Alquilar una vivienda en la provincia de Málaga ya se come más de la mitad de los ingresos familiares

Escaparate de una inmobiliaria  en la capital malagueña.
Escaparate de una inmobiliaria en la capital malagueña. / Javier Albiñana

Malas noticias para todos aquellos que busquen alquilar una vivienda en la provincia de Málaga. La cuota a abonar a fin de mes ya cuesta más de la mitad de los ingresos familiares, en concreto, un 52%. Una situación que no dista mucho de lo que ocurre en la capital. Aunque aquí la cantidad a abonar es menor, puesto que supone un 40%; según un informe del portal inmobiliario Idealista, publicado este viernes, que analiza los precios del primer trimestre del año en una vivienda tipo de dos dormitorios. Cabe recordar que el porcentaje recomendado por los expertos como límite para arrendar una vivienda es del 30%.

Málaga capital, sin embargo, no sólo se encuentra en la parte alta en este sentido. También lidera la subida de esfuerzo anual con 7 puntos porcentuales seguida de Segovia (6 puntos), Valencia (5 puntos) o Madrid (5 puntos). Mientras que en el caso de porcentaje de ingresos Málaga se sitúa segunda (40%), sólo por detrás de Palma (41%).

Por provincias, tras Málaga, que se sitúa primera (52%), se encuentran Baleares (46 %), Barcelona (40 %), Las Palmas (36 %), Madrid (35 %), Alicante, Valencia, Guipúzcoa y Santa Cruz de Tenerife (34 % en las 4 provincias).

En lo referente a las compras, el esfuerzo en la ciudad es menor que para alquilar; en el caso de Málaga este porcentaje está en el 34%, aunque igualmente supera la tasa recomendada; esta cifra le vale también para situarse entre las cinco que superan la barrera de los 30%. Por delante de ellas se sitúan Palma (44%) y San Sebastián (38%).

Mientras que en lo referente a adquirirla en la provincia en Málaga está al 42%, solamente superada por Baleares (43%); detrás de ambas se sitúan Santa Cruz de Tenerife (35%), Alicante (28%), Madrid (26%) y Las Palmas (25%).

Al respecto, el portavoz de Idealista, Francisco Iñareta, afirma que “la explicación a las subidas de las tasas de esfuerzo, tanto en venta como en alquiler, se encuentra en la falta de oferta disponible. La demanda se mantiene estable o con incrementos pero cada vez debe centrar sus esfuerzos en un volumen más bajo de viviendas, lo que empuja los precios al alza y tensiona el esfuerzo que deben realizar las familias para acceder a ellas"

Algo que, recuerda, no tiene visos de solucionarse a corto plazo: "Lamentablemente no parece que estemos cerca del final de esta escalada. En el mercado del alquiler las consecuencias de la Ley de Vivienda siguen drenando la oferta y aumentando la competencia entre familias, a pesar de lo cual no se percibe voluntad por parte del Gobierno para revertir esta tendencia".

En lo referente a la vivienda Iñareta señala "la imposibilidad de generar un nuevo parque de viviendas a corto plazo se le une el muy posible aumento de la demanda en los próximos meses. Muchos compradores se retiraron del mercado a la espera de unas caídas de precio que no se produjeron y es muy posible que con el probable descenso de los tipos de interés se reactiven y aumenten aún más la presión sobre la escasa oferta”.

stats