Municipal

Los hosteleros amenazan con la huelga en protesta contra el plan antirruidos

  • Advierten de que las Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) pueden provocar la pérdida de unos 1.100 empleos en el Centro y Teatinos. Tildan de “radicales” a los que apoyan la idea

Reunión de la Junta Extraordinaria de Mahos. Reunión de la Junta Extraordinaria de Mahos.

Reunión de la Junta Extraordinaria de Mahos. / Javier Albiñana

Comentarios 0

La apuesta del Ayuntamiento de Málaga por delimitar como zonas acústicamente saturadas (ZAS) el Centro histórico de la capital y el entorno del barrio de El Romeral, en Teatinos, ha acabado por encender los ánimos de los hosteleros. Tal es el malestar que los empresarios ya amenazan con un posible cierre de los establecimientos como medida de protesta por el camino trazado por el equipo de gobierno del PP, con le que busca mitigar el exceso de ruido en estas dos zonas de la ciudad.

La propuesta ha sido objeto de debate en una junta extraordinaria de la asociación Mahos celebrada este viernes. El presidente de este colectivo, Javier Frutos, ha informado de que se someterá a votación en una asamblea fijada para el próximo 6 de noviembre, a las 17:00. Serán pues los asociados los que tengan la última palabra respecto a la envergadura de las acciones a emprender tras la aprobación inicial por parte del Pleno de estas delimitaciones.

Frutos, además, ha sido contundente al anunciar la ruptura de relaciones con “la parte radical” que en la sesión plenaria de pasado jueves ha votado a favor de las ZAS. Y eso es los mismo que apuntar de manera directa al Partido Popular, a Málaga Ahora y Málaga para la Gente, los tres grupos que con sus votos han posibilitado avanzar en la iniciativa. Tras este visto bueno inicial, la normativa queda ahora expuesta por un periodo de un mes a información al pública, plazo en el que se podrán presentar alegaciones y sugerencias. Y Mahos anunció que acudirá al mismo, advirtiendo incluso de que si no se tienen en cuenta sus aportaciones optará por la vía judicial.

“Hay en juego muchos puestos de trabajo”, señaló el presidente de Mahos, que elevó a unos 4.000 los empleos directos existentes en el Centro, a los que agregar otros 700 en la zona de Teatinos. “El retroceso y la falta de desarrollo que supone esta medida puede ser muy importante”, aseveró.

Incluso, de acuerdo con las estimaciones del sector, la aplicación de las acciones contempladas en el decreto de las ZAS, entre las que destaca una moratoria a la concesión de licencias para la apertura de nuevos establecimientos, “podría generar la pérdida de entre el 20% y 25% de los empleos”. Y eso es lo mismo que unos 1.175.

No obstante, expuso que más allá de la posible pérdida de empleos hay que tomar en consideración la generación de una situación de “inseguridad jurídica” para los empresarios ante la incidencia de la iniciativa. Preguntado por las medidas más críticas de las ZAS desde el punto de vista del colectivo empresarial, Frutos insistió en que no han sido valoradas, por considerar que existe un error de partida en el estudio acústico que sirvió al Ayuntamiento para fijar las zonas geográficas afectadas.

La delimitación inicial realizada por el Ayuntamiento afecta a los grandes espacios de ocio del casco antiguo, incluyendo la Plaza de la Merced y la calle Madre de Dios, y las plazas Uncibay y Mitjana, zonas donde el grado de afectación es alto o muy alto; las calles Granada y Compañía, afectadas de forma medio-alta, y Alcazabilla, Larios y Strachan, con una afectación media. En estas zonas se cuentan del orden de 250 establecimientos. En el caso de El Romeral, se califica de grado medio-alto la afectación de la avenida de Plutarco; medio, la calle Margarita Xirgu; y bajo, la calle Andrómeda.

Mapa de la Zona Acústicamente Saturada del Centro. Mapa de la Zona Acústicamente Saturada del Centro.

Mapa de la Zona Acústicamente Saturada del Centro.

“Dudamos de cómo se ha hecho ese informe; por eso pedimos una nueva zonificación, porque la actual es de 2007; en estos años hay una revolución turística clara”, ha explicado, al tiempo que ha apostillado: “si partimos de una base errónea no podemos entrar a valorar las medidas”.

Particularmente contrario se ha mostrado Rafael Prado, dueño del Café Central, en la Plaza de la Constitución, y antiguo presidente de la asociación de empresarios hosteleros. Durante su intervención en la junta extraordinaria ha alertado contra los colectivos que están impulsando “un movimiento en contra del turismo”, incluyendo no solo a los bares y restaurantes, sino también a los apartamentos turísticos. Prado acusó al Ayuntamiento de “tomar partido por lo que aparentemente le interesa para las elecciones”.

“Si es tema de voto, vayamos al voto; no podemos seguir hablando con un ayuntamiento que dice estar a favor del turismo pero actúa contra los que damos empleo”, vino a señalar. Prado se mostró partidario del cierre patronal. “Hay que ver qué pasa en Málaga si todos los bares cierran un día que vengan tres cruceros; vamos a demostrar qué significa la hostelería”, ha señalado.

Entre los grupos que avalan la posición de los hosteleros está Ciudadanos, cuyo portavoz, Juan Cassá, quien, mediante un mensaje en Twitter, salió en defensa del sector. “Basta ya de demonizar al hostelero y al autónomo, que el Centro ha sufrido una espectacular transformación y que hay que tener claro que vivimos del turismo”, dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios