Málaga

Los municipios preparan campañas para empadronar a extranjeros

  • Los ayuntamientos quieren reflejar el número real de residentes para recibir la financiación adecuada del Estado

  • La situación fiscal y la escolarización, principales incertidumbres

La comunidad británica, la más numerosa de la Costa del Sol y una de las más reacias a empadronarse. La comunidad británica, la más numerosa de la Costa del Sol y una de las más reacias a empadronarse.

La comunidad británica, la más numerosa de la Costa del Sol y una de las más reacias a empadronarse. / EFE

“Si cada empadronado equivale a 300 euros en ayudas de los Presupuestos Generales del Estado, aún nos faltarían X empadronamientos para obtener una ambulancia más y 3X para cuatro policías locales”. Esta es la regla de tres con la que los ayuntamientos trabajan para impulsar campañas de registro en el padrón municipal y que el número de residentes quede bien reflejado a la hora de hacer las cuentas municipales. Los consistorios de la provincia que más turismo recibe de Andalucía preparan campañas para que la población extranjera que reside aquí la mayor parte del año se inscriban en su ayuntamiento.

La citada regla de tres es el mensaje de la "agresiva" campaña del Ayuntamiento de Marbella. Según los cálculos del Departamento de Extranjeros, hay inscritas 150.000 personas, pero los impuestos locales reflejan que viven 250.000 personas todo el año .

“Hay que hacer que esas 100.000 personas se empadronen”, responde la directora del Departamento, Oti García: “es una obligación aunque no se penalice”. Este municipio deja clara las cuentas con una campaña que busca los tres asuntos municipales que más interesa a los foráneos: seguridad, limpieza y sanidad. Con 2.400 empadronados se consigue un nuevo camión de basura; con 1.000 registros, un bombero más; con 3.800, ocho nuevos operarios de limpieza, nuevo material y la renovación de los contenedores de basura.

Representación de señalización urbana de la campaña de Marbella. Representación de señalización urbana de la campaña de Marbella.

Representación de señalización urbana de la campaña de Marbella. / Ayuntamiento de Marbella

Los motivos por los que determinada población extranjera es reacia a empadronarse, “como la británica”, según García “y lo dirán todos los departamentos de la Costa del Sol”, es el temor a a pagar más impuestos en España. Esto es infundado, explica, porque el empadronamiento “es un ejercicio local que no transciende a otras administraciones como Hacienda”, salvo búsquedas al padrón municipal por parte de Inspección u órganos policiales. “El que tiene casa aquí, se empadrona y ya está. Pagará el IBI y las basuras por tener una casa, no por estar empadronado”, concluye.

Diferente situación es la de Rincón de la Victoria, municipio que en 2016 lanzó la campaña Perdidos_50.001 para superar el umbral de los 50.000 empadronados que le permitirían aumentar el número de concejales, demandar más inversiones al estado y solicitar más ayudas a otras administraciones. Cuando empezó, faltaban 6.866 vecinos para alcanzar la cifra. A día de hoy, quedarían 1.500 rinconeros por empadronar, objetivo que podría cumplirse en año y medio, según la concejala de Atención al Residente Extranjero, Josefa Carnero.

El residente no registrado de aquí, a diferencia del marbellí, difiere en que son personas cuya vivienda se encuentra en Rincón, pero el trabajo está en otro municipio, lo que permitiría desplazar a sus hijos al colegio. A su vez, está el residente de segunda vivienda de veraneo: “Por mucha campaña que hagamos, podemos coger a gente que se instale aquí el año entero”, declara Carnero.

Otros municipios del interior no cuentan con recursos –o prefieren no destinarlos– para organizar campañas por todo el municipio, pero sienten la misma necesidad de requerir el empadronamiento a estas personas debido al alto porcentaje de extranjeros. Casos como el de Alcaucín, con un 37,9% de foráneos en relación a la población española, Viñuela (43,6%) o Cómpeta (46%). El alcalde de este último municipio, Obdulio Pérez, detalla que el Consistorio opta por mandar cartas a todos los residentes que adquieran una nueva casa en Cómpeta “indicándoles la necesidad que tiene el Ayuntamiento para que las demandas de ellos nos reviertan en dinero para todos”. Así, cifra en que hay en torno a un 25% del total de extranjeros (1.616, según el INE) que no se han registrado.

Curioso es el caso de Benahavís, cuya población extranjera supera la nacional y ocupa el 61,9% del censo. Pese al mailing del Consistorio y al aumento del empadronamiento tras una campaña en 2014, es imposible de cifrar cuál es el número real de residentes foráneos, según indica la concejala de Promoción y Turismo , María de los Ángeles Mena, detallando que es “mucha menos gente” por el número de viviendas que hay.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios