Málaga

El chip que dará un empujón a la ‘nube’ se desarrolla en la Universidad de Málaga

  • El proyecto de investigación de Abdelfettah Hadij ha sido premiado por Huawei y podría suponer un salto en la velocidad de la fibra óptica

Abdelfettha usa un micróscopio de gran aumento para poder observar los deflectores.

Abdelfettha usa un micróscopio de gran aumento para poder observar los deflectores. / Javier Albiñana (Málaga)

La Universidad de Málaga acoge desde hace cuatro años un proyecto de investigación en fotónica que podría suponer un empujón a la conducción de coches autónomos mediante LiDAR (una tecnología similar al radar pero que cambia las ondas de radio por ondas lumínicas) o las interconexiones de centros de datos, lo que comúnmente denominamos la nube.

Detrás de estos proyectos está Abdelfettah Hadij El Houati, estudiante de Doctorado de la E.T.S. de Ingeniería de Telecomunicación de la Universidad de Málaga que ha sido premiado por este estudio en un concurso internacional organizado por el gigante tecnológico Huawei.

La fotónica, rama que investiga Abdelfettah, es la ciencia de la luz. Más concretamente, el doctorando se centró en la fotónica integrada de silicio, es decir, Abdelfettah estudia cómo mediante la disposición geométrica con la que se graba nanométricamente el silicio puedes redireccionar la luz para aplicarla en distintos ámbitos. 

Hadij trabaja específicamente con unos componentes que usan para su fabricación la misma tecnología que los chips con los que funcionan los ordenadores, los procesadores: “Utilizamos la misma tecnología de fabricación para aprovechar todo el conocimiento que hay ya en ese campo”, comenta. Estos componentes son deflectores, dispositivos que permiten reorientar la luz en placas de silicio de 200 nanómetros.

Estos deflectores de silicio no son nuevos, pero el proyecto de Abdelfettah, dentro del grupo Photonics & RF de la UMA, dirigido por el catedrático Iñigo Molina, ha conseguido mejorar su eficiencia de funcionamiento hasta un nivel sin precedentes para estos componentes. “Antes los deflectores de silicio tenían un problema, eran muy poco eficientes, parte de la luz salía del chip en el proceso. Nos dimos cuenta de que haciendo un cambio en la geometría del silicio era imposible que la luz escapase del plano del chip”, relata Abdelfettah.

Tras múltiples pruebas en el simulador y las posteriores comprobaciones en las primeras pruebas pudieron observar que sus deflectores de silicio funcionaban de una manera mucho más eficiente que los anteriormente usados por la comunidad científica.

Abdelfettah Hadij en la ETSI de Telecomunicaciones. Abdelfettah Hadij en la ETSI de Telecomunicaciones.

Abdelfettah Hadij en la ETSI de Telecomunicaciones. / Javier Albiñana (Málaga)

Hadij afirma que este progreso parte de la comprensión profunda de los fundamentos físicos de la técnica propuesta, es decir, parte de los conocimientos previamente adquiridos en la Escuela Técnica. La tesis doctoral del estudiante ha dado lugar a tres artículos de investigación en revistas científicas de prestigio. También ha sido presentada en cuatro congresos de ámbito nacional e internacional. Además, debido a sus importantes aplicaciones prácticas, parte del trabajo realizado ha sido protegido mediante una patente de invención en cuya transferencia industrial se está trabajando.

Abdelfettah señala que los deflectores de silicio no sólo podrían usarse para mejorar la tecnología LiDAR y con ello el funcionamiento de los coches autónomos o para aumentar la cantidad de información que transita la fibra óptica y, por ende para mejorar la comunicación dentro de los centros de datos de la nube o aumentar la velocidad a la que podríamos navegar por internet.

El doctorando apunta a otras posibles funciones en la rama sanitaria, como por ejemplo aumentar la velocidad del diagnóstico con una muestra de sangre. Explica Hadij que gracias a que otra de las características del deflector es su capacidad para separar las distintas ondas longitudinales de la luz (es decir, los diferentes colores), se podrían atestiguar los cambios que hacen los distintos colores tras pasar por la muestra de sangre y por ende, saber qué elemento puede estar fuera de los niveles normales.

“Imagina que tras pasar la onda longitudinal que corresponde a cierto tono de violeta cuando vuelve lo hace con ciertas deformaciones, esto nos podría indicar, por ejemplo que la hemoglobina está alta”, resume Abdelfettah.

Otra de las posibles utilidades que ya se está estudiando es la de que mediante chips fotónicos se puedan estudiar “los anticuerpos que generan las alergias”, para poder diagnosticarlas de una manera más efectiva y rápida.

Este proyecto nació en el mismo grupo de investigación en el que participa Abdelfettah, pero ahora lo desarrolla una empresa externa, Bioherent. De la misma forma, varias empresas se han interesado ya por el proyecto que ha sido premiado por Huawei.

El premio que ha recibido Abdelfettah se suma a una amplia lista de reconocimientos y méritos que reconoce la excelente labor investigadora en el ámbito de la fotónica que desarrolla el grupo Photonics & RF de la UMA, dirigido por el catedrático Iñigo Molina.

Este grupo está a la vanguardia mundial en el ámbito de la fotónica integrada de silicio y ha colaborado intensamente con instituciones de reconocido prestigio mundial, como pueden ser el National Research Council canadiense, la universidad de Southampton o el instituto Heinrich Hertz (HHI) del Fraunhofer Institute de Berlín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios