Pequeña encuesta

Todo un año por delante para trabajar

  • Varios representantes de la sociedad malagueña explican cuáles son sus propósitos o deseos para 2010 · Terminar con la crisis económica y salir lo mejor posible de ella es un común denominador

Cada vez que comienza un nuevo año parece como que se limpiara el ambiente, que todas las dificultades que se han atravesado semanas atrás, en 2009, se pueden superar a poco que se ponga empeño. Puede que sea una tontería -seguramente lo es, sobre todo si se tiene en cuenta que hay otras sociedades con calendarios totalmente distintos al nuestro- pero el arranque del nuevo año da lugar a nuevas esperanzas. Y Málaga está más que necesitada de ella.

Cada uno de los malagueños, desde el primero hasta el último, se hace unos propósitos para 2010 que luego se cumplirán o no pero que, en estos momentos, se toman en serio. Este diario ha conversado con algunos representantes de la sociedad malagueña y, en el ánimo de todos, está superar la crisis económica, un lastre que está castigando duramente a miles de familias en la provincia. Eso sí, cada uno tiene sus fórmulas para conseguirlo dependiendo de su actividad.

Enrique Linde, presidente de la Autoridad Portuaria de Málaga, confía, por ejemplo, en que en 2010 se terminen las obras de los muelles 1 y 2, lo que supondría un nuevo impulso a esta instalación y la creación de centenares de puestos de trabajo, así como reflotar el tráfico de contenedores que permanece bajo mínimos.

Se quiere crear empleo y Antonio Herrera, secretario general de CCOO en Málaga, reclama un pacto entre los principales partidos políticos; Mariano Barroso, presidente de la Asociación de Promotores y Productores de Energías Renovables de Andalucía (Aprean), reclama que haya un mayor desarrollo de la energía solar o eólica, entre otras; y José Prado, presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga, exige que se aprueben los Planes Generales de Ordenación Urbana en todos los municipios de Málaga para poder recuperar el sector de la construcción.

Son propósitos y, como tales, no se cumplirán a rajatabla aunque a buen seguro serán tema de conversación durante todo este año. El futuro de la economía malagueña y, por tanto, de miles de ciudadanos puede depender de ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios