Málaga

El carril bici se queda a medias

  • A meses vista de las elecciones, quedan más de 10 kilómetros para llegar a los 40 prometidos · El principal itinerario sigue en punto muerto por falta de acuerdo entre las administraciones.

Comentarios 5

Málaga ya pedalea, aunque todavía a duras penas. En los últimos cuatro años, la ciudad ha empezado una transformación progresiva para integrar las bicicletas en su vida diaria. El reto del alcalde, Francisco de la Torre, en el actual mandato era llegar a los 40 kilómetros de carril bici, tras aprobarse un ambicioso Plan Director con unos 140 kilómetros de carriles. Pero a falta de unos meses para las próximas elecciones, ya se sabe que será imposible llegar a lo prometido.

En numerosos puntos de la ciudad se realizan obras para instalar carriles bici, algunas no sin polémica vecinal. Los usuarios habituales, abanderados por la asociación Ruedas Redondas, aplauden el esfuerzo municipal, pero miran con algo de envidia a Sevilla, donde en poco tiempo han conseguido implantar una red de carriles de más de 120 kilómetros y ya cuentan con un sistema de bicicletas en rotación con unos 3.000 vehículos. Aquí aún ni se contempla ningún sistema de alquiler municipal. "En Málaga va todo demasiado lento y el ejemplo sevillano demuestra que cuando existe voluntad política de verdad se pueden hacer las cosas. Allí apostaron decididamente desde el primer momento y hoy son una referencia en toda España", señala Alonso González, presidente del citado colectivo.

Del ambicioso plan aprobado en el PGOU malagueño hay en marcha cinco itinerarios. Realmente uno de ellos sólo es un boceto por falta de acuerdo entre las administraciones. La ruta que está en punto muerto, precisamente, es una de las más importantes, pues está llamada a conectar el Distrito Este con el centro de la ciudad a través de la franja litoral. Pero antes la Demarcación de Costas, dependiente del Gobierno central, y el Ayuntamiento, deben de ponerse de acuerdo.

Los otros cuatro itinerarios suman 22,5 kilómetros con una inversión de más de 2,7 millones de euros y están bastante avanzados. Desde el Ayuntamiento aseguran que se encuentran al 80% de ejecución. A algunos de ellos sólo les falta por terminar la instalación de su señalética. Para las elecciones estarán concluidos, afirma el edil responsable, Juan Ramón Casero. Además de estos itinerarios, desde el Consistorio contabilizan los carriles realizados por la gerencia de Urbanismo en los barrios donde han tenido que actuar, aunque éstos no se encuentren conectados entre sí todavía. Un ejemplo son las recientes actuaciones en Laguna del Atabal. Con estas actuaciones, desde la Casona del Parque señalan que para las elecciones habrá casi 35 kilómetros de carril-bici. La realidad es que casi la mitad estarán incomunicados a falta de nuevas actuaciones que poco a poco deben de ir llegando.

Uno de los itinerarios importantes es el Universidad-centro, el último en empezar de los cuatro que hay en marcha. Tiene una longitud de casi 5,5 kilómetros y su financiación es compartida entre Ayuntamiento y Junta de Andalucía. Suma una inversión de 737.187,27 euros. Los trabajos de obra en el tramo de la avenida de Andalucía y el Puente de las Américas están finalizados. En la actualidad se está trabajando en la avenida Obispo Herrera Oria y esta semana se han iniciado las obras también en el Paseo del Parque. Falta su señalización.

La conexión norte-centro-este es el Itinerario III y conecta el Paseo del Parque hasta el Paseo Antonio Machado, atravesando el centro de la ciudad y zonas de especial interés. Cuenta con una longitud de 5,3 kilómetros y un presupuesto de 712.500 euros. Se comunica con el eje de Ciudad Jardín, circunvala el centro y discurre por Juan de Austria y Armengual de la Mota hasta el Paseo Antonio Machado. En la actualidad se está señalizando en el barrio de La Trinidad, Armengual de la Mota y en la avenida José María Garnica, junto a la entrada portuaria de San Andrés.

El Itinerario IV lo conforman ramales de conexión con otras rutas. El primero comunica el Itinerario II (Centro-Universidad) con el III; y el segundo comunica el Itinerario ciclista III con el existente en el Paseo Marítimo Antonio Banderas. Es decir, son dos ejes, Mármoles-Ingeniero de la Torre Acosta y Paseo Antonio Machado. Tiene una longitud de 2,42 kilómetros y un presupuesto de 380.000 euros. El último de los itinerarios, el llamado V, por su parte, contempla infraestructuras ciclistas en la zona norte y noroeste de la ciudad. Consta de cuatro ramales que también dan continuidad a otros tramos. La longitud total de estos cuatros ejes es de más de 4,6 kilómetros, por las siguientes calles. Eje 1: discurre por Puente de la Rosaleda, avenida Jorge Silvela, avenida Santiago Ramón y Cajal, y avenida Jacinto Benavente; eje 2: Avenida Arroyo de los Ángeles; eje 3: Calle Doctor Escassi y Morales Villarrubia, eje 4: Avenida de las Américas, avenida de la Aurora y Puente de las Américas. Su presupuesto asciende a 935.980,61 euros con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL). Se encuentra finalizado y en funcionamiento.

Tras estas primeras actuaciones del Plan Director de Bicicletas, los resultados se pulsan a pie de calle. "Para medir si funcionan sólo debes preguntar en las tiendas de bicicletas", afirma el edil de Tráfico y Movilidad, Juan Ramón Casero. No obstante, el concejal dice que "en el día a día todavía tienen poco uso, aunque existen usuarios muy activos". "Los carriles bici son infraestructuras necesarias para que los ciudadanos que lo deseen por motivos laborales o de transporte, no por ocio ni deporte, los utilicen para mayor seguridad, pero por cualquier calle se puede ir en bicicleta, incluso por las aceras", subraya Casero. En este sentido, desde Ruedas Redondas abogan por implantar "ciclo calles", algo que aseguran existe en otras ciudades. "Con una señal en la entrada y alguna en la calzada es suficiente y se multiplicarían los kilómetros transitables. No es más que una calle con preferencia para el ciclista, algo que se puede hacer en zonas donde la velocidad de los vehículos es muy reducida, como en el entorno de la calle Córdoba, donde proyectan hacer el Soho. En Castellón lo he visto y en grandes ciudades como Londres o Nueva York funcionan", explica Alonso González.

Los carriles-bici de Málaga son bidireccionales en su totalidad y discurren tanto sobre el acerado como sobre la calzada. Tienen una plataforma mínima de 2,20 metros y para garantizar la seguridad del ciclista, están separados de los carriles de circulación mediante una doble línea continua, reforzada con separadores de goma alternados. En las inmediaciones de intersecciones o zonas conflictivas se instalan también pivotes de polietileno de gran flexibilidad y resistencia a los impactos (hitos H-75). Los carriles cuentan con un acabado superficial mediante dos capas de slurry de color rojo, que es un material asfáltico de gran adherencia. Las intersecciones con calzada se están señalizando mediante pasos de ciclista con una banda roja en pintura plástica con resistencia al deslizamiento. En las proximidades de los pasos peatonales, para advertir al ciclista de la existencia de éstos, se están instalando adoquines rojos. También semáforos para bicis-peatones o bien para bicis, en caso de no existir itinerario peatonal. El carril bici marcha, pero hay que  dar muchas pedaladas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios