Málaga

Los bares cerrarán una hora antes solo en los periodos con menor actividad

  • La medida, prevista en las zonas más ruidosas, excluye los viernes y los sábados, el verano, Semana Santa y Navidad

Los bares cerrarán una hora antes solo en los periodos con menor actividad Los bares cerrarán una hora antes solo en los periodos con menor actividad

Los bares cerrarán una hora antes solo en los periodos con menor actividad

El plan mediante el que el Ayuntamiento de Málaga pretende reducir el ruido excesivo que producen los locales de hostelería y sus terrazas en parte del Centro histórico y el entorno de El Romeral, en Teatinos, está listo para su aprobación. La iniciativa se va a sustanciar en la declaración como zonas acústicamente saturadas de cinco grandes espacios del casco antiguo (Plaza de la Merced-Madre de Dios; Uncibay-Mitjana; Granada-Compañía; Larios-Strachan, y Alcazabilla), así como en las calles Andrómeda, Plutarco y Margarita Xirgu.

Los bares cerrarán una hora antes solo en los periodos con menor actividad Los bares cerrarán una hora antes solo en los periodos con menor actividad

Los bares cerrarán una hora antes solo en los periodos con menor actividad

Sobre todas ellas se aplicarán, con efecto de un año, una serie de medidas con las que rebajar el impactos sonoro. La última de ideas incorporada por al área de Medio Ambiente implicará que los bares y restaurantes tengan que adelantar una hora su cierre. Pero su incidencia real será mucho más reducida de lo deseado por los vecinos, ya que solo se dejará notar de domingo a jueves en los meses de otoño e invierno. De este calendario se excluyen, además, periodos como Navidad, Semana Santa, Carnaval y otras festividades. Tampoco se ven afectados los meses de verano y los viernes y sábados de todo el año. En todos estos supuestos se mantiene el horario actual. Es decir, en las fechas en las que hay mayor actividad hostelera y ciudadana en la vía pública.

El plan incluye la moratoria de licencias y vigilantes en las puertas de los establecimientos

Este planteamiento fue expuesto ayer por el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, en sendas reuniones con vecinos del Centro y de El Romeral, que tildaron, respectivamente, la propuesta de "indignante" y "descafeinada. No obstante, no es la única de las medidas que integran este programa, que también apuesta por una moratoria en la concesión de licencias en las vías saturadas por el ruido. Con ello se busca impedir la apertura de nuevos bares y frenar la transmisión de locales para actividades igualmente ruidosas. Asimismo, al menos en el caso del casco antiguo, se quiere forzar a los propietarios a colocar un vigilante en la puerta para controlar la entrada y salida de clientes. Otra iniciativa incluye la colocación de puertas en los establecimientos que carezcan de la misma.

La pretensión del equipo de gobierno es que el plan sea aprobado hoy por la Junta de Gobierno Local, para ser posteriormente debatido y ratificado en el Pleno de finales de mes. A partir de ahí se abrirá un periodo de información pública al que los dos colectivos vecinales ya reseñados ya anunciaron que acudirán para formular alegaciones. Con todo, habrá que esperar algunos meses antes de que el Ayuntamiento pueda empezar a aplicar las medidas correctoras contempladas con las declaración de las Zonas Acústicamente Saturadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios