Málaga

Andalucía, tercera comunidad autónoma con más delitos de odio en 2017

  • Asociaciones que trabajan a favor de la diversidad en la provincia han leído un manifiesto con motivo del Día europeo de las víctimas de estos delitos

Ruiz Espejo, en rueda de prensa por el Día Europeo de las Víctimas de Delitos de Odio Ruiz Espejo, en rueda de prensa por el Día Europeo de las Víctimas de Delitos de Odio

Ruiz Espejo, en rueda de prensa por el Día Europeo de las Víctimas de Delitos de Odio

Andalucía fue el año pasado la tercera comunidad autónoma española con más delitos de odio. Más de 600 delitos que podrían multiplicarse ya que, la Unión Europea afirma que solo se han recogido en torno al 10%, porque -según explican- “no todo el mundo formaliza la denuncia”. En 2016 fue la primera, ha apuntado el coordinador regional en Andalucía de Movimiento contra la Intolerancia, Valentín González, que ha recordado que en España los delitos de odio están recogido en el Código Penal, pero aunque “hay buenas leyes” hay que seguir persiguiéndolos sobre todo “ponerle freno en las redes sociales” ha criticado.

El discurso del odio que se extiende en las redes actúa como un llamamiento que precede el acto de agresión, con independencia de la gravedad de cada mensaje, supone una amenaza a la seguridad de millones de personas que se ven criminalizadas, deshumanizadas, o simplemente condenadas a la condición de "los otros".

Así reza el manifiesto que han leído este martes asociaciones que trabajan a favor de la diversidad en la provincia de Málaga con motivo del día europeo de las Víctimas de los Crímenes de Odio, celebrado el pasado 22 de julio. Una jornada designada por la Asamblea del Consejo de Europa en conmemoración de las 77 personas que fueron asesinadas "en nombre de la intolerancia" en Oslo y en la isla nórdica de Utoya por "el neonazi" Ander Breivik.

"El olvido y la indiferencia no caben en una sociedad democrática" han reivindicado desde Movimiento contra la Intolerancia, que ha querido recordar a cada una de las víctimas de los delitos de odio acontecidos en España, como Lisa Fernández, una vallisoletana afincada en Málaga que el verano pasado fue agredida por cuatro individuos por llevar Hijab. "Me lo tuve que quitar por miedo, aunque nunca me arrancarán mi fe ni mis creencias". Según ha denunciado, iban con gasolina para prenderle fuego y le vejaban con insultos islamófobos. "Menos mal que hubo una pareja que me ayudó".

Por su parte, el el delegado de la Junta de Andalucía, José Luis Ruiz Espejo, ha indicado que "es necesaria la colaboración de todos para acabar con esta lacra social".

Durante el acto, Ruiz Espejo ha señalado que el Parlamento de Andalucía ha sido "pionero en combatir una de las formas de odio, el que se da por razones de orientación e identidad sexual, a través de la aprobación el pasado mes de diciembre, de la Ley de igualdad de derechos y no discriminación de las personas LGTBI".

La normativa andaluza contempla las políticas activas de promoción y protección de las personas y establece un duro régimen de sanciones administrativas para combatir cualquier forma de discriminación en el ámbito público u empresarial, ha explicado el subdelegado, que ha mantenido que existe una necesidad de “cambio de conductas”, que debe pasar por las aulas, porque solo educando “en tolerancia y respeto” se conseguirá que los niños se conviertan en “ciudadanos integrales".

Ruiz Espejo ha resaltado la Red Antirrumores que puso en marcha la Consejería de Justicia en 2014, que busca erradicar los prejuicios de los movimientos migratorios, que infunden miedo a la sociedad y son generadores de odio y violencia. Además esta iniciativa apuesta por una estructura colaborativa de entidades, organizaciones, personas expertas y ciudadanía, que están identificados con la causa y albergan una motivación para actuar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios