Málaga

El Café Central de Málaga cerrará a principios de año

  • La jubilación del dueño, Rafael Prados, echará el cierre del histórico establecimiento de la Plaza de la Constitución

El emblemático Café Central de Málaga, en la plaza de la Constitución.

El emblemático Café Central de Málaga, en la plaza de la Constitución. / Marilú Báez

Las paredes del Café Central de Málaga han sido testigos de la historia de la ciudad desde 1920. Llevan años guardando historias, comprobando la transformación de la clientela ciudad, escuchando batallas de clientes y cobijando a todo aquel que llegaba a Málaga en busca de un cortado, una nube o un mitad doble.

Hoy será la última vez que podrán contemplar el encendido del alumbrado navideño tras la noticia que su dueño, Rafael Prado, ha comunicado explicando que pretende jubilarse a principio de año y que por tanto, cerrará el local, como ha informado este viernes Sur. La plantilla del establecimiento conoce la noticia, aunque bromean con el carácter de su jefe: "¿Cómo se va a jubilar, si el jefe es un nervio”.

El Café Central comenzó sus andadas hace un siglo correspondiéndose con un lugar en el que se conjugaba la buena gastronomía y los espectáculos. Los tres históricos cafés, el Café Múnich, el Café Suizo y el Café Central, se fusionaron en los años veinte para dar lugar a este emblemático local, manteniendo el nombre del último, ya que era el que se situaba en la plaza que inicia o termina Calle Larios.

No se puede entender la cafetería sin el singular azulejo que preside la pared que se ha convertido en la Biblia del café malagueño. En este se enseña cómo hay que pedir este ordinario manjar al camarero según la proporción de café y leche, del 'solo' a la 'nube', pasando por el 'mitad' o el 'sombra'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios