Marítimas

Los barcos de guerra apuestan por el puerto de Málaga

  • Medio centenar de escalas militares cerrarán 2018 en un año en el que la Armada ha traído a Málaga a 17 buques diferentes

Dos de las fragatas españolas de la clase F-100 que visitaron Málaga durante este año. Dos de las fragatas españolas de la clase F-100 que visitaron Málaga durante este año.

Dos de las fragatas españolas de la clase F-100 que visitaron Málaga durante este año. / J. C. Cilveti

Aunque históricamente Málaga siempre ha sido un buen puerto para los buques militares, 2018 cerrará con unas cifras que superan a las de la última década. Contabilizando los barcos patrios y extranjeros, el año que ahora termina se saldará con 50 atraques; unos números que han significado la estancia de 36 buques diferentes.

En lo que hace referencia a los barcos extranjeros, Estados Unidos ocupa el primer puesto de unidades no nacionales con un total de 5 amarres; unas estancias a la que habrá que añadir una más que, atendiendo a una previsión ya confirmada, traerá a aguas malacitanas a un nuevo buque para pasar aquí la Nochebuena y el día de Navidad. Complementando a los barcos USA, Francia con 5 escalas se ha posicionado en segundo lugar, seguida por buques de las marinas de Alemania, Reino Unido, Finlandia, Suecia e Italia que en agosto trajo a un velero moderno destinado al entrenamiento de cadetes y oficiales.

La Armada española en este año que termina dibuja las mejores cifras de la última década

Y si bien los atraques de buques militares de otros países han sido muchos, la presencia de la Armada española en este año que termina dibuja las mejores cifras de la última década. Con la particularidad de que Málaga es base del patrullero Tagomago y con el añadido de recibir periódicamente a un barco patrio para realizar el relevo de tropas de la isla de Alborán, las escalas de descanso de otros buques nacionales han sido una constante en este ejercicio.

Manteniéndose la premisa que los barcos de la Armada puedan ser visitados, las jornadas de puertas abiertas de 2018 han dibujado imágenes de largas colas como las que se vieron en los muelles cuando en febrero atracaron simultáneamente las fragatas Cristobal Colon y Mendez Nuñez o la Canarias y Reina Sofía. Unas visitas multitudinarias que culminaron con la llegada en octubre del submarino Mistral que recibió 3.000 visitantes.

Unas escalas, las de los barcos militares, que, sin aparecer habitualmente en las estadísticas y con el añadido de generar unos muy buenos ingresos económicos tanto dentro como fuera del puerto, han destacado de forma significativa en el año que ahora termina.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios