la Universidad.

Vista de uno tren del Metro y un autobús de la EMT, en el campus de la Universidad. / Javier Albiñana

Los dos grandes referentes del transporte público en la capital de la Costa del Sol, los autobuses de la EMT y el Metro, baten récords y superan con creces sus mejores cifras de pasajeros transportados. La alianza de ambas herramientas de movilidad pública logró desplazar el pasado ejercicio a algo más de 53,5 millones de personas, lo que supone un crecimiento del 2,6% respecto a anualidad anterior. O lo que es lo mismo, 1.355.000 usuarios más.

De acuerdo con estas estadísticas, cada día el transporte publico fue capaz de desplazar a 146.654 viajeros, 3.712 más que en 2017. Todo ello en unos meses en los que se observa una mejoría de las intensidades medias de tráfico en la capital de la Costa del Sol, producto, entre otras razones de la mejoría económica existente.

El comportamiento es si cabe más apreciable si se toma en consideración un escenario en el que el trazado del ferrocarril urbano sigue incompleto, ofertando a los usuarios un trayecto que desde el Martín Carpena (línea 2) y la Universidad (línea1) muere en el intercambiador de Renfe, y en el que las sinergias acordadas entre los dos mecanismos están siendo nulas desde la puesta en servicio del suburbano, a mediados de 2014.

Esta colaboración formó parte del convenio de colaboración suscrito por la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga en febrero de 2003 para el impulso del ferrocarril urbano. Sin embargo, el diálogo, salvo excepciones puntuales, no ha formado parte de la hoja de ruta del proyecto del suburbano desde su nacimiento.

Es de resaltar que el crecimiento del Metro seguirá siendo relevante en los próximos ejercicios, en particular cuando los dos ramales alcancen el Centro histórico de la ciudad. Las estimaciones de demanda de la concesionaria responsable de su explotación prevén que en ese momento serán del orden de 18 millones de personas las que se suman a los trenes para desplazarse por la urbe. 

Cifra que no incorpora la finalización de la red en superficie hasta el entorno del Hospital Civil, que debería aportar otros cerca de 2,7 millones de pasajeros pero que, tal y como confirmó la pasada semana el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, queda aparcado sine die. No solo en superficie, sino también soterrado.

No obstante, para poder llegar a ese hito habrán de pasar casi dos años. El último calendario admitido por el Gobierno andaluz para la terminación de la obra ahora en marcha (tramo Renfe-Guadalmedina y Guadalmedina-Atarazanas) fija en noviembre de 2020 la culminación de la infraestructura y, por ende, la prolongación del servicio ferroviario hasta la misma Alameda Principal.

Será en ese momento cuando realmente se observe hasta qué punto el funcionamiento del Metro afecta negativamente a la EMT, restándole usuarios. Cabe recordar que los primeros estudios realizados antes de la entrada de servicio del ferrocarril urbano apuntaban que buena parte de sus futuros pasajeros procederían justamente de los autobuses urbanos. Hasta el momento no solo no se observa trasvase alguno de un medio a otro, sino que ambos mejoran sus números.

Desde que abriera su actividad comercial el 30 de julio del 2014, el Metro ha transportado ya a más de 24,3 millones de pasajeros, siendo el mes de octubre el que tradicionalmente presenta los mejores resultados parciales. Ese periodo sumó unos 652.000 usuarios, mientras que los peores meses son julio y agosto, algo que queda justificado en la ausencia de actividad en la Universidad, uno de los grandes centros de demanda. Los días con mayor afluencia, con una media de 20.842, son los miércoles; los parámetros bajan sensiblemente los fines de semana, con 12.200 de media durante los sábados.

A pesar de que el impacto que tiene el crecimiento del suburbano es considerable, con una evolución interanual de casi el 10%, son los autobuses de la EMT los que concentran la gran bolsa de usuarios del transporte público. De los 53,5 millones, 47,2 corresponden a la sociedad municipal, con casi 800.000 viajeros más. Es decir, que de la sinergia de ambos modos, 88 de cada cien pasajeros tiene al bus como referente. A lo largo del pasado ejercicio, hubo siete mensualidades en las que superó los 4 millones de pasajeros, teniendo en octubre pasado su mejor registro del ejercicio, con 4.188.000 pasajeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios