Málaga

El (blanco) Hotel Miramar ya se deja ver

  • La retirada del andamiaje permite descubrir sus fachadas blancas Santos fija para finales de año la apertura del primer 5 estrellas Gran Lujo de la capital

Tras las telas y el hierro del gran andamiaje ya se deja entrever la piel del nuevo hotel Miramar. El blanco sustituye al añejo albero como seña de identidad de una transformación que permitirá abrir las puertas de este histórico inmueble, obra del arquitecto Fernando Guerrero Strachan, como el primer 5 estrellas Gran Lujo de la capital de la Costa del Sol. El calendario, a falta de mayor precisión, fija en los últimos dos meses del ejercicio la puesta de largo del proyecto impulsado por Grupo Santos allá por el año 2008. En ese momento fue cuando la empresa madrileña se hizo, en subasta pública, con la propiedad del inmueble, hasta ese entonces en manos de la Junta de Andalucía.

En el discurrir de estos más de siete años, el vaivén en el que se ha visto inmersa la actuación ha sido constante. Las dificultades financieras obligaron a la promotora a retrasar de manera evidente el desarrollo de la recuperación del edificio, que lleva la firma del urbanista José Seguí. El rescate del concepto original de la construcción centra en buena medida una intervención que, en su globalidad, alcanzará una inversión próxima a los 45 millones de euros. Cuantía a sumar a los 21,5 millones que supuso la adquisición del edificio.

Tras destaparse su exterior, las actuaciones se concentrarán en el interior, con los trabajos de decoración e instalaciones, en una especie de cuenta atrás acelerada. "Lo que resta por ejecutar puede ser del orden del 40% de los trabajos", explica Seguí, quien subraya que las tareas se desarrollan conforme a la programación establecida. La hoja de ruta apunta a que a finales del próximo verano toda la maquinaria vinculada a la obra de saneamiento y recuperación deberá estar desmontada, para dar paso a un periodo de unos dos meses de comprobación de todos y cada uno de los elementos precisos para el funcionamiento del hotel.

La historia convierte el Miramar en santo y seña de la ciudad. Tras cinco años de construcción, fue inaugurado en 1926 por el rey Alfonso XIII con el nombre Hotel Príncipe de Asturias, pasando a ser usado una década más tarde como hospital en la Guerra Civil española. En el 1939 volvió a retomar sus orígenes hoteleros bajo el sobrenombre del Hotel Miramar, destino mantenido hasta el año 1967. El inmueble fue sede entre 1987 y 2007 del Palacio de Justicia.

Conforme al proyecto contemplado por Santos, el hotel contará con 200 habitaciones, distribuidas en 172 habitaciones y 28 suites. A la finalidad de hospedaje se sumará la disposición de un centro de convenciones con capacidad máxima de 700 personas y de quince salones independientes, así como amplios jardines para la celebración de eventos. Entre los servicios ofertados por Grupo Santos se incluyen cinco espacios de restauración y spa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios